Miedo.

halloween

Como cada año la estupidez de Jalogüin va en aumento. Siempre potenciada por los medios de comunicación del sistema y lo que es peor, por esos profesores progres que luego andan llorando por las esquinas porque sus alumnos no les respetan e incluso les agreden.

Jalogüin es un intento más del anglo-sionismo por romper la cadena que nos une a nuestros antepasados. Una agresión más hacia nuestra Tradición. Un paso más hacia el esclavo sin identidad, que es en lo que estamos convirtiendo a nuestros hijos. Pero nada nos importa. Todo nos parece asumible. Todo lo moderno es bueno y la Tradición es algo viejo del pasado que hay que olvidar. Bienvenido Papá Noel, Jalogüin, los colegios bilingües y si hace falta, hasta el Día de Acción de Gracias. Bienvenida la sumisión, la cesión de la soberanía al FMI y sigamos danzando al son que nos marque el amo de la sinagoga de Washington.

Pero nada saldrá gratis. Pensamos que acabar con el Régimen del 18 de julio no traería consecuencias y el resultado es un país sin moral, sin decencia, en plena decadencia, con 5 millones de parados irrecuperables, más 7 millones de inmigrantes y que tiene que pedir permiso a Bruselas hasta para ir al baño. Pensábamos que renunciar a la fe cristiana de nuestros antepasados nos haría más libres y hoy el resultado es una sociedad que por no creer ya no cree ni en sí misma. Pensábamos que permitir que Castilla desapareciera del mapa de España no implicaría nada malo y hoy este país, al que ni deberíamos llamar España, es un viejo lobo sin pelos, sin dientes, lleno de pulgas y al que se le han amputado los testículos (porque eso era Castilla en España, los cojones de la nación). Pensábamos que había que jugar a la democracia (siempre para ser tan modernos como los decadentes europeos occidentales) y hoy en virtud de ella, hay trozos del país que se quieren independizar, mientras un gobierno legitimado en las urnas con mayoría absoluta, se niega a hacer nada que no sea esperar a que el cáncer separatista se cure con el aire.

isabel7

Nos gusta Jalogüin porque nos gusta pasar miedo. Bien pues miedo es lo que nos espera a todos. Pero no el miedo al hombre del saco, al vampiro o al monstruo de Frankestein. Hay más de 4 millones de refugiados musulmanes listos para entrar en Europa. En la Europa democrática que esgrime derechos para los de fuera y normas para los de dentro. Y entrarán armados de democracia en nuestras ciudades, barrios y casas. Muchos de nosotros tenemos hijos, sobrinos o hermanos pequeños. Bien, pues ellos van a saber lo que es el terror en estado puro. Cuando unos señores seguros de sus tradiciones y de su fe, vengan a reclamarles sus trabajos, sus derechos, sus despensas y sus mujeres. Entonces que pidan ayuda a esa nueva diosa que ha sustituido a Cristo en sus corazones. Esa diosa de indolencia, consumo, perversión, relativismo y decadencia. Esa diosa llamada democracia. ¿Miedo?. Ellos sí que van a saber lo que es pasar democráticamente miedo.

Anuncios