El mejor destino de unas urnas.

sion

“…Juan Jacobo Rousseau suponía que el conjunto de los que vivimos en un pueblo tiene un alma superior, de jerarquía diferente a cada una de nuestras almas, y que ese yo superior está dotado de una voluntad infalible, capaz de definir en cada instante lo justo y lo injusto, el bien y el mal. Y como esa voluntad colectiva, esa voluntad soberana, sólo se expresa por medio del sufragio conjetura de los más que triunfa sobre la de los menos en la adivinación de la voluntad superior, venía a resultar que el sufragio, esa farsa de las papeletas entradas en una urna de cristal, tenía la virtud de decirnos en cada instante si Dios existía o no existía, si la verdad era la verdad o no era la verdad, si la Patria debía permanecer o si era mejor que, en un momento, se suicidase.

Como el Estado liberal fue un servidor de esa doctrina, vino a constituirse no ya en el ejecutor resuelto de los destinos patrios, sino en el espectador de las luchas electorales. Para el Estado liberal sólo era lo importante que en las mesas de votación hubiera sentado un determinado número de señores; que las elecciones empezaran a las ocho y acabaran a las cuatro; que no se rompieran las urnas. Cuando el ser rotas es el más noble destino de todas las urnas. Después, a respetar tranquilamente lo que de las urnas saliera, como si a él no le importase nada. Es decir, que los gobernantes liberales no creían ni siquiera en su misión propia; no creían que ellos mismos estuviesen allí cumpliendo un respetable deber, sino que todo el que pensara lo contrario y se propusiera asaltar el Estado, por las buenas o por las malas, tenía igual derecho a decirlo y a intentarlo que los, guardianes del Estado mismo a defenderlo…”

(José Antonio Primo de Rivera, 29 de Octubre de 1933)

españas4

Pobre Cataluña y pobre España.

voluntarios catalanes a cuba

No tenía ni puñeteras ganas de escribir nada, pero me veo forzado a ello. Cataluña. La milenaria Cataluña acosada y a través de ella España entera. Da mucha pena ¿verdad?. Yo diría que más que pena, la situación da asco.

Mirad, todo esto es un espectáculo preparado y dirigido por los de siempre. No es accidental que sean liberales los que gobiernen en la Moncloa y en Barcelona. Ambos coinciden en sus argumentos. Veamos. Artur Mas habla de identidad, cultura, respeto… Pero vino a Madrid a pedir dinero. Pasta pura y dura. Cuando se le negó, comenzó toda la charlotada. Pero no menos charlotada que la de Mariano Rajoy. ¿Cual ha sido la respuesta del gobierno del PP a todos esos catalanes que no quieren dejar de ser españoles?. Constitución, ley y poco más. Pero sobre todo lo peor ha sido su respuesta a los separatistas. El miedo a perder toda la pasta. Que si les van a echar de Europa, que si el corralito, que si las pensiones, que si el frenazo a una recuperación económica que ni existe. ¿Donde hemos visto un discurso firme y un llamamiento a no olvidar más de 500 años de relaciones principalmente afectivas entre los pueblos de España?. ¿Alguien ha recordado la sangre de catalanes mezclada con la de castellanos, vascos, navarros y de toda España en Las Navas de Tolosa?. ¿Alguien ha recordado a los catalanes alzándose contra los franceses al enterarse que lo propio habían hecho los madrileños el 2 de Mayo?. ¿En que sitio se ha recordado a esos voluntarios catalanes que fueron a luchar por su patria a Cuba?. En ningún lado. Mariano Rajoy lo primero que hizo ante la amenaza de Mas fue a pedir consejo a Bruselas… Un tío que tiene mayoría absoluta en el Parlamento, se va a pedir amparo a Bruselas ante el desafío separatista…

Siento una inmensa pena. En serio. Jamás pensé que un gobierno español llegaría a tales cotas de cobardía y bajeza moral. Medir la unidad de España en base a criterios económicos. Lo mismo que Artur Mas respecto al resto de España. Pero si es que son liberales los dos. A éstos no les menciones a su madre, pero si les das 30 monedas de plata, no dudarán en entregártela. Esos son los liberales y por eso en este país los Carlistas, los defensores de la España tradicional y verdadera, se levantaron 3 veces contra ellos. Sabían perfectamente de que calaña estaban hechos.

¿Es que España se mantiene unida sólo por dinero y porque es lo que le conviene a la finanza internacional, a la UE, al BCE, al FMI y demás organismos globalistas?. Pues parece que sí. Pero lo triste es que la gente ha entrado al trapo en ello. Y tanto en Cataluña como en el resto de España no cesan de lanzarse amenazas de orden económico si la independencia prospera. Insisto, ¿cederemos Ceuta y Melilla a Marruecos cuando no sean dos ciudades españolas rentables?. Pues en base a esta mentalidad parece que sí.

Y en medio de todo la triste realidad de una España sin estado. Una España invadida y ocupada. Una España no soberana, que no emite su propia moneda, que no manda ya sobre su ejército y cuyas leyes se encuentran por debajo de las que elabora Bruselas…

Yo debo ser marciano al parecer. Lo digo porque el resto ni reacciona cuando le hablo de todas estas cosas. Parece que a la mayoría lo que de verdad les importa es si el FC Barcelona jugará o no en la Liga Española si Cataluña se independiza. Cataluña y el resto de España compartir el mismo virus de imbecilidad colectiva.

Obviamente estoy contra la independencia. Hombre, si esa independencia consistiera en abandonar la UE, el Euro, la OTAN, en construir una Cataluña catalana y en resumen, recuperar la soberanía. Sería para pensárselo. Pero no va a ser así. Que los mayores apoyos de Artur Mas procedan una vez más de la entidad sionista israelí, deja para mí las cosas muy claritas.

Pero nada, que continúe el show de unos y de otros. Los bailecitos, los chascarrillos, el hablar en indio y en reírse de esos 800.000 parados catalanes. Sigamos hablando de federalismos asimétricos. Sigamos con la broma de más de 300 mezquitas concentradas en Cataluña. Sigamos alimentando a separadores y separatistas. Y sigamos permitiendo otros 30 años de latrocinio a manos de la casta política catalana.

Que ustedes lo voten bien… Como los griegos.

Y la guinda del pastel la pone Albert Rivera ensalzando a los liberales afrancesados y traidores de 1812.

Cuando los invadidos se rinden a los invasores.

Esta es la nueva estrategia del sistema para, de una vez por todas, eliminar a la raza blanca de Europa. Llamando refugiados a los inmigrantes, los europeos imbecilizados por campañas de humanitarismo sin límites, han terminado por abrir hasta la puerta de sus casas a los invasores.

Ni vienen famélicos, ni vienen heridos, ni perseguidos. La mayoría son jóvenes con ganas de vivir la vida. Tienen smartphones y se citan a través de las redes sociales. No buscan que nadie les quite las moscas de la boca. Quieren una buena vida trabajando poco, buenos coches y buenas europeas blancas con las que montárselo. Muchos de ellos son yihadistas, otros desertores del ejército sirio y muchos tienen más cara que espalda…

No, esta vez los bárbaros no vienen del Norte a purificar la Roma decadente, como dicen algunos. Esta vez es una oleada de apisonadoras las que terminarán con 2000 años de cultura y civilización europea.