Que cada cual entierre a sus muertos.

suarez

Dice la tv del sistema que Adolfo Suárez ha muerto y que tengo que sentir una gran pena. Es cierto, siento pena por esa familia que pierde a uno de sus miembros como es ley de vida. Pero poco más.

Adolfo Suárez traicionó los Principios Fundamentales del Movimiento que había jurado defender. Adolfo Suárez traicionó aquellos ideales simbolizados en el Yugo y las Flechas y la camisa azul que vistió mientras Franco estuvo vivo. Adolfo Suárez traicionó su palabra dada a los militares de que no pensaba legalizar el PCE. Adolfo Suárez fue el principal responsable del actual estado autonómico y del llamado “café para todos”. Adolfo Suárez se plegó a la exigencias de los nacionalistas vascos y catalanes para que Castilla fuera dividida y borrada del mapa. Traición más que dolorosa partiendo de un hombre nacido en Cebreros (Ávila). Adolfo Suárez llevó a cabo una Amnistía General en 1977, debido a la cual toda la cúpula de ETA y otros 300 presos de la banda fueron liberados. Terroristas que se apresuraron a cruzar la frontera, comprar armas y desatar una matanza que se cobró durante los años siguientes más de 800 vidas de españoles. Adolfo Suárez fue un hombre que traicionó a España entera. Y terminó como casi todos los traidores. Traicionado a su vez por un rey, en cuya persona se resumen los peores defectos de su dinastía, la traición, la soberbia, la corrupción y la cobardía.

Yo no juzgo a los muertos. Me limito a exponer los hechos. La España decadente y podrida que padecemos hoy es fruto de hombres como Adolfo Suárez. Y espero que por ello sea juzgado por la Dios y por la Historia.

Anuncios

Un pensamiento en “Que cada cual entierre a sus muertos.

  1. Como abulense me siento avergonzado de Suárez, un traidor que no merece ni el recuerdo. La Historia, Dios mediante, le colocará donde se merece: en el panteón de la ignominia.

Los comentarios están cerrados.