Aquellos Comuneros.

Lienzo 'Salida de los comuneros de Valladolid' (Juan Planella, 1887)

«Tú, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor» (Pasquín que se colgaba en las puertas de las iglesias de Castilla en 1520 y que expresaba el descontento popular ante el nuevo rey y su corte de parásitos).

Dentro de algunos días ese ente anti histórico que es la Autonomía de Castilla y León, procederá a festejar una derrota en 1521, en la que basan buena parte de la identidad regional. Identidad regional inventada y artificial, dado que la misma autonomía se compone por un lado de la Región Leonesa y de algunas provincias de la antigua Región de Castilla La Vieja por otro. Son dos regiones unidas por decreto y que no responden en modo alguno a la Castilla histórica. De hecho el Reino de León aunque compartiera monarca desde el 1230, no perdió su identidad ni sus instituciones; las cuales se mantuvieron separadas durante siglos de las castellanas. No debemos olvidar además, que las también inventadas autonomías de La Rioja, Cantabria, Madrid y Castilla La Mancha, son parte de Castilla, aunque a algunos lleven 30 años mirando hacia otro lado, negándose a reconocer a esta tierra como la identidad histórica que evidentemente es y pretendiendo con todo ello seguir viviendo a costa del ciudadano castellano, al que pretenden rebajar a la categoría de ciudadano español de tercera regional.

Carlos-I_Hispanorum-Rex_1516-1555Pero no es este el tema que quiero tocar hoy. Hoy quería recordar a aquellos patriotas que fueron Los Comuneros de Castilla. El nacionalismo español heredero de los liberales de las Cortes de Cádiz, incluyeron a Carlos V en su mitología de personajes “eminentes” en la creación de su España jacobina. A día de hoy tenemos que seguir leyendo en muchos libros que Carlos I fue un César, un hombre moderno, que trajo el progreso a España, humanista y que llevó las fronteras españolas hasta Alemania. Pues es mentira. De entrada jamás reinó como Carlos I de España, dado que Portugal era España y tenía su propio rey (tampoco Carlos V de Alemania porque ni si quiera existía aún esta nación). Fue el Emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico y con ese título firmaba sus documentos. Su ambición por coronarse emperador, le llevó a poner sus ojos sobre Castilla, que era una de las potencias europeas más importantes por su riqueza, su ejército y su demografía en expansión (casi 7 millones de habitantes por apenas 1 en la Corona de Aragón). Cuando su madre Juana I, fue desplazada del poder por un golpe de estado perpetrado por su marido y su propio padre, no lo dudó dos veces y se proclamó por su cuenta Rey de Castilla en Flandes. Pasándose por el escroto a las Cortes de Castilla, que eran las que proclamaban desde hacía siglos a los reyes tras jurar sus fueros y libertades y a los derechos de su propia madre, a la que jamás visitó en toda su vida salvo para obtener su firma en el documento para legitimar su acceso al trono. No olvidemos que Juana I sufría una grave depresión agravada por la muerte de su marido Felipe El Hermoso y que vivía recluida en un convento de Tordesillas. El joven Carlos llegó a Castilla con 16 años, sin hablar Castellano a pesar de haberle puesto profesores de esta lengua su propio abuelo Fernando de Aragón y rodeado de su propia corte de extranjeros, a los que no tardó en otorgar suculentos sueldos y privilegios. Algo que irritó aún más a los castellanos, que ya estaban molestos con la actitud de un rey que despreciaba la lengua y los modos castellanos y que parecía interesarse exclusivamente por los tributos de Castilla. Cuando las Cortes Castellanas le proclamaron Rey finalmente en 1518, lo hicieron imponiéndole 4 condiciones:

  • Aprender a hablar castellano.
  • El cese de nombramientos a extranjeros.
  • La prohibición de la salida de metales preciosos y caballos de Castilla.
  • Trato más respetuoso a su madre Juana, recluida en Tordesillas.

castilla10

Lo mismo que había hecho antes con los derechos de su madre, lo hizo ahora con las demandas de los castellanos. Pasó por encima. Conociendo la negativa de los castellanos a otorgarle dinero para proclamarse emperador de Alemania, convocó unas Cortes en Santiago de Compostela en 1520 y sirviéndose de presiones y sobornos a muchos procuradores, consiguió hacerse con el botín demandado. Esto terminó por encender los ánimos en las ciudades de Castilla ahogadas por los impuestos, y una por una se alzaron en rebelión encabezadas por Toledo. Las ciudades comuneras elevaron por escrito sus demandas al rey, el cual respondió con la guerra, cuya primera víctima fue Medina del Campo, que fue arrasada con fuego por las tropas imperiales. Resulta chocante el trato dado a Lutero por el Emperador Carlos,  si lo comparamos con la durísima represión a los Comuneros castellanos durante más de 10 años de persecución implacable. Y todo simplemente por haber pedido hablar con él y exponerle su preocupación sobre el futuro de Castilla, si la misma apoyaba financieramente ese Imperio. Imperio que ciertamente terminó por arruinar a todos los campesinos castellanos y en general al Reino entero (la Corona de Castilla).

juan_bravo¿Pero quienes eran estos comuneros que lideraban esta rebelión?. En su mayoría eran pequeños caballeros y una parte importante del clero castellano. Era un movimiento claramente antiseñorial, que fue incorporando rápidamente a campesinos, artesanos y gentes del pueblo llano. Ante esto, los grandes nobles de Castilla, viendo peligrar sus privilegios, apoyaron a Carlos V. Los líderes comuneros eran muy cristianos, como no podía ser de otra forma. Se movían en base a un fuerte código de honor y acostumbraban a hacer sus juntas siempre dentro de una iglesia y frente a una Biblia. Me gusta remarcar esto para poner en evidencia a los que ahora se proclaman “comuneros”, pretendiendo homologarlos a los comunistas. Fijaros hasta que punto llevaron a cabo ese código de honor que su líder, Juan de Padilla, aún sabiendo que la guerra estaba perdida, no dudó en hacer frente a las tropas imperiales en Villalar en 1521 porque su honor se lo exigía. Se cuenta que ante el cadalso al que fueron condenados, tuvieron que escuchar la sentencia a muerte por traición. La respuesta de otro de los líderes, Juan Bravo no se hizo esperar. Afirmó que cumplieran la sentencia pero que ellos no habían traicionado a nadie y que el autor de la misma era un embustero. Padilla le mandó sosiego y le dijo que si el día anterior habían sabido luchar como caballeros, ahora debían saber morir como cristianos. Ante tales palabras y muy emocionado, Juan Bravo pidió morir el primero para no ser testigo de la muerte de tan noble jefe. Tras aquella derrota Castilla fue sistemáticamente saqueada por los Austrias (con Felipe II Castilla quebró 3 veces), luego por los Borbones y por aquel camino llegamos a lo que tenemos ahora. Una tierra desolada que se muere en silencio y que apenas recuerda ya a aquel reino que fue el principal baluarte de la Reconquista. Lo demás es Historia conocida.

Pero como decía antes, existen ahora determinados grupos que auto proclamándose comuneros, pretenden ser el legado de aquellos. Van con banderas moradas que nunca fueron comuneras y en el colmo de la manipulación histórica, le añaden una estrella roja. No hay nada más alejado de Los Comuneros de Castilla, que esta horda de marxistas, materialistas y ateos. Podrán ir a Villalar a festejar la derrota de 1521 (lo cual en sí mismo es ya una estupidez supina), pero ni representan a Castilla ni al pueblo castellano.

Batalla de Villalar

Los Comuneros fueron quizá unos de los últimos representantes de la genuina rebeldía ibérica. Aquella raza de hombres que preferían la muerte al deshonor. Que ponían por encima de nobles y reyes a su tierra y a su pueblo. Y que jamás exigieron a sus soldados algo que ellos no estuvieran dispuestos a dar. Todo un ejemplo de como eran los castellanos de entonces, cuyo reflejo lo vimos después en 1808 y salvando las distancias, incluso durante las Guerras Carlistas. Los Comuneros por tanto, jamás lucharon para defender feudalismos o sus propios intereses de clase como han insinuado algunos. Murieron por la libertad del Reino, por la libertad de su pueblo y por su Dios. Y por ello merecen ser recordados como verdaderos héroes de Castilla.

(Para todos aquellos que quieran profundizar en esta decisiva etapa de la Historia de Castilla y de España, les animo a leer la obra del historiador e hispanista Joseph Pérez, Los Comuneros).

los_comuneros

Anuncios

35 años de saqueo de España II.

presidentes

https://castillaresiste.wordpress.com/2013/09/28/35-anos-de-saqueo-de-espana/

Para los que piensan que hacíamos demagogia en nuestro primer artículo sobre la Transición y la aventura democrático-liberal en la que nos metieron en 1977, os vamos a dejar dos gráficos a cual más elocuente sobre lo que ha pasado en España en estos 35 últimos años.

deuda-publica-espanola

e_tasa_paro

La Transición fue el comienzo de la liquidación del Franquismo, empezando por su estructura social, para acceder después a su estructura económica. Hablando en plata, el reparto de esa gigantesca tarta que los españoles habían confeccionado durante 40 años y que la banca, la patronal y la clase política (ex franquistas y demócratas) se han estado comiendo hasta dejar al país en los huesos.

Fijaros bien en el nivel de Deuda de España en 1975 (cuando muere Franco) y el nivel de desempleo (apenas llega a un 2% en el ’75). Blanco y en botella. Ahora seguid pensando que la democracia ha sido lo mejor que le ha pasado a este país. Que Suárez  fue un gran presidente que merece ser canonizado. Que lo que os hace libres es votar cada 4 años a un partido de la banca. Y que la culpa es de los políticos y no del pueblo obtuso que les apoya en cada legislatura.

http://economia.elpais.com/economia/2014/01/09/agencias/1389306357_801566.html

http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/5410569/12/13/Aznar-Gonzalez-Serra-Guindos-Salgado-Solbes-Acebes-la-historia-de-amor-entre-los-politicos-y-las-electricas.html

http://elpais.com/diario/2011/07/17/internacional/1310853602_850215.html

http://www.expansion.com/2011/01/11/empresas/energia/1294739641.html

http://www.teinteresa.es/espana/Zapatero-cobrara-Ex-Presidente-Moncloa_0_577142352.html

http://www.elconfidencial.com/espana/2012/06/27/zapatero-cobra-6383-euros-del-consejo-de-estado-por-acudir-a-un-pleno-mensual-100763

http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/5447316/01/14/Video-Bronzaco-de-un-ciudadano-a-Felipe-Gonzalez-Por-que-os-llaman-corruptos.html

Aquella cruel y despiadada dictadura construyó más de 3 millones de viviendas para los obreros. Jamás hemos visto algo similar en 35 años de libertad democrática.

Aquella cruel y despiadada dictadura construyó más de 3 millones de viviendas para los obreros. Jamás hemos visto algo similar en 35 años de libertad democrática.

1 de Abril.

falangeCausa extrañeza que ayer ningún medio de comunicación del régimen quisiera recordar que hace 75 años finalizaba la Guerra Civil Española. Y extraña porque llevamos 40 años de manipulación masiva en los cines, para hacer creer que la guerra fue fruto de un golpe militar, perpetrado por unos militares muy malos que tenían tendencia a sublevarse cuando se aburrían. La II República era el Paraíso en la Tierra y estos militares malos de solemnidad, no podían soportar tal estado de pureza, armonía y dulzura en España. Por supuesto en el cine de estos 40 años (incluidas series de tv), los nacionales son malhechores, perversos y sádicos y los “republicanos” sus víctimas.

Quizá ayer nadie quiso acordarse del fin de la guerra por muchas razones. La primera de todas porque la izquierda la perdió. Porque esa izquierda saqueó y destruyó buena parte del patrimonio histórico artístico español (algunas piezas incluso las robaron para venderlas), e incluso dejó limpio de oro el Banco de España.

Otra de esas razones son las cifras de muertos que dejaron tras de sí. No hablo de caídos en combate, sino de asesinados en retaguardia:

“Los historiadores han recopilado datos durante años sobre esta persecución y las conclusiones son justamente la afirmación contraria a la del dirigente comunista. Sí hubo un intento de acabar con todo lo relacionado con la Iglesia. En algunos sitios casi lo consiguieron.

De este modo, en España, que en este caso se centra en la retaguardia del bando republicano, se asesinó a 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y religiosos, 283 monjas y más de 3.000 seglares. En total, unos 10.000 muertos por el delito de ser católicos y no renegar de ello.

De ellos, unos 3.000 fueron asesinados entre julio y agosto de 1936. Una persecución furibunda que no encontró en el bando republicano ningún tipo de freno por parte de los dirigentes.

Igualmente, ejecutaron a trece obispos. Doce de ellos murieron en 1936. Prelados de Jaén, Tarragona, Ciudad Real Lérida, Barcelona, Cuenca, Guadix, Sigüenza, Orihuela, Segorbe, Almería y Barbastro murieron al comienzo de la contienda. Tan sólo el de Teruel murió cerca del final de la guerra.

Especialmente cruel fue la muerte del obispo de Barbastro. Esta diócesis fue literalmente barrida de sacerdotes. Empezando por el obispo y terminando por los seminaristas. Todo el seminario fue asesinado así como el 88 por ciento del clero de la diócesis. Los que no murieron fue porque lograron huir.

Monseñor Florentino Asensio, obispo de Barbastro en 1936, fue detenido por los milicianos el 8 de agosto de 1936. En una celda del Ayuntamiento sufrió todo tipo de vejaciones hasta el punto de cortarle los genitales entre las risas de los presentes. Mientras le empujaban le decían: “no tengas miedo. Si es verdad eso que predicáis, irás pronto al cielo”. Su respuesta no pudo ser más concluyente: “sí, y allí rezaré por vosotros”. Una vez asesinado le arrancaron los dientes y le robaron la ropa.

Cataluña fue un ejemplo de esta gravísima persecución religiosa a la Iglesia. Cuatro obispos fueron asesinados allí, uno de ellos beatificado este domingo. También los sacerdotes fueron masacrados de manera sistemática y no hubo más muertos gracias a que pudieron esconderse o huir.

El historiador Vicente Cárcel Ortí revela únicamente el número de sacerdotes asesinatos por diócesis:

– Lérida: 270 clérigos asesinados, un 65% del total.

– Tortosa: 316 asesinados, un 62% del clero.

– Vic: 177 asesinados, 27% del clero.

– Barcelona: 279 asesinados, 22% del total.

– Gerona: 194 sacerdotes muertos, 20% de los que allí había.

– Urgel: 109 asesinados, 20% de sus sacerdotes

– Solsona: 60 muertos, 13% del clero de la diócesis.

Otras diócesis también sufrieron la pérdida de un porcentaje altísimo de sus sacerdotes. En Málaga prácticamente mataron a la mitad de su clero, al igual que en Toledo y Menorca. Por encima de la mitad estuvo la diócesis de Segorbe.

Aunque con porcentajes menores, hubo otras diócesis con números absolutos escalofriantes. En Madrid fusilaron a 334 sacerdotes, el 30%o de su clero, mientras que en Valencia perdieron al 27%, con 327 víctimas mortales. Todo ellos, en la retaguardia republicana.”

Artículo completo en http://www.libertaddigital.com/espana/2013-10-14/los-datos-de-la-persecucion-religiosa-dejan-en-ridiculo-la-ofensiva-de-izquierda-unida-1276501745/

4 T

 

Hombre, el tema es para que a algunos se les ponga la cara roja de vergüenza. Porque este y no otro es el saldo en la Guerra Civil del llamado bando republicano (ellos preferían denominarse rojos a secas), bando demócrata o simplemente bando de “los buenos”. Por cierto, que a estas alturas Izquierda Unida (PCE), lejos de pedir perdón por ser uno de los artífices de esta masacre atea contra los cristianos españoles, aún se enfada cuando la Iglesia beatifica mártires o cuando un obispo en su homilía habla de no repetir la guerra en un funeral de estado. Parece que ahora es la izquierda la que debe decir a los obispos lo que deben predicar en los púlpitos. La Iglesia no debe emitir opiniones políticas pero ellos sí deben dar el visto bueno a lo que la Iglesia debe predicar.

Sacerdote Beato Martín Martínez, antes de ser asesinado en Teruel en agosto de 1936.

Sacerdote Beato Martín Martínez, antes de ser asesinado en Teruel en agosto de 1936.

La verdad es que todo esto para mí y para la mayoría es solo Historia. 75 años después apenas quedan contendientes vivos y los que quedan, prefieren no recordar aquello. Vencedores y vencidos levantaron de nuevo este país desde sus escombros. De un país casi en la Edad Media en 1939, pasamos a ser la 9ª potencia industrial del mundo en 1960. Y las heridas estaban curadas hasta que un siniestro personaje llamado José Luís Rodríguez Zapatero comenzó a remover los huesos de los muertos con su Ley de la Memoria Histórica. Dado que el PSOE ya es un partido liberal, que carece de principios e ideología alguna, pues había que echar mano de lo que fuera para marcar alguna distancia con el PP. De modo que recurrieron a la Guerra Civil y al Franquismo (curiosamente medio PSOE procede de las filas de la FET de las JONS). Pero claro, cuando remueves huesos de una guerra entre hermanos, corres el riesgo de sacar los huesos “indebidos”, los huesos de los del otro bando.

Sinceramente, yo no quiero seguir esa línea de recordar una guerra fratricida de hace 75 años. No combatí en ella, creo que la Historia es la que fue y no la que nos quieren vender y como dijo el Presidente Azaña, Paz, Piedad y Perdón para todos. Y verdad, añado yo.

Para contrastar versiones, os dejo algunas piezas de cine que uno puede ver sin sentir ganas de vomitar. Son películas que en muchos casos han sido hasta boicoteadas para que no llegaran a las salas de cine. La última que pongo es Rojo y Negro. Película falangista censurada en su día por el propio régimen de Franco, al ser considerada “demasiado falangista” y demasiado cruda.

Por último, la canción que fue número uno en las listas de éxitos en abril de 1939: