El Halloween español.

Halloween

Puestos ya a copiar las fiestas yanqui-sionistas en vez de recuperar las nuestras, vayamos buscando de que monstruo disfrazarnos estos días. Por ejemplo, podemos disfrazarnos de Miquel Roca, padre de la Constitución Española, abogado de la Infanta Elena y que recientemente se ha declarado independentista. Podemos disfrazarnos de sindicalistas de CCOO y UGT, que no contentos con haber robado los pisos a sus propios afiliados (caso PSV), ahora hacen negocio con los trabajadores sin empleo en Andalucía. También estaríamos guapos disfrazados de Artur Mas, que mientras recibe más dinero de Montoro (otro de mis monstruos favoritos) y de todos los españoles, más se emperra en gastarlo en gilipolleces, en escupir más a España y todo ello con el aplauso de buena parte de la lobotomizada sociedad catalana. Quizá también podríamos ir de Esperanza Aguirre, icono de la derechona más repugnante, que habla de “catalanizar España” tras haber estado dos legislaturas al frente de la Comunidad de Madrid, borrando cualquier atisbo de cultura castellana de esta autonomía impuesta a los madrileños. También puede ser un acierto ir de Tomás Gómez, mala fotocopia de Zapatero, que tiene la habilidad de darle un río de votos al PP cada vez que abre la boca para soltar la estupidez del momento. Y que me decís de Rubalcaba y su comité de chupatintas, que viendo hundirse a su secta en el pozo, sólo sabe volver a sacar el tema de Franco, José Antonio Primo de Rivera y el Valle de los Caídos… Incluso cuando él y los suyos hablan de estado federal, son incapaces de explicarse mínimamente porque en realidad, no tienen ni puñetera idea de nada. ¿Y Mariano?. ¿Que me decís del nuevo Bobo Solemne?. Tan hábil que sale a replicar a Rubalcaba en el Congreso y no recuerda la pregunta que le había hecho el otro individuo. Pensábamos que nadie podría superar la mediocridad intelectual de Zapatero y de verdad que Mariano lo está intentando con todas sus fuerzas. Y que no se me olvide otra opción, aunque esta es para adultos… Podemos ir de Inés del Río. Podemos simplemente salir a la calle como ella, con las manos chorreando sangre, 30.000 euros de regalo y el indulto de este gobierno de ocupación que tenemos en España.

Pero quizá deberíamos vestirnos de azul (con nuestra camisita y nuestro canesú). Esos chicos de azul que reprimen a estudiantes españoles por provocarles sacando a la calle la misma Bandera de España que ellos llevan cosida en la manga. Y que se han convertido en los escoltas de la extrema izquierda española. La única al parecer que tiene derecho a sacar sus banderas a las calles. Banderas de la II República del abuelo Cebolleta, banderas estalinistas y banderas llenas de imbecilidad, odio, rencor, sangre y mugre.

Bienvenidos a las Fiestas de Halloween españolas. El Gobierno Sionista de Ocupación os desea que las disfrutéis intensamente. Y para abrir boca os dejo unos vídeos monstruosos…

Anuncios

Discotecas.

discotecas

Hmmm. Discotecas, discotecas, discotecas.

Cuando digo discotecas digo también locales varios donde se suelen dar una serie de condiciones:
– Música.

– Oscuridad más o menos patente y más o menos interrumpida.

– Alcohol en dosis cuasi-cosacas.

– Drogaína variada, principalmente farla, pirulas y chicles para el aliento.

– (Atraídas por el “glamour”) Mujeres.

– (Atraídos, no por el glamour, que se la refonfinfla, sino por las mujeres) Hombres.

– (Como resultado de la mezcolanza de hombres y mujeres) Ligoteo y tonteo a varios niveles, con el consiguiente despilfarro financiero.

– (Como resultado de las bajas vibraciones producidas) Presencia de un montón de seres descarnados que se alimentan de ese ambiente.

A la mujer joven media de hoy en día asistente a disotecas yo le diría algo así como:
1- En tu vida vas a encontrar al príncipe azul en una p*ta discoteca.

2- Si estás buena, lo seguirás estando aunque lleves un puto chándal adidas y una camiseta (intentad encontrar a una tía buena que se atavie así… es imposible… todas caen ante DIO$-J€HOVÁ y se esfuerzan horrores en parecer mejores que las demás).

3- Si te sonríen y te invitan no es porque tú seas la hostia (y el ratoncito Pérez no existe) —que no digo que no lo seas— sino porque son unos salidos, unos buitres y unos babosos y van a lo que van; y no estoy diciendo nada que no sepan todas. Que sí, jod*r, que contigo son blanditos y dulces cual sugus o merengue porque quieren foll*rte de arriba a abajo, de a’lante a atrás y en todas las posiciones del Kamasutra. ¡Ahí va, lo que he dicho! ¡Qué mal ha sonado! ¿Pero sabes qué es lo peor? Que es la p*ta verdad y lo sabes.

4- Si necesitas sentirte sexy/ admirada/ deseada para sentirte segura, padeces de inmadurez y, peor aun, de un grave transtorno de personalidad.

5- Creer que el éxito social que tengas en una discoteca tiene algo que ver con tu verdadera forma de ser, que dice algo positivo de ti, u otorgarle demasiada importancia, es un grave error.

6- En tu lenguaje femenino, ir con minifalda y tanga, marcando bufas y enseñando ombligo, significa “mirad, soy una pretty woman, tenéis que tratarme bien, tenerme en cuenta y tomarme en serio”. Pero en lenguaje masculino, eso significa desde siempre y para siempre “otra zorra calentando braguetas y pidiendo guerra”. Y me sé de ciertas “minorías” étnicas donde ese lenguaje tiene la misma vigencia que antaño tuvo para nosotros, es decir: manipulapollas= guarra.

7- En última instancia, verás qué pronto se te quitan las ganas de disco y de modelitos cuando el Occidente entero se hunda en la anarquía y la barbarie más absolutas, y te veas arrojada a un futuro incierto de necesidad y de supervivencia.

8- http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloid=6021 Vale, eso está bien, pero, sólo tienes derecho a utilizar tales “técnicas” si no has invertido 3 horas y 200 euros en tecnología estética para atraer hombres. Si te pavoneas, la utilización de tales técnicas con pobres fracasados que no te atraen, te delata como subnormal profunda, insegura e inestable.

En cambio, a la calienta-braguetas vulgaris-estándar que se pueden encontrar en esos locales, yo les digo:

1- Vete a Arabia Saudí a sembrar feromonas a babor y a estribor y a levantar rabos.

2- “Soy **** porque mi c*ño lo disfruta”. Ok, no te voy a decir lo que pienso de ti porque admiro tu honradez (pieza de ganado porcino), pero si tienes los ovarios para reconocerlo, tenlos también para advertírselo a todos los tíos con los que tengas una relación, así como a las novias de tus amigos, los novios de tus amigas, sus familiares, tus jefes, tus compañeros/ as de trabajo y tus futuros marido, hijos e hijas cuando los tengas, y no vengas luego a los 30 años con gilipoll*ces de “borrón y cuenta nueva” y “aquí no ha pasado nada, aunque esto no es caspa, es el zumo de súpalo caducado que me sale hasta por los poros de la coronilla”.

3- Puesto que eres una vulgar guarrilla y además cualquier tío con dos dedos de frente lo huele a la milla, no tengas actitudes de “soy una pretty woman”, “a ver cuánto pujas por mí” y “si te portas bien”, porque eso es aprovecharse ruinmente de la imbecilidad y de los instintos de tíos demasiado débiles para controlarlos.

4- Cuando caigan las leyes, la moral y el orden social (que caerán, vaya si caerán, y pronto… pero incluso aunque no caigan de momento puede que lo aprendas por las malas), te darás cuenta de que la sexualidad es una fuerza primordial con la que no se juega. Niñatas explotando ese poder se me antojan críos de 4 años con un AK-47 cargado, montado y sin seguro. La provocación tiene una cara “glamourosa” inspirada en los anuncios de TV y en los videoclips de la zorra americana de turno, y luego tiene una cruz sumamente desagradable que se muestra cuando se le toca la moral al tío equivocado (eso sí, luego todo el mundo se echa las manos a la cabeza).

Al tío legal que va a discotecas por inercia, porque van sus colegas, porque espera encontrar pareja, porque es “lo que hay que hacer”, etc.:

1- En este antro de mierda con aprendices de putillas y tontolavas de entrecejo depilado al láser no se te ha perdido nada, colega.

2- Sería deprimente que un tío legal como tú acabase emparejado con una perrilla del 3 al 4º.

3- Como hombre joven, sano y buena persona, vales para algo más que para que las niñatas te confundan con un Tinky-Winky más.

4- ¿Que entonces qué tienes que hacer? Me suda el rabo. No seré yo quien te lo diga. Búscate la vida.

Y al tío pichaboba que va a las discotecas religiosamente y que le va la vida en ello:

– Eres un ser patético, bajo y despreciable, y el container para la basura de mi calle es de más elevada condición que tú.

(Extraído del desaparecido blog Nordic Thunder)

Un acto de traición más.

Siempre supe que vendrían a cobrarnos el penúltimo plazo de nuestra hipoteca. El primero fue el compromiso con una España – o unos españoles – que quizá no lo merecían; el segundo fue la sangre derramada y el dolor. Después vino la ignominia, la vergüenza, el insulto y la soledad de las víctimas; Y ahora el desprecio, la entrega, la inmolación en el falso altar de la paz y de la libertad de España. Una paz y una libertad que los políticos europeos en general y los españoles particularmente, nos han entregado como si fuera de nuestra responsabilidad conservarlos…. con silencio, compresión, renuncia y perdón. Cosas que ni debemos, ni podemos, ni queremos entregar las víctimas directas y espero que tampoco la mayor víctima de todo esto: España y el pueblo español.

Hoy se ha consumado un acto más de traición a quienes más dieron, pero a quienes tanto cuesta reconocérselo, desde la estúpida poltrona de un falso tribunal de Derechos Humanos, que nos ha condenado a la risa perpetua que ya anunciara De Juana Chaos y hoy continuará la del Río.

Europa, que se construyó sobre los cimientos de Nüremberg, erigido únicamente con el interés de castigar al culpable, con el sencillo argumento de que a ojos de los vencedores era evidente que lo era, pese a que no hubiera leyes contra los que juzgar los hechos; Europa, que condenó a Rudolf Hess a la cadena perpetua y lo dejó morir en Spandau, sin importarle si su autoría -real o ficticia- era intelectual o directa; Europa, que ejecutó a 13 oficiales alemanes por los crímenes de Katin, pese a saber que los causante de estos crímenes fueron los aliados rusos, con el argumento de que si no era por estos crímenes, sería por cualesquiera otros…

Esa Europa, sobre la que se edificaron Bruselas, La Haya y Estrasburgo, no ha tenido sin embargo el valor de entregar, si quiera una pírrica victoria a España y a sus víctimas, para que no quede ninguna duda de que ETA, su terror, su ponzoña, sus bastardos intereses, han sido derrotados jamás. Y que si han dejado de asesinarnos, es porque maldita la falta que les hace, obviamente.

Porque sólo los vencedores juzgan y condenan a sus enemigos, a los enemigos de la libertad, de la civilización toda, sin más autoridad que la de saberse vencedores y de poseer la razón y la autoridad física y moral para hacerlo, al margen de lo que digan o dejen de decir tales o cuales normas pensadas para otra cosa y para otros casos.
Desprecio profundamente a la clase política española que ha permitido esta cobarde entrega de soberanía; que ha debido desear hasta el paroxismo, que fuera Estrasburgo la que cargara con la culpa de la ignominia, para no aparecer ella como culpable de sus pactos y sus concesiones, que ya todos anunciábamos; que ha permitido que ni entonces ni ahora se haya modificado el código penal; que mantiene abierto un mandato de las Cortes para negociar con ETA; que permite su presencia en las instituciones y a la que ha entregado todo el poder que quisieron quitarnos con las balas, sin tener que hacer nada más que soplarnos en la nuca; que ha permitido que un miserable gabinete inglés, con el soporte económico de Sortu, partido legal con presencia institucional, haya sufragado los gastos de defensa de la basura humana que asesinó a mi padre, mientras jamás ha hecho frente a ninguna de sus obligaciones económicas. Una vez más nuestras lágrimas serán sus risas, y nuestros lutos serán sus botellas de champagne.

Desprecio y un profundo asco, que sin duda retuerce a nuestros muertos en sus sepulturas y cubre de estulticia a nuestros vivos.

Martín Ynestrillas

ynestrillas

Parece que llueve…

dignidad

España culmina estos días su proceso de desguace iniciado el 20 de Noviembre de 1975. Nada de lo que ha sucedido en este país desde entonces ha sido casual. Tampoco fue casual que Zapatero ganara las elecciones en el 2004 gracias al 11M y procediera a poner en marcha el calendario que le habían marcado en su agenda los bilderberg y demás ralea. Así hemos llegado a lo de ayer, cuando la etarra Inés del Río fue puesta en libertad por el gobierno de Mariano Rajoy.

zapatero-rajoyPuede que una parte importante de los españoles sea imbécil, lo reconozco. De otra manera el programa de Tele 5 “Sálvame” no hubiera tenido el pasado fin de semana 3 millones de audiencia porque reaparecía Belén Esteban. Pero no todos lo somos y nos damos cuenta de muchas cosas. Lo del fallo del Tribunal de Estrasburgo y la puesta en libertad de la zorra en cuestión en menos de 24 horas deja en evidencia tanto a los jueces de la audiencia como al fiscal general y al propio gobierno. De nada sirve que aparezca Gallardón y el Ministro del Interior con cara de falsos viudos en la tv. Mienten y lo saben. Su mirada al horizonte les deja en evidencia. No se atreven a mirar a la cara de las víctimas. Y mienten porque el fallo del Tribunal de Estrasburgo no obligaba a nada al gobierno. Se podía acatar el fallo sin haber tenido que ejecutar la sentencia. Sentencias que en otras ocasiones no han ejecutado tampoco países como Reino Unido o Italia, porque atentaban contra pilares básicos de su ordenamiento jurídico. De modo que si la puerca esta ha sido liberada, ha sido simplemente porque así lo ha querido Mariano Rajoy. Y las víctimas del terrorismo tienen que enterarse de una vez por todas. Rajoy sigue la agenda de Zapatero. No es algo que no haya tenido más remedio que hacer. La negociación de Zapatero con ETA no terminó con el cambio de gobierno. Las víctimas tienen que ser conscientes de que el PP las ha estado engañando y utilizando durante años. Las ha sacado el PP a las calles cuando políticamente convenía y luego las ha dejado solas. Insisto en ello porque no entiendo que hacía Ángeles Pedraza de la AVT reunida el otro día con el Ministro de Justicia y el de Interior. De verdad que no lo entiendo. Y no me sirve que algunos personajes de ese partido salgan llorando y dándose golpes de pecho con cara de acelga. Ya sabemos que el PP tiene sus “polis buenos” para salvar la cara al partido. Pero mirad, en este caso, no lo admito. Porque este caso se trata de la sangre de más de 800 españoles asesinados por ETA por el mero hecho de serlo. A ver si a partir de ahora las víctimas del terrorismo abren bien los ojos.

ETA

Si algo piden las víctimas es que no las dejemos solas. Y los patriotas no lo vamos a hacer jamás. No somos del PP ni del PSOE, gracias a Dios. Por eso estaremos en Madrid, en la Plaza de Colón el próximo domingo 27 de Octubre. Rajoy no irá, claro está. Cuando ayer le preguntaron por la suelta de la bestia etarra, contestó a los periodistas “parece que llueve”. Es cierto, llueve. Va a llover y cada vez con más fuerza. Y esperemos que la riada limpie hasta el fondo esta pobredumbre, esta escoria en la que han convertido España unos y otros. Donde los etarras, criminales y violadores salen a la calle a reírse de los muertos, la clase política mira para otro lado mientras sigue con sus trinques y corrupciones y una parte importante de la ciudadanía sigue agilipollada pendiente de la telebasura diaria.

Ni olvido ni perdón. Pero ni para ETA ni para sus cómplices dentro del Estado. Ya nadie puede llevarse a engaño. A la derecha le importa una higa España. Lo mismo que a la izquierda (éstos ya ni se cortan y aplauden públicamente la sentencia de Estrasburgo). Los patriotas cibernéticos pueden seguir dándole al “me gusta” en Facebook o remangarse de una puñetera vez la camisa y empezar a luchar por España. El que pueda que milite y el que no pueda, que apoye al menos económicamente a los que sí militan. Ya está bien de andar apretando el paso a los demás desde el pc de casa. A España no le queda mucho. Menos de 10 años. Cuando se haya perdido, se habrá perdido la última posibilidad de ser libres, de poder mirarnos delante del espejo cada mañana y de poder ser leales a los que dieron su vida simplemente por ser españoles.

El ocaso del Catolicismo.

No me gusta este Papa y no lo oculto, como los dos anteriores. Me dio mal tufo desde el principio y más sabiendo que según muchas profecías, es el que terminará trayendo la desgracia a la Iglesia. Como ya sabéis, me tengo por pagano positivo. Pero también por cristiano. Condición cultural derivada de que esta religión es pieza fundamental en la identidad europea y particularmente en la española. Por eso me preocupa lo que voy viendo día a día.

Pero sería injusto culpar de todo lo que acontece en la Iglesia a Bergoglio. Él solo pondrá fin a la labor comenzada por un Papa Rosacruz llamado Juan XXIII en el Concilio Vaticano II. Es verdad que muchos católicos no paran de escandalizarse por lo que ven no sólo en la curia, sino sobre todo en sus propias parroquias. Pero también es verdad que muchos otros se están dejando llevar al huerto. Buena parte de la Iglesia está dando la espalda a su propio Magisterio. Porque el Cristianismo es una visión de la vida y ello incluye el cumplimiento de una serie de normas y códigos de conducta. En ese cumplimiento ha consagrado la Iglesia su permanencia durante siglos. Es lo que hace por ejemplo la Iglesia Ortodoxa o el Islám Chií y creo que no les va mal. Pero parece que ya todo vale porque “hay que modernizar la Iglesia”, dicen algunos. Pues bien, cuanto más se moderniza, más se hunde. Solo hay que asomarse a las iglesias españolas los domingos y ver quienes iban hace 30 años y quienes van ahora. Y es que además, cuanto más modernos son los Papas, menos caso les hace la gente.

La Iglesia se ha desnudado a la modernidad y ha perdido algo importante, la vergüenza. Por eso asistimos a diario al cinismo de buena parte de sus miembros, que compaginan su labor pastoral con su parte más mundana. Curas nacionalistas, monjas marxistas que salen en la tv, frailes que se declaran homosexuales… y un Papa que habla y habla pero que no hace nada más que hablar y hacerse fotos ante los medios.

¿Alguien ha visto a este Papa condenar la usura?. Todo lo contrario. Es más, presume de ser amigo de quienes la promocionan secularmente. ¿Alguien ha visto a este Papa denunciar que los europeos están siendo exterminados en sus propias naciones a lo largo de todo el mundo?. El presidente Putin lo ha dicho hace pocas semanas. Este Papa ha convertido el Ecumenismo en uno de los ejes centrales de su pontificado. ¿Alguien ha visto a judíos y musulmanes ser ecuménicos?. Las multinacionales asolan África y provocan la inmigración ilegal y masiva a Europa. ¿Quien ha escuchado a este Papa criticar las prácticas mafiosas e inhumanas de esas corporaciones internacionales?. ¿Alguien le ha visto condenar a la banca internacional?. ¿Alguien le ha visto denunciar el asesinato de cristianos en Siria, Egipto o Pakistán?. ¿Que pasa con los palestinos cristianos que han unido su suerte a la de sus hermanos musulmanes, expulsados por el sionismo de su propia tierra?. Pero sí, luego habla de vergüenza en Lampedusa a la vista de toda la prensa y hasta hace aspavientos. ¿A que juega Bergoglio?. Por sus obras los conoceréis…

Las cosas suelen ser más sencillas de lo que parecen. Lo que le sucede a los católicos en parte es culpa de ellos mismos por no leer los Evangelios. Porque es así de fácil. Lean el Evangelio de San Juan y lean el Apocalipsis. Y no sean como los salafistas, que llevan el Corán en la mano como fetiche y no lo abren jamás porque prefieren que sus falsos clérigos les cuenten lo que dijo el Profeta. Vayan directamente a la fuente y comparen el espíritu que se desprende de esas lecturas con la degeneración que vende Roma. Y a ser posible, hagan esas lecturas en viejas Biblias porque les aseguro que las post conciliares y sobre todo las actuales, cada vez se parecen menos a las de toda la vida. Y ténganlo muy en cuenta, la muerte del Catolicismo arrastrará al abismo al resto de cristianos y a toda Europa.

Jesus-Second-Coming-13

11 Yo soy el buen pastor.El buen pastor da su vida por las ovejas.
12 Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa,
13 porque es asalariado y no le importan nada las ovejas.
14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí,
15 como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas.
16 También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor.
17 Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo.
18 Nadie me la quita; yo la doy voluntariamente.Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo; esa es la orden que he recibido de mi Padre.”
19 Se produjo otra vez una disensión entre los judíos por estas palabras.
20 Muchos de ellos decían: “Tiene un demonio y está loco. ¿Por qué le escucháis?”
21 Pero otros decían: “Esas palabras no son de un endemoniado. ¿Puede acaso un demonio abrir los ojos de los ciegos?”
22 Se celebró por entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno.
23 Jesús se paseaba por el Templo, en el pórtico de Salomón.
24 Le rodearon los judíos, y le decían: “¿Hasta cuándo vas tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.”
25 Jesús les respondió: “Ya os lo he dicho, pero no me creéis.Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí;
26 pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.
27 Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas mi siguen.
28 Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano.
29 El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre.
30 Yo y el Padre somos uno.”
31 Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle.
32 Jesús les dijo: “Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?”
33 Le respondieron los judíos: “No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.”
34 Jesús les respondió: “¿No está escrito en vuestra Ley: = Yo he dicho: dioses sois? =
35 Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios – y no puede fallar la Escritura –
36 a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: “Yo soy Hijo de Dios”?
37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis;
38 pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre.”
39 Querían de nuevo prenderle, pero se les escapó de las manos.
40 Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había estado antes bautizando, y se quedó allí.
41 Muchos fueron donde él y decían: “Juan no realizó ninguna señal, pero todo lo que dijo Juan de éste, era verdad.”
42 Y muchos allí creyeron en él.

(Juan 10, 11-42)

DE PIE SOBRE LAS RUINAS – Juan Pablo Vitali

portada_vitali

“Los poetas no están para interpretar poderes circunstanciales ni superficiales ideologías. Ellos expresan lo sagrado de los mundos auténticos e irrumpen como un rayo para alumbrar fugazmente la edad oscura. El poeta no es un dios, pero suele hablar por los dioses…..”

“El hombre moderno se ha colocado a sí mismo fuera de toda comprensión poética. Esa es acaso, la mejor definición de la edad oscura…”

“Lo poético no reside en el verso ni en la rima, sino en la tensión espiritual y épica del texto, en la sucesión simbólica que crece y se eleva hacia el objetivo, como la flecha de un arquero zen…”

“Los símbolos poéticos convocan a la percepción del hombre lo que está más allá de la percepción material. La poesía es la voluntad de plasmar un lenguaje simbólico no como la excepción, sino como la regla de un Orden Nuevo…..”

“La poesía es un mundo de dioses, que tiene por naturaleza la eternidad de los ciclos, el eterno retorno. Poeta y guerrero abren ciertas puertas a riesgo de sus vidas, para que otros pasen por ellas hacia la eternidad. Tal es su trágico destino……”

  • Autor: Juan Pablo Vitali
  • Formato: 152 págs. 21 cm x 15 cm.
  • Encuadernación: Rústica en cosido con solapas de 8 cm.
  • Colección: Minnesänger
  • Año de edición: 2013
  • 1ª Edición.
  • ISBN: 978-84-940846-8-3

P.V.P.: 15 €

Ediciones Camzo

El Criollismo.

hispanoamerica

En multitud de ocasiones, hablando del criollismo, me pareció inútil establecer unas definiciones rígidas que terminan siendo contraproducentes. Que lo criollo presupone lo europeo es algo indiscutible, luego tendremos el problema de definir lo europeo en porcentajes y así hasta el infinito.

En una tierra de aluvión como Sudamérica, es muy difícil saber quién es quién más allá de la segunda o tercera generación. Por otra parte, ese corte permite un crecimiento de la voluntad hacia adelante tanto en el tiempo como en el espacio.

Ya de por sí europeo para nosotros no quiere decir nórdico, como para algunos adalides de la pureza racial. Tampoco quiere decir católico, como para todos los que definen criollo como una tendencia del cristianismo católico, más que como una identidad completa. Ni el nordicismo ni el catolicismo definen para mí la identidad criolla. La idea de hombre blanco y de cristianismo están presentes en el criollismo, pero no del modo como lo manifiestan los dogmáticos del racismo nórdico o del catolicismo internacional.

En primer lugar una visión amplia de lo que es el hombre blanco nos distingue de las estrecheces germanistas, en segundo lugar el Cristo del criollo esa un dios propio y lejano de Europa, hecho a su propia imagen y semejanza. Un espejo de su propia soledad, escindido de un imperio como el de Carlos V que había pasado a saco a los estados pontificios.

Evidentemente el oro y la influencia clerical que nos quieren colgar a los criollos del cuello es una excusa para que internalicemos las culpas y enseñar en las escuelas el progresismo destructor. No tenemos porqué hacernos cargo de eso.

Cuando por primera vez leí La raza del espíritu de Evola, no fue algo que me asombrara. Luego me di cuenta que lo asombroso había sido haberlo vivido en mi niñez, a estas alturas de la historia. La pertenencia era para nosotros más una actitud espiritual que una exacta medida racial, y la cultura que daba pautas de conducta a nuestra acción era algo que se nos daba en forma natural. De hecho todos antes o después, teníamos antepasados europeos que se nos perdían en la nebulosa de la historia y en la decisión espiritual de asumir nuevos espacios y un destino común trasmutados, sin los odios religiosos, ideológicos y sociales de la vieja Europa. Quizá por eso asumimos una cultura en general europea y no en particular de las regiones o de los países. Como Borges dijo: “Ellos eran españoles, italianos, franceses, etc. Nosotros éramos europeos”, ciertamente de un modo particular, con un matiz y una mentalidad particulares.

El criollo ha sido libertario respecto de órdenes ajenos, pero prusiano y estoico respecto del propio orden, establecido en forma natural en su territorio, desde que los primeros españoles dejaron de ser nada más que españoles para convertirse en algo más, presentido desde el principio de la epopeya española en América y desencadenado cuando el iluminismo Borbón metió a España dentro del sentido del mundo. Luego el comercio inglés hizo lo mismo con América, con igual ideología.

Las alianzas, las afinidades y los rechazos con otros habitantes de América fueron inmediatos. La gesta de Cortés fue una guerra civil americana que continuó con el protagonismo español. Lo mismo pasó en el Perú. No hubo un mundo bueno antes del hombre blanco y un mundo malo después. Esa forma de pensar es de enajenados, aunque ha tenido mucho éxito desde la escuela primaria hasta la universidad. Poco nos importa.

¿Cuál es entonces en definitiva la raza y la religión de los criollos? Nuestra identidad tiene raíces en el hombre blanco europeo, pero desdeñamos que  el oro y la inquisición sean nuestra identidad. Más bien es la idea de una orden guerrera o de varias órdenes muchas veces enfrentadas entre sí y en permanente alianza con gentes de otro origen a las cuales respetamos y  muchas veces amamos, en la dinámica y en la relación con el territorio infinito y en la recuperación de un sentido antiguo de lo sagrado, del héroe y de la vida como lucha y como destino en el sentido que los griegos nos definen.

El criollo en el terreno ha tenido una cierta idea fatalista del destino. Algo en cierta forma de oriental, de barón Unger Khan en las soledades de los últimos tiempos. Esa idea ha hecho también que la identidad de pertenecer a una raza y a una cultura se puedan ver desde una óptica mucho más amplia en relación con otros pueblos. Una comunidad orgánica aunque no sea la propia debe ser respetada y reconocida, aunque deba ser  combatida si no hay más remedio porque nuestros intereses terminan por ser irreconciliables.

No estamos contra los pueblos ni contra las identidades ¿Qué sentido tendría eso en un mundo globalizado por un poder enemigo de todos los pueblos del orbe? Los pueblos son nuestros aliados y nuestros hermanos en cuanto quieran y busquen la forma para serlo.

Más que la idea cerrada de raza lo que definió al criollo como destino en el mundo fue justamente ir en su contra, a partir de la diáspora del hombre europeo diezmado por el capitalismo y las ideologías del progreso. Si hay alguien que ha sido víctima de esas cosas ha sido justamente el hombre blanco criollo, cuyas élites degeneradas se aliaron con el mismo poder que hoy en día lo lleva a su aparentemente inevitable final.  Una idea equivocada de los criollos es un posible regreso espiritual y cultural a Europa, a un europeísmo desfasado que, aunque lícito por amor y por cultura, es inútil y nos tira para atrás como pueblo que no ha agotado su energía ni su destino. Arriba y adelante es para donde van los grandes pueblos, nunca hacia atrás en el sentido del mando.

La sabiduría de una identidad es no caer en una rigidez mórbida, pero que a su vez la dinámica del destino y de la historia no nos haga perder rumbo, el poder y el carácter. La flexibilidad cuando no es debilidad se convierte en sabiduría. La elección entre los elementos que nos fortalecen y aquellos que nos destruyen es la clave para sobrevivir.

Lo fascinante de todo esto es que está vivo, en movimiento. Una de las cosas que más me llamó la atención de Europa es la inmovilidad, su inmensa riqueza cultural totalmente congelada, como un premio al turismo adocenado, como una mera imagen. Ciertamente hay menos muerte en las calles, menos miseria, pero también hay menos locura vital, como si ya la raza hubiera agotado allí sus últimos bríos, soltando sus últimos y cansados estertores.

Hay un punto en el que todo es un misterio. No tendría sentido preguntarse ¿Por qué fue Alejandro y no otro? No hay respuesta para eso. Tampoco hay respuesta ni instrumento para medir la cantidad de voluntad, la cantidad de arte, la cantidad de política que nosotros podemos generar ni cuáles son nuestros límites. Tampoco hay una definición de manual para saber quiénes son los nuestros. Existe un eje, una serie de conceptos y actitudes, pero al final hay una decisión que tomar. La Lealtad tiene mucho que ver en esto. A veces el manual nos invita a desechar a quienes finalmente terminan siendo los más leales a la causa.

Hay que ser centrados y reflexivos, mantener un estilo y una forma de hacer las cosas que nos caracterice. Sin imitaciones. Sin prejuicios superficiales. Criollo es un tipo de persona con ciertas características materiales y espirituales, pero sobre todo lo que define es una voluntad de combatir a los mismos enemigos y responder a un centro espiritual y de poder propios, que aunque tarden en recuperarse sabemos que existen porque lo sentimos dentro. Quizá nos vaya mejor cuando se acaben las explicaciones, después de todo, tampoco han explicado el nirvana, ya que lo superior acontece, luego se defiende, pero difícilmente pueda explicarse en su totalidad.

Juan Pablo Vitali

banderadelanuevaespaa