Estamos como estamos.

dombas
Cuando se analizan las cosas con los cojones, se llegan a conclusiones absurdas como la de la existencia de una guerra global entre cristianos y musulmanes. Si de verdad es así, que alguien me explique porqué la mayoría de las personas asesinadas por el puto ISIS eran esencialmente musulmanas (chiíes y suníes) y luego kurdas, yazidíes y cristianas.
Es cierto que tenemos el problema de la islamización de Europa. Básicamente por culpa de la clase política europea, que los europeos (NOSOTROS) legitimamos en las urnas. Es cierto que Arabia Saudí abre en Europa mezquitas yihadistas, pero lo hace porque NOSOTROS se lo permitimos.
De modo que menos cojones en las redes sociales y más apoyar a los que se oponen a este estado de cosas. Porque no habría yihadismo en Europa si algunos países de la OTAN no lo hubieran financiado y NOSOTROS permitido. No habría yihadistas en Europa si ayudáramos a los que llevan años combatiéndolo en solitario (Hezbolá, Hamás, Irán, Siria, Kurdistán). No habría problema musulmán en Europa si no votáramos a partidos judeo-masones cada vez que vamos a las urnas. Y no tendríamos un problema de islamización en Europa, si fuéramos fuertes en la Fe de nuestros antepasados. Una y otra vez hay que recordar las palabras de Pedro Varela al respecto, “hemos cambiado nuestra Fe por su oro”.
El primer signo de decadencia grave de una civilización es el abandono de sus dioses y de sus tradiciones. A ver cuantos de vosotros empiezan hoy por ejemplo, a bendecir la mesa antes de comer. Es un simple paso. Pero cuando das un paso hacia Dios, Él da dos pasos hacia ti. Y como decían nuestros ancestros, “si Dios está conmigo, a quien temeré”.
españas
Anuncios

2 pensamientos en “Estamos como estamos.

  1. Para empezar y por seguir con los cojones….. !! Eres cojonudo!! en mí opinión se trata de que Europa, casi en su conjunto, ha dejado a un lado sus creencias y tradiciones, sustituyéndolas por un falso estado de bienestar. Hoy día el credo a seguir es el consumismo, y por el se es capaz de prescindir de lo demás. Mis padres me enseñaron que lo importante es aquello que no puedes comprar con dinero. Malos tiempos se avecinan. O recuperamos los valores atemporales o estamos condenados a la degradación completa del ser humano. Es una realidad terrible comprobar que lo espiritual no tiene sitio, y con ello no digo que la sociedad sea intrínsecamente mala, de lo que no tengo duda alguna es que esta absolutamente idiotizada.

Los comentarios están cerrados.