La conspiración contra Europa. Los refugiados sirios en Cuarto Milenio.

richard-coudenhove-kalergi

http://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/temporada-11/programa-426/

Por primera vez en una televisión, se habla de un plan para terminar con los europeos. Y se habla sin tapujos y sin los límites de lo politicamente incorrecto. Me tengo que quitar el sombrero ante la valentía de un hombre como el periodista Íker Jimenez.

Ver a partir del minuto 59.00.

España es irrevocable – José Antonio Primo de Rivera.

joseantonio6

LA UNIDAD DE DESTINO

Nadie podrá reprochamos de estrechez ante el problema catalán. En estas columnas antes que en ningún otro sitio, y, fuera de aquí, por los más autorizados de los nuestros, se ha formulado la tesis de España como unidad de destino. Es decir, aquí no concebimos cicateramente a España como entidad física, como conjunto de atributos nativos (tierra, lengua, raza) en pugna vidriosa con cada hecho nativo local. Aquí no nos burlamos de la bella lengua catalana ni ofendemos con sospechas de mira mercantil los movimientos sentimentales –equivocados gravísimamente, pero sentimentales– de Cataluña. Lo que sostenemos aquí es que nada de eso puede justificar un nacionalismo, porque la nación no es una entidad física individualizada por sus accidentes orogáficos, étnicos o lingüísticos, sino una entidad histórica, diferenciada de las demás en lo universal por una propia unidad de destino.

España es la portadora de la unidad de destino, y no ninguno de los pueblos que la integran. España es pues, la nación, y no ninguno de los pueblos que la integran. Cuando esos pueblos se reunieron, hallaron en lo universal la justificación histórica de su propia existencia. Por eso España, el conjunto, fue la nación.

LA IRREVOCABILIDAD DE ESPAÑA

Hace falta que las peores deformaciones se hayan adueñado de las mentes para que personas que se tienen, de buena fe, por patriotas, admitan la posibilidad, dados ciertos requisitos, de la desmembración de España. Unos niegan licitud al separatismo porque suponen que no cuenta con la aquiescencia de la mayoría de los catalanes. Otros afirman que no es admisible una situación semiseparatista, sino que hay que optar –¡qué optar!– entre la solidaridad completa o la independencia. “O hermanos o extranjeros”, dice “ABC”, y aún afirma recibir centenares de telegramas que le felicitan por decirlo. Es prodigioso –y espeluznante– que periódico como “ABC”, en el que la menor tibieza antiespañola no ha tenido jamás asilo, piense que cumple con su deber al acuñar semejante blasfemia: “Hermanos o extranjeros”; es decir, hay una opción: se puede ser una de las dos cosas. ¡No! La elección de la extranjería es absolutamente ilícita, pase lo que pase, renuncien o no renuncien al arancel, quiéranlo pocos catalanes, muchos o todos. Más aún terminantemente: aunque todos los españoles estuvieran conformes en convertir a Cataluña en país extranjero, seria el hacerlo un crimen merecedor de la cólera celeste.

España es irrevocable. Los españoles podrán decidir acerca de cosas secundarias; pero acerca de la esencia misma de España no tienen nada que decidir. España no es nuestra, como objeto patrimonial; nuestra generación no es dueña absoluta de España; la ha recibido del esfuerzo de Generaciones y generaciones anteriores, y ha de entregarla, como depósito sagrado, a las que la sucedan. Si aprovechara este momento de su paso por la continuidad de los siglos para dividir a España en pedazos, nuestra generación cometería para con las siguientes el más abusivo fraude, la más alevosa traición que es posible imaginar.

Las naciones no son contratos, rescindibles por la voluntad de quienes los otorgan: son fundaciones, con sustantividad propia, no dependientes de la voluntad de pocos ni muchos.

MAYORÍA DE EDAD

Algunos han formulado la siguiente doctrina respecto de los Estatutos regionales: no se puede dar un Estatuto a una región mientras no es mayor de edad. El sermayor de edad se le nota en los indicios de haber adquirido una convicción suficientemente fuerte de su personalidad propia.

He aquí otra monstruosidad ideológica: se debe, con arreglo a esa teoría, conceder su Estatuto a una región –es decir, aflojar los resortes de la vigilancia unitaria– cuando esa región ha adquirido suficiente conciencia de sí misma; es decir, cuando se siente suficientemente desligada de la personalidad del conjunto. No es fácil, tampoco ahora, concebir más grave aberración. También corre prisa perfilar una tesis acerca de qué es la mayoría de edad regional acerca de cuándo deja de ser lícito conceder a una región su Estatuto.

Y esa mayoría de edad se nota, cabalmente, en lo contrario de la afirmación de la personalidad propia. Una región es mayor de edad cuando ha adquirido tan fuertemente la conciencia de su unidad de destino en la patria común, que esa unidad ya no corre ningún riesgo por el hecho de que se aflojen las ligaduras administrativas.

Cuando la conciencia de la unidad de destino ha penetrado hasta el fondo del alma de una región, ya no hay peligro en darle Estatuto de autonomía. La región andaluza, la región leonesa, pueden gozar de regímenes autónomos, en la seguridad de que ninguna solapada intención se propone aprovechar las ventajas del Estatuto para maquinar contra la integridad de España. Pero entregar Estatutos a regiones minadas de separatismo; multiplicar con los instrumentos del Estatuto las fuerzas operantes contra la unidad de España; dimitir la función estatal de vigilar sin descanso el desarrollo de toda la tendencia a la secesión es, ni más ni menos, un crimen.

SÍNTOMAS

Todos los síntomas confirman nuestra tesis. Cataluña autónoma asiste al crecimiento de un separatismo que nadie refrena: el Estado, porque se ha inhibido de la vida catalana en las funciones primordiales: la formación espiritual de las generaciones nuevas, el orden público, la administración de justicia…. y la Generalidad, porque esa tendencia separatista, lejos de repugnarle, le resulta sumamente simpática.

Así, el germen destructor de España, de esta unidad de España lograda tan difícilmente, crece a sus anchas. Es como un incendio para cuya voracidad no sólo se ha acumulado combustible, sino que se ha trazado a los bomberos una barrera que les impide intervenir. ¿Qué quedará, en muy pocos años, de lo que fue bella arquitectura de España?

¡Y mientras tanto, a nosotros, a los que queremos salir por los confines de España gritando estas cosas, denunciando estas cosas, se nos encarcela, se nos cierran los centros, se nos impide la propaganda! Y la insolencia separatista crece. Y el Gobierno busca fórmulas jurídicas. Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)

Somos lo que somos.

españas

No somos yanquis pistoleros e inmorales. No somos mercaderes imperiales y desalmados como los ingleses. No somos ultra disciplinados como los alemanes. No somos nacionalistas enseñoreados en la mediocridad como los franceses. No somos afables como los suizos. No somos como otros pueblos. Ni si quiera somos patriotas de banderita en ventanas como los griegos. Porque aquí las banderas van y vienen.

Veo a gente que siempre quiere seguir un modelo mirando fuera de sus fronteras y envidia lo que cree correcto en los demás. Por eso unos quieren ser vikingos, teutones, monjes medievales… Nosotros somos celtas de Iberia. Romanos de Iberia. Visigodos de Iberia. Somos El Cid y Guzmán el Bueno. El Lazarillo de Tormes y El Empecinado. Isabel I de Castilla y Fernando de Aragón. El Gran Capitán y Muñoz Grandes. Hernán Cortes y Los Comuneros de Castilla. Zumalacárregui y Mariana Pineda.

Dejad de buscar fuera lo que ya llevamos dentro de nosotros. Dejad de tomar modelos que no podemos repetir y que nada tienen que ver con nuestras señas de identidad. Somos lo que somos y no lo que algunos quieren que seamos y otros pretenden convertirnos. Superemos de una vez el miedo y el complejo hacia nosotros mismos. Mirad en vuestros corazones y escuchad la voz de vuestra sangre. La que nos dice una y otra vez que la Tradición es Revolución.

“España, evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio…; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vettones o de los reyes de taifas.”

(Marcelino Menéndez Pelayo)

hispania

El gran engaño.

PUTINEn 3 días se rinden 700 yihadistas del ISIS. El resto abandona sus posiciones en estampida. 4 aviones israelíes que se proponían bombardear al ejército sirio y apoyar con sus acciones a los yihadistas, son expulsados del espacio aéreo sirio por cazas rusos.

Este es el resultado de la entrada a saco de Rusia en el conflicto Sirio. En muy pocos días. Occidente mientras tanto estaba en el váter con los pantalones bajados y ahí sigue, con cara de Obama. Solamente se han atrevido a pedir a Rusia que no ataque a la oposición moderada. ¿Que oposición moderada?. ¿La que va armada con fusiles de asalto?. ¿La oposición siria en la que apenas hay sirios porque la mayoría son extranjeros?. ¿La que financió Occidente para liarla parda en Siria como antes hizo en Libia?. ¿La que se opone al régimen laico y socialista árabe de Al Assad para imponer la Sharía?.

Bueno. Algunos dicen que todo es mentira. Que los eslavos no son de fiar. Que son inferiores a nosotros (aguerridos luchadores arios de Facebook). Que en realidad Putin es un “agente doble del Sionismo”. Que no es lo que parece. Que es igual que Obama (ese que se acaba de cargar a 20 personas en un hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán. El asesino de mujeres y niños con drones. El de los daños colaterales. El de los campos de concentración de Guantánamo y Gaza). Que Putin es un “judío disfrazado” y que nos está engañando a todos. Bien, pues lo está haciendo estupendamente el tío, porque a mí me está engañando y a todo el pueblo sirio que le aplaude, parece que también.

A todo esto, estamos en el 2015. Como pasa el tiempo. Las Olimpiadas de Berlín terminaron y quedaron atrás. Y Rusia es Europa. Nosotros ya no. Somos una parte de la mierda cantante y danzante del mundo. Que alguien tire ya de la cadena, por favor.

siria_gracias_rusia

rusia_spain