Gamonal o la España que no se doblega.

gamonal

Lo que ha pasado estos días en Burgos nos tiene que alegrar a todos porque demuestra que hay una pequeña parte del pueblo español que es inteligente, que está dispuesta a luchar. Y que esa pequeña parte podría encender la chispa en cualquier lugar de España. Chispa es necesaria para quemar este edificio podrido, corrompido y lleno de mugre, que unos embusteros levantaron en 1978 y cuyos cimientos se basan en la negación sistemática de Castilla y la división y explotación del resto de España.

Además el barrio de Gamonal se ha dado algo muy importante. Los vecinos se han unido sin mirar si el de al lado había votado a fulano o mengano. No he visto banderas. No he visto ánimos de división. Hemos visto lo que hace tiempo que echábamos en falta. El común, el vecino, el ciudadano, el hombre genérico que reclama su dignidad como persona. ¿Que ha habido desórdenes?. Cierto. Son consecuencia de otros desórdenes perpetrados por el capital en España. Un barrio obrero, castigado duramente por el desempleo y los recortes sociales, donde se cerraban guarderías por falta de dinero público, iba a ser “obsequiado” por el ayuntamiento con una obra faraónica de 8 millones de euros que el barrio no necesitaba. Lo necesitaba quizá algún político para llevarse la comisión o quizá algún banco que iba a conceder ese crédito. Además le iban a quitar a los vecinos 400 plazas de aparcamiento y a cambio les iban a dar un parking con 200, donde cada plaza costaba 20.000 euros. Esto según nuestra querida casta parasitaria de políticos, es lo que necesitaba el barrio de Gamonal. Hombre, han ardido contenedores y a alguna sucursal bancaria tendrán que cambiarles los cristales, cierto. Lo que me asombra es que la cosa no haya llegado a más. Vamos, es que me pongo en la piel de uno de esos vecinos y lo que las masas comuneras hicieron en Castilla en 1520 con muchos procuradores que les habían traicionado en las Cortes, se me queda corto. En fin, me ha parecido admirable y muy emocionante ver que aún está viva una parte de Castilla y una parte del pueblo español. Si Burgos fue en su día cabeza de Castilla, hoy son los testículos de España entera.

stalinY ahora el lado oscuro de la historia. A la sombra de los gloriosos sucesos en Gamonal, se ha despertado la gusanera y ha salido a expresar su solidaridad, dicen ellos. Como no podían soportar ver al pueblo limpio, digno y puro en su lucha, el sistema ya sacó a su policía paralela. Sus agentes de capucha y sudadera. Los tontos útiles del sionismo en Europa. La gusanera gañán, antifa, sectaria y llena de odio. Así que se bajaron a la tienda de los chinos a comprar su banderita de la república de 1931, la de su secta, a gritar los eslóganes de siempre y a liarla parda en Madrid, como siempre. Había que dejar bien claro que ellos y solamente ellos pueden hacer una revolución en España. Y que esa revolución tiene que ser hecha por su secta y para los de su secta, cuyos jefes viven en Wall Street. En definitiva, la disidencia doméstica del sistema ha vuelto a cumplir su función. Darle la vuelta a la legitimidad popular, para intentar convertirla en mero caos y desorden.

pedorros

A pesar de todo sigo pensando que cuando menos se lo espere el sistema, España va a estallar. Quizá todo empiece por algo que no parezca importante, como ha sucedido en Gamonal. Pero la gente lleva años acumulando rabia y odio por una oligarquía que se ha empecinado en seguir sangrando al pueblo español. Y creo que cuando esas manifestaciones realmente sociales y populares se produzcan, los primeros en ser expulsados a patadas de las mismas serán los tontos de la braga y la sudadera. Los agentes encubiertos del capital. Los reventadores de todas las movilizaciones populares. La imbecilidad que se adorna con estrellas rojas desteñidas de hace 100 años. Y ni ellos sabrán porqué les echan y vuelven a casa con la tricolor metida en el ano. Pero les echarán porque al final el dolor nos une a todos por encima de todo. Y aunque hayas votado a uno u otro o tuvieras a tu abuelo combatiendo en el 36, a un lado u otro, el problema está en que ya no hay dos pueblos enfrentados. Ahora solo hay dos frentes muy claros. Y es el de ellos o nosotros, los de arriba o los de abajo, el pueblo o la usura. La repugnante plutocracia que piensa que España es una marca comercial y un pueblo esclavo, o esa maravillosa masa social sana, guerrera, alegre y popular, cuyos antepasados construyeron este país llamado España.

castellano2

Anuncios

2 pensamientos en “Gamonal o la España que no se doblega.

Los comentarios están cerrados.