El Halloween español.

Halloween

Puestos ya a copiar las fiestas yanqui-sionistas en vez de recuperar las nuestras, vayamos buscando de que monstruo disfrazarnos estos días. Por ejemplo, podemos disfrazarnos de Miquel Roca, padre de la Constitución Española, abogado de la Infanta Elena y que recientemente se ha declarado independentista. Podemos disfrazarnos de sindicalistas de CCOO y UGT, que no contentos con haber robado los pisos a sus propios afiliados (caso PSV), ahora hacen negocio con los trabajadores sin empleo en Andalucía. También estaríamos guapos disfrazados de Artur Mas, que mientras recibe más dinero de Montoro (otro de mis monstruos favoritos) y de todos los españoles, más se emperra en gastarlo en gilipolleces, en escupir más a España y todo ello con el aplauso de buena parte de la lobotomizada sociedad catalana. Quizá también podríamos ir de Esperanza Aguirre, icono de la derechona más repugnante, que habla de “catalanizar España” tras haber estado dos legislaturas al frente de la Comunidad de Madrid, borrando cualquier atisbo de cultura castellana de esta autonomía impuesta a los madrileños. También puede ser un acierto ir de Tomás Gómez, mala fotocopia de Zapatero, que tiene la habilidad de darle un río de votos al PP cada vez que abre la boca para soltar la estupidez del momento. Y que me decís de Rubalcaba y su comité de chupatintas, que viendo hundirse a su secta en el pozo, sólo sabe volver a sacar el tema de Franco, José Antonio Primo de Rivera y el Valle de los Caídos… Incluso cuando él y los suyos hablan de estado federal, son incapaces de explicarse mínimamente porque en realidad, no tienen ni puñetera idea de nada. ¿Y Mariano?. ¿Que me decís del nuevo Bobo Solemne?. Tan hábil que sale a replicar a Rubalcaba en el Congreso y no recuerda la pregunta que le había hecho el otro individuo. Pensábamos que nadie podría superar la mediocridad intelectual de Zapatero y de verdad que Mariano lo está intentando con todas sus fuerzas. Y que no se me olvide otra opción, aunque esta es para adultos… Podemos ir de Inés del Río. Podemos simplemente salir a la calle como ella, con las manos chorreando sangre, 30.000 euros de regalo y el indulto de este gobierno de ocupación que tenemos en España.

Pero quizá deberíamos vestirnos de azul (con nuestra camisita y nuestro canesú). Esos chicos de azul que reprimen a estudiantes españoles por provocarles sacando a la calle la misma Bandera de España que ellos llevan cosida en la manga. Y que se han convertido en los escoltas de la extrema izquierda española. La única al parecer que tiene derecho a sacar sus banderas a las calles. Banderas de la II República del abuelo Cebolleta, banderas estalinistas y banderas llenas de imbecilidad, odio, rencor, sangre y mugre.

Bienvenidos a las Fiestas de Halloween españolas. El Gobierno Sionista de Ocupación os desea que las disfrutéis intensamente. Y para abrir boca os dejo unos vídeos monstruosos…

Anuncios

2 pensamientos en “El Halloween español.

  1. Bueno, ya sabemos cómo se las gastan los esbirros de Fredi.

    Sobre Pérez-Reverte, sinceramente no me fío, porque nunca sé a qué palo juega. Tan pronto canta las glorias de España como nos pone a parir a todos. Tan pronto hace apología de la victoria de Las Navas de Tolosa en defensa de España y del cristianismo como clama que nos invadan los moros porque nos lo merecemos y pone a la Iglesia de chupa de dómine. Tan pronto enaltece a la dinastía de los Austrias como defiende una Revolución como la Francesa, que vaya si caló a las pocas décadas en España y fue la antesala de movimientos tan tóxicos y destructivos como el marxismo o el capitalismo. Señor Pérez-Reverte, ¿por qué patrón se mide usted, por el del dólar o el del maravedí?

  2. Y para terminar, decir que el lavado de cerebro y la anestesia (eso sí que es anestesia) a los que se ha sometido a un par de generaciones de catalanes es algo de lo que él siente envidia, es para sentir vergüenza ajena. ¿Es que este movimiento separatista, fruto maduro (uno más, sin duda) de la manipulación de la casta política puede ser, según él, algo que estructura de forma esperanzadora a la sociedad (catalana)? A mí me parece más bien una maldición (una de las tantas que según Pérez-Reverte ha sufrido España) y la causa de que muchos vayan a la tumba, real o figurada. ¿Le da a usted igual, sinceramente, Don Arturo, que una parte de España se separe rezumando odio, sólo por el hecho que usted no es catalán? ¿Cuánto le han pagado en la Secta por hacer semejantes declaraciones?

Los comentarios están cerrados.