Sé tú misma.

hienas

La giliprogresía no solo asesinó a Montesquieu sino también recientemente a Voltaire. Resulta que el Arzobispado de Granada ha editado un libro que ha sido récord de ventas en Italia titulado “Cásate y se sumisa”, donde su autora, la periodista Constanza Miriano, da su punto de vista personal sobre su matrimonio y vida católica en general. Cierto es que el título no es muy afortunado y es justamente lo que ha servido a toda la giliprogresía de nuestro país a tirarse al cuello de la Iglesia como hienas y las hienas no leen. Pero repito, su autora habla de sí misma y de su vida (http://www.eldiario.es/andalucia/Casate-sumisa-Antiguo-Testamento-Superpop_0_195631197.html).

Yo no lo voy a comprar. Es un tema que en principio no me interesa demasiado. Pero me parece bien que se venda, faltaría más. Yo estoy en favor de la libertad de expresión. Yo soy una persona liberal en el amplio sentido de la liberalidad, que se traduce en el respeto por ideas y costumbres que no son las mías. Yo no me voy a unir al rebaño de hienas que han pedido que el libro se retire de su venta. Y es que estoy hasta las narices de los tolerantes que pretenden convertirse en los inquisidores mayores de España, decidiendo lo que podemos o no podemos leer. Esta gentuza, que tanto habla de libertad, se han convertido en los paladines de la censura en España (http://www.elmundo.es/andalucia/2013/11/11/528115f361fd3d8a608b4572.html).

Pero no quería realmente hablar solo de esto. ¿Que hubiera pasado si se hubiera editado un libro titulado “Todos los hombres dais asco”?. Nada. Absolutamente nada. Es más, se hubiera promocionado como algo gracioso. Principalmente porque lo de caña al macho está de moda. Lo vemos cada día en la publicidad, lo vemos cada día en las leyes penales que favorecen descaradamente a la mujer y lo más triste, lo vemos cada día en las actitudes supremacistas y arrogantes de muchas mujeres en nuestro país. Parece que algunos se han propuesto organizar una guerra entre sexos. Es algo que está en su agenda porque favorece sus planes para destruir a la familia tradicional europea. Raro es el día que los medios de comunicación no nos obsequian con alguna noticia sobre violencia de género, pero es casi imposible que nos informen sobre cuantas víctimas masculinas hay en todo esto (http://cazadebunkers.wordpress.com/2011/07/10/violencia-de-genero-feminista-12-765-espanoles-se-suicidaron-en-2010-el-70-estaban-en-periodo-de-separacion-y-el-estado-lo-omite/). Por supuesto que no apoyo en absoluto la violencia contra las mujeres ni la justifico. Pero como muchos jueces y abogados comentan en los pasillos, es en muchos casos el resultado de la total discriminación e indefensión masculina en los procesos de separación. Eso por no hablar de la enorme cantidad de denuncias falsas que se producen y ante lo que poco pueden hacer los acusados. Cuando los hombres injustamente se ven privados de tener la custodia o simplemente ver a sus hijos, cuando se ven sin casa y obligados a pasar una pensión a su ex mujer, algunos se deprimen hasta caer enfermos, otros se suicidan y algunos deciden acabar con todo al sentir que ya no les queda nada.

Las feministas se ha convertido en otra especie de movimiento nacionalista que falsea el pasado para asegurarse el futuro. Nos dicen que en el pasado las mujeres no contaban y que eran poco menos que esclavas. Basta echar un ojo a la Historia de Europa para darse cuenta de lo contrario. Durante siglos hubo siempre grandes mujeres detrás de grandes hombres y delante de ellos. Hubo grandes reinas, guerreras, escritoras e incluso científicas. Pero aun hay algo más importante. Toda la civilización europea ha girado siempre entorno a la mujer como eje central. La mujer ha sido la gran madre de naciones y pueblos. La gran educadora y en definitiva ese espejo de virtudes en el que los hombres se miraban. Ha sido el Capitalismo precisamente la que la ha convertido ahora en un mero objeto de consumo a explotar. Exactamente como el hombre. Porque además el feminismo las ha orientado a que dejen de ser femeninas e imiten los peores defectos del hombre. Y en este proceso, la mujer europea ha bajado varios peldaños en su categoría moral y social.

Por eso algunos odian que una mujer se precie de ser madre y de ser educadora. Porque ellas en definitiva son en buena parte las que pueden revertir el proceso de degeneración en el que vivimos. No en vano, cuando la mujer se desvirtúa, lo hace la sociedad entera.

Me parece maravilloso que una mujer sea doctora, sea astronauta o la presidenta del consejo de administración de una empresa. Pero por encima de ellas siempre estará la figura de una madre y su enorme función social. Algo que jamás he visto reivindicar a giliprogres y feministas. Es más, cuando algunos hemos dicho en público que una de las salidas a la crisis de la pensiones es simplemente tener hijos, fomentar la natalidad, dar una mayor consideración social a las madres y volver en buena medida a la familia tradicional, se nos ha acusado de machismo y de todos los descalificativos mantras progres conocidos. Quizá para ellos lo progresista, lo moderno y lo igualitario sea ahora extinguirse.

madre

Anuncios

3 pensamientos en “Sé tú misma.

  1. Permíteme una pequeña corrección. No se debe decir “presidenta” sino “la presidente”. Ello es por la misma razón por la que no se dice “la oyenta”, “la insolventa”, “la ignoranta”, “la pacienta”, “la amanta” o “la constituyenta”, por poner sólo algunos ejemplos. En castellano son los participios activos, que son adjetivos derivados de verbos. Su sufijo “-nte” es indistinto del género, el cual se determina con el artículo.
    Lo mismo para con el plural en masculino que en castellano hace referencia tanto a individuos o cosas de género masculino o femenino cuando existen de ambos. Así, por “los niños”, según el contexto, nos estaremos refiriendo a varones y a hembras si están juntos, o sólo a varones si éste es el único tipo del que los hay. Me parece una absoluta gilipollez marxista el decir como un buen progre: “los niños y las niñas”, “los trabajadores y las trabajadoras”, los imbéciles y las imbécilas. Saludos.

    • presidenta.
      1. f. Mujer que preside.
      2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).
      3. f. presidente (‖ jefa del Estado).
      4. f. coloq. Mujer del presidente.
      Real Academia Española © Todos los derechos reservados

      Un saludo

      • Que sí, lo que quieras, pero todos sabemos que la RA¿E? se deja llevar también por el marxismo cultural y por un sin fin de barbarismos, totalmente innecesarios. A mí la RA¿E? me puede servir en caso de dudas, pero no me siento obligado a comulgar con las ruedas de su molino. Me apena que en círculos patriotas esto esté pasando también.

        Saludos.

Los comentarios están cerrados.