Deporte, disciplina y voluntad.

discobolo

“Practica deporte. No temas el esfuerzo físico. Todo ello te llevará a conseguir un cuerpo sano y un espíritu duro, a ver la vida con optimismo y confianza en tí mismo y educar tu voluntad.”

(Nueva Ética Revolucionaria – Pedro Varela)

 

Efectivamente, así es. No todo es política para alcanzar nuestros ideales. La Revolución empieza por uno mismo. No puedes cambiar las cosas si no empiezas por tí mismo. Y ello comienza por moldear el propio cuerpo con el deporte.

Cada uno debe encontrar su propio camino en este asunto. Tan válido es meterse en un gimnasio como hacer las cosas por libre. Empieza por lo más importante. La Disciplina. No hagas como los pijos y los tontos que se meten a practicar un deporte por moda o por estética. Piensa en tí mismo como en un soldado espartano. Si decides ser tu propio monitor, comienza por lo más natural. Sal a andar a buen paso como mínimo una hora al día por el campo o por un buen parque, si vives en una ciudad. Comienza por endurecer tus piernas. Con el paso de los días intercala el paseo con tandas de flexiones para fortalecer también tu pecho, tus hombros, tus brazos y tu columna. No empieces con tandas pesadas. Comienza por hacerte 5 flexiones. Si eres capaz de hacer 5 es que eres capaz de hacer 10. No importa si las últimas las haces regular, HAZLAS. Vete subiendo el número de flexiones con el paso de los días hasta conseguir hacerte al menos 4 tandas de 25. Intercala el andar con pequeñas carreras. Las primeras de 5 minutos. Luego vete subiendo el tiempo de las mismas. Si puedes, cómprate un juego de pesas para completar el ejercicio en casa. Primero empieza con tandas de pesas de 4 kilos y luego vete subiendo el peso de las mismas, según te lo pidan tus propios brazos. Y no busques simplemente el estar cachas. Busca el estar fuerte y sano ante todo.

Fijaros que sencillo es. Os aseguro que en 15 días bajaréis de peso y os sentiréis mucho mejor. En 3 meses aún se notará más. Vuestros músculos comenzarán a definirse y a la par a fortalecer vuestra voluntad. Tomaros el ejercicio físico como una rutina diaria. Como un espacio de recreo y como el mejor momento para meditar y encontraros con vuestro propio y auténtico yo. En definitiva tomaros esto como una verdadera Disciplina. Con el paso del tiempo esa Disciplina os valdrá para muchas otras cosas en vuestra vida. Os iréis convirtiendo en una roca con cerebro y no al revés que los demás que hacen esto por “parecer” algo (rocas sin cerebro).

Y otra cosa importante, disfrutad de la Naturaleza a vuestro alrededor. Si podéis, practicar deporte sin camiseta. Que os de el Sol de forma natural. Sentid el aire limpio llenando vuestros pulmones y como cada gota de sudor arrastra de vuestro cuerpo toda la basura que no necesita. Sentid el Sol en vuestra piel y en vuestros ojos. Nos hemos acostumbrado demasiado a la gafas oscuras, cuando nuestros ojos están perfectamente preparados para tolerar la luminosidad de un día soleado. Cuando queráis descansar, quitaros las zapatillas y los calcetines y si podéis, pisad la hierba. Que las corrientes energéticas entre la Tierra y Sol fluyan por vuestro cuerpo. Sentid que sois ese eje entre el Cielo y la Tierra y meditad también en ello.

Para muchos todo esto será una estupidez. Para mí es una ayuda fundamental para ejercitar la voluntad, la disciplina y forjar un cuerpo y una mente preparadas para enfrentarse a esta sociedad débil, degenerada, cobarde y que vive de espaldas a su tradición, sus antepasados y a la propia Naturaleza.

irminsolluna

Anuncios

Un pensamiento en “Deporte, disciplina y voluntad.

  1. Al final he comprado un ejemplar. Ojalá fuera diez años atrás. Por cierto, tiene una selección de pinturas muy acorde.

Los comentarios están cerrados.