Pobre Europa.

austria

Que el Festival de Eurovisión está politizado y representa cualquier cosa excepto a la verdadera cultura y tradición europeas, ya  lo sabemos todos. Lo de ayer es una muestra más. Yo no juzgo a la gente por amar ésta u otra persona. Tampoco me meto en la vida de nadie para decirle con quien debe o no meterse en la cama. Cada uno en su casa y Dios en la de todos, como dice el sabio Refranero Castellano. Pero el tema ya cansa y mucho. Dicen que vivimos en una sociedad democrática que se rige por la voluntad de las mayorías. Ambas afirmaciones son falsas. Ni aquí gobierna la mayoría del pueblo, ni la voluntad de esa mayoría es respetada. En Europa el gobierno lo ejerce la banca a través de los partidos políticos que da de comer y la gente es feliz creyéndose libre porque eso es lo que constantemente le dicen desde los medios de comunicación, también en poder de la banca. Pero además el capital mueve los hilos de los lobbies de presión, que son en definitiva los que terminan imponiendo su visión de la vida a la mayoría. Y ayer no fue la excepción. No importaba si la canción era mejor o peor o si los intérpretes eran los más idóneos. Ayer se premió a una tendencia sexual y lo saben hasta las piedras.

¿Que será lo próximo?. ¿Se obligará a los partidos políticos a tener unas cuotas para homosexuales y lesbianas en las listas electorales?. ¿Se obligará también a las empresas?. ¿En que eslabón social quedaremos al final las personas creyentes, heterosexuales y de raza blanca, o sea la inmensa mayoría?.

Europa Occidental no tiene remedio. Solo se recompondrá tras un duro revés. Un duro golpe que nos libere de esta casta política capitalista, de la finanza internacional que ha anulado nuestras soberanías nacionales, de nuestro materialismo y relativismo y de toda la degeneración que llevamos mamando desde 1945.

Y luego me preguntarán porqué soy pro ruso…

Anuncios