Pérez Reverte sin cruzar el Rubicón.

Arturo-Perez-Reverte

Arturo Pérez Reverte es un gran escritor. Conoce bastante a fondo la Historia de España. Es más, debido a ello es uno de los pocos hombres de izquierdas que ama a España. Y la ama porque no le gusta. Como ya le sucediera a hombres como Unamuno, Ortega o José Antonio Primo de Rivera.

Arturo Pérez Reverte abomina de la actual casta política que nos gobierna. Porque ve en ella bastante más mezquindad que en las anteriores y efectúa duros diagnósticos sobre el origen de la misma. Es más, coincide con que esa casta es producto del pueblo que la elige. Con lo cual en realidad el diagnóstico es sobre el propio pueblo español. Pueblo al que en más de una ocasión ha calificado de ignorante y manipulable. Como efectivamente lo es.

Al igual que Fernando el Católico, cree que el pueblo español es un pueblo apto para la guerra. Es más, nos califica de pueblo de trinchera. Somos tan guerreros, que si no encontramos enemigo al que combatir, lo hacemos contra nosotros mismos. Y en parte tiene razón. Aunque olvida las palabras de Fernando de Aragón, advirtiendo que si la nación apta para la guerra, se deshace cuando carece de una voluntad firme al frente de la misma. Y esta es una de las carencias de Pérez Reverte. Él, como decía, es hombre de izquierdas. De modo que entiende la vida en dos divisiones y no en una totalidad. Extraño en alguien que tiene una gran visión total de la Historia de España.

Esa pertenencia a las izquierdas también le limita bastante a la hora de analizar los últimos siglos de España. Siempre se lamenta de que en nuestro país hubiese habido una revolución que decapitara sistemáticamente a curas y monjas como en Francia. Para él es condición indispensable el asesinato masivo de clérigos para que el país alcance la iluminación de la que al parecer andan sobrados los franceses (por eso hoy son al igual que nosotros, un país ocupado y sin soberanía). Y ese es uno de los grandes demonios de Pérez Reverte, su anticlericalismo. Anticlericalismo que le impide ver esa pequeña revolución habida en España entre 1931 y 1939, donde en nombre de la revolución, la Ilustración y la supuesta luz del conocimiento, fueron masacradas más de 6.800 personas de religión católica (entre ellos 13 obispos, más de 4000 sacerdotes, más de 2000 frailes y 283 monjas). Quizá a Pérez Reverte le parezcan pocos. No lo sé. Y es una pena porque es lo que le falta para poder cruzar el Rubicón. La fe de la que él carece.

Cuando supere ese demonio o eso demonios, Pérez Reverte cruzará la línea de lo políticamente correcto, sin posibilidad de marcha atrás. Y no se quedará con una pierna en ambos mundos. Porque a España no se la puede entender de ninguna de las maneras sin el Cristianismo. Esa fe que infundía valor a Don Pelayo, a Fernán González, a Isabel y Fernando o a esos Tercios de Flandes, que él tanto admira; sin llegar a veces a entender del todo porqué eran tan fieros en el combate y tenían tan alto sentido del honor, que les prohibía rendirse ante el enemigo.

El Muro de Donald Trump.

donald-trump

Mucha gente conservadora anda feliz estos días con Donald Trump. Tanto dentro como fuera de Estados Unidos. Muchos ven en sus palabras la solución a algunos problemas derivados de la inmigración masiva a Estados Unidos. Y es que este liberal protestante ha propuesto construir un muro para librarse de los molestos trabajadores mexicanos ilegales que buscan un empleo en Estados Unidos. Además en el colmo de la chulería, ha manifestado que ese muro lo pagará el propio gobierno mexicano.

Bien. ¿Por qué emigran los mexicanos en masa a Estados Unidos?. Porque allí encuentran el trabajo que su país les niega. La inmensa mayoría saben que al carecer de los permisos pertinentes, no les resultará fácil encontrar un buen trabajo, pero aún así lo intentan. Incluso con un trabajo mal pagado y contratados ilegalmente, vivirán mejor que en México. Un país ahogado por la corrupción de su masónica casta política y por la violencia de esos narcotraficantes, que viven gracias a la droga que venden en los USA. La realidad es que en Estados Unidos hay empresarios cuya prosperidad depende de la mano de obra barata e ilegal de México. Cuando esos mexicanos trabajan ilegalmente por un tercio del salario de trabajadores legales, no molestan tanto. Molestan a la vista de algunos tras la jornada laboral. Espaldas mojadas les llaman con desprecio.

Pues sí, hay que construir un muro o mejor cuatro. Y en esas cuatro paredes hay que meter a todos esos empresarios que niegan el trabajo a los legales y nacionales porque contratando ilegales reducen drásticamente costes laborales. En esas cuatro paredes hay que meter a todas las multinacionales que trafican con la droga que les mandan desde México a cambio de armas. Hay que meter a todas las petroleras yanquis que le han robado el crudo a los mexicanos. Y a los banqueros de la FED que blanquean el dinero de todos estos delincuentes del narcotráfico y de la venta de armas. Y a todos los sionistas, que son los mayores delincuentes y los jefes de todas las mafias internacionales. Y como no, a marionetas del sionismo como Trump y a los tontos del culo que le ríen las gracias. Y luego ejecutarlos a todos dentro de esas cuatro paredes. Porque sin sionismo no habría deuda. Sin sionismo no habría un Capitalismo global que está saqueando y destruyendo naciones enteras. Sin sionismo no habría guerras de depredación en este mundo. No tendríamos un sistema basado en el crédito, la producción y el consumo. Y sin sionismo el mundo se vería libre de estas sanguijuelas de la finanza internacional, que solo han traído a la humanidad dolor y muerte.

Muerte al sionismo.

TrumpWal2l-

Somos Europa. Somos europeos.

 

Sinceramente, creo que este manifiesto podría ser suscrito por cualquier europeo responsable, al margen de sus ideas políticas. Y creo que debe ser compartido por las redes sociales para que su mensaje llegue a todos los rincones de España y de nuestro Continente Europeo.

Castilla. Una voz silenciada.

conferencia

Es de agradecer que una asociación cultural de las nuestras se acuerde de Castilla, cuando nadie más lo hace. Si algo ha faltado siempre en el “área” ha sido precisamente una mínima sensibilidad regional. Sensibilidad que sí tuvieron siempre los carlistas, por ejemplo. Porque España se construyó de abajo a arriba. De pequeños y grandes reinos cristianos hacia una unidad superior. Porque no hay ni puede haber contradicción alguna entre amar a la totalidad española desde la singularidad de cada uno. Y porque Castilla no es cualquier cosa. Fue la punta de lanza de la Reconquista. La patria del Cid. La tierra de Isabel, nuestra mejor reina. La tierra rebelde y orgullosa de Los Comuneros y del Empecinado. La que se levantó en armas antes que nadie en 1808 contra los franceses. La que le dio a España todo un Imperio. Y hoy aparece abandonada, troceada y ultrajada por el Estado Liberal “Expañol” y por los propios castellanos, que han olvidado quienes son. Por tanto es una cuestión de justicia histórica que nos incumbe a todos los castellanos y a todos los españoles en general. La decadencia de Castilla ha sido a la larga la decadencia de toda la Nación Española. Bien lo sabían y denunciaban los intelectuales de la Generación del 98. Y ya está bien que algunos se rasguen las vestiduras por el separatismo vasco y catalán y no digan nada de ese otro separatismo democrático que ha mutilado a Castilla en 5 comunidades autónomas ridículas, anti históricas y creadas por la casta en contra de la esencia verdadera de la España unida durante siglos en su diversidad.

castilla5

españas3

Una vida más simple – Varg Vikernes.

 

Sí, ya se que muchos me diréis que este tipo tiene un pasado muy turbio y que ha sido o sigue siendo (lo desconozco) anti cristiano. Pero es evidente que dice cosas con bastante sentido común en relación a muchos problemas a los que nos enfrentamos hoy todos los europeos. Por tanto me parece bastante interesante este vídeo que, sin duda alguna, será pronto censurado por la gente que Vikernes denuncia en el mismo y que dirigen Youtube.

¿Quien era José García Vara?.

garciavara1

Como algunos sabréis o deberíais saber, la primera placa “franquista” que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha procedido a retira en virtud de la Ley de Memoria Histórica, ha sido la de este sindicalista de Falange Española de las JONS. Fundador del primer sindicato de panaderos de Madrid.

El revanchismo y el sectarismo de algunos, pretenden falsificar nuestra Historia y avivar las llamas de una guerra finalizada hace 77 años.