Te amo más y más en el dolor.

 

Lonely days
Eternal nights
Sweet words of youth
In paradise
Where only emptiness
Remains the same
I love you more and more in pain

Quiet dreams
In golden cage
Were sent to us
From different age
To tell the story
Of love and hate
I wish I’d never seen your face before

Sleepless nights
The city lies
Dark blue shadows
On the wall
All the pictures
In my mind
I love you more and more in vain

Good and evil
Death, despair
All these pictures
Everywhere

Love has come and love has gone
I was left here on my own
Now it seems so far away
I love you more and more again
Again
Again
Again

Quizá algunos no entiendan de que va esta preciosa canción del grupo esloveno Laibach. Les animo a que miren Bruselas, Europa y toda esa manada narcotizada de imbéciles que nos rodea.

O luchamos o morimos. PATRIA O MUERTE

Sin memoria.

pelayo

Tuvimos muchos reyes godos, pero nadie los recuerda. Tuvimos héroes en Covandonga, pero los hemos olvidado. Necesitamos 8 siglos para expulsar a los invasores moros y a los usureros, pero ahora pedimos perdón. Llevamos nuestras gloriosas banderas por todo el mundo. La enseña de Castilla, la de León, la de Aragón y la de Navarra. Pero las hemos abandonado en los sótanos polvorientos de los museos y con ellas a nuestros antepasados. Tuvimos las mejores espadas del mundo, adornadas con nuestros escapularios, nuestros rosarios y las imágenes de nuestros santos y mártires. Pero ahora nos da vergüenza hasta que nos vean rezar. Que digo, la mayoría ni reza. Toda la nación vive de espaldas a Dios.

Ahora hemos olvidado la lengua y escritura de los celtíberos. Nadie sabe leer el alfabeto rúnico más antiguo de Europa, que era la lengua de Viriato, de Numancia o de Indíbil y Mandonio. Pero alucinamos con las series de televisión. Vaya que sí. Ahora jugamos con runas, nos colgamos Martillos de Thor y nos creemos vikingos. Y no reparamos en que todos son actores de la misma mentira. Hemos perdido la memoria de quienes somos. Pero nos creemos más chulos que nadie, aunque la mayoría no sabe hoy ni como se monta y se desmonta un fusil de asalto Cetme. Somos los hijos bastardos de la España liberal, democrática, ociosa y decadente. Somos la mierda cantante y danzante de la Historia de España. Pero bienvenidos a los tiempos difíciles porque ellos harán la depuración de los cobardes.

A partir de hoy los ciudadanos turcos pueden entrar en la Unión Europea sin visado. Turquía tiene más de 74 millones de habitantes. El 98% musulmanes… Y nosotros jugando a ver quienes somos viendo series de televisión.

Disfrutad de vuestra Semana Santa. El Calvario está cerca.

FE-JONS. Inmigración.

fejons2

7. Dignidad Humana

078 Cooperación Española: Contribución a terminar con el hambre en el Mundo. España debe aportar sus esfuerzos para contribuir a terminar, en la medida de sus posibilidades, con las 25.000 muertes diarias que causa el hambre en el mundo. Apoyando al desarrollo de las naciones empobrecidas España contribuirá a combatir las causas de la emigración forzosa.

079 Inmigración. Demandamos la aplicación estricta de la Ley de Extranjería en todos los supuestos para un mejor control del fenómeno migratorio. Endureceremos las penas de los delitos contra los derechos de los trabajadores, evitando así la utilización de los inmigrantes como mano de obra barata. No identificamos inmigración con delincuencia, pero aquellos extranjeros que delincan en España cumplirán sus penas en sus
respectivos países de origen. España debe dispensar un trato humanitario a quienes lleguen a nuestro país, pero la estancia aquí de los extranjeros llegados de forma irregular será necesariamente temporal. Trabajaremos para desarticular a las numerosas mafias locales y extranjeras instaladas en nuestro suelo durante las últimas dos décadas, especialmente a las redes terroristas yihadistas que pretenden nuestra
conquista.

080 Defensa de los valores tradicionales españoles frente a las concepciones antagónicas impuestas por el Nuevo Orden Mundial o importadas por personas procedentes de otras culturas.
(Del Programa Electoral de FE-JONS 2015)

Ponencia sobre Inmigración de FE-JONS. La inmigración: el enfoque falangista.

Es el asunto de la inmigración uno de los que genera en España más controversia desde los años noventa del pasado siglo XX, y sobre ese asunto es poco habitual encontrar posicionamientos políticos que puedan considerarse razonables, de forma que se cae con demasiada frecuencia en posturas maximalistas: o se ignora el asunto, e incluso se pide una desregulación del mismo, o se ataca al inmigrante con inhumana ferocidad, como si fuera ya de entrada un delincuente o no tuviera una mínima dignidad inviolable.

En materia de inmigración Falange Española de las JONS ha apostado siempre por acabar con los complejos que impiden afrontar su realidad tal cual es, ya sea por falso “progresismo” o por pura lógica “liberal”. Ambas posturas son la cara y la cruz de una misma moneda, la del mundialismo capitalista que necesita la mano de obra barata de la que es la verdadera víctima: el inmigrante. Además de que hay un efecto tremendamente negativo que provoca a nivel mundial y que muchas veces se olvida: la inmigración resta su mejor potencial humano a los países de origen, lo que limita aún más sus ya de por sí escasas posibilidades de desarrollo. La inmigración forzosa, pues, no beneficia a nadie.

Aceptando la idea de que la inmigración voluntaria es en principio buena (no la forzosa, y menos aún para el inmigrante, pues si decide emigrar es por pura necesidad, no por hacer turismo), el exceso –como en todo– puede terminar generando problemas de convivencia en los países receptores, y negar eso es negar la evidencia. Por ello es necesario un mayor control –especialmente en lo que se refiere a las estancias, pues las entradas es difícil controlarlas más de lo que ya se hace– y evitar la imprevisión que hasta ahora ha habido por parte del Gobierno, lo cual es una tremenda irresponsabilidad que hay que reprochar tanto al PP (que generó un problema de grandes dimensiones con su actitud de mirar para otro lado y así permitir una enorme economía sumergida con mano de obra semiesclava que beneficiara a los capitalistas), como a un PSOE que creyó solucionar ese problema humano real regularizando irresponsablemente a todos los inmigrantes ilegales masivamente, creando inevitablemente lo que se llamó “efecto llamada” (con la consecuencia trágica de numerosas muertes al tratar de llegar a España en auténticos viajes suicidas desde África).

Los falangistas defendemos que en materia social y política lo primero son siempre las personas, y por eso rechazamos cualquier mensaje o medida que se olvide de que el inmigrante es, antes que nada, eso: una persona. Por eso condenamos las medidas xenófobas que, con total falta de humanidad y desconociendo los principios básicos de la caridad, algunos proponen. Es falaz el argumento de que ocupan los puestos que no queremos los españoles, como argumentan tantos “progres”, sino más bien los que están mal pagados (lo que supone menor productividad e intensificación del trabajo no cualificado, algo que beneficia al capitalista a corto plazo, sí, pero perjudica a la economía en general al desplazar la producción de alto valor añadido), y precisamente por lo mismo resulta también falso el argumento de que quitan el trabajo a los españoles: el trabajador español simplemente no quiere perder las mínimas condiciones laborales ganadas tras un largo y duro esfuerzo de lucha sindical, mientras que el inmigrante acepta lo que sea dado su estado de necesidad. ¿Acaso no sería más lógico cargar las tintas contra los malos empresarios que ofrecen condiciones y sueldos miserables? ¿No son ellos los verdaderos culpables, en vez del inmigrante que acepta esas condiciones porque no le queda más remedio? Por eso defendemos que para trabajar tengan los mismos derechos y deberes que el resto de trabajadores, algo que en la práctica hoy no sucede y ante lo cual los “sindicatos” oficiales no hacen nada. Y es que aquí el papel de los sindicatos debería ser mucho más combativo, y si no afrontan el problema con la necesaria firmeza es porque para ellos se trata de algo “políticamente incorrecto” dentro de su absurda mentalidad “progre”. Y así nos va, claro…

Algunos denuncian la enorme masa de dinero que los extranjeros envían a sus países de origen, alegando que se trata de remesas que salen de España para invertirse en sus países y no en nuestra economía. Se trata de otro argumento falso por ser, como casi todos los referidos a esta materia, una verdad a medias. Y eso es así por dos razones. La primera es que esas remesas está demostrado que perjudican a los países receptores –subdesarrollados normalmente– más de lo que les benefician, ya que no se invierten generalmente en nada productivo y desincentivan enormemente el trabajo de quienes son mantenidos por esas remesas que les envían sus seres queridos. La segunda razón obedece a un principio básico de la economía: el trabajador siempre aporta más riqueza con su trabajo de lo que recibe en forma de salario, con lo cual el extranjero que trabaja en España jamás enviará más riqueza a su país de la que él ha generado en España con su trabajo, y ello ¡aunque enviara su sueldo íntegro!

En FE-JONS creemos que con la actual Ley de Extranjería, pese a sus muchas imperfecciones (no regula adecuadamente los fraudes de las estancias ilegales tras los viajes por turismo o los matrimonios de conveniencia, por poner dos ejemplos evidentes), debería ser en principio suficiente. Pero claro, siempre que se aplique correctamente, porque lo que pasa es precisamente que no se cumple la ley y por ello luego el mismo Gobierno que hace la vista gorda recurre a las regularizaciones masivas. Es decir, procede a compensar los incumplimientos de la ley regularizando a los incumplidores, y es que claro, una cosa es respetar los derechos que los inmigrantes tienen como personas, y otra muy diferente es que se tenga que regularizar por sistema a todos los que se saltan la ley. La ley está para ser cumplida, y a quienes no la cumplan se les ha de sancionar con toda la naturalidad con que ha de esperarse que proceda cualquier Estado de Derecho. Claro, que en casos como estos uno tiene motivos más que suficientes para dudar de que España sea realmente un Estado de Derecho.

Luego está el espinoso tema de la delincuencia relacionada con los inmigrantes. Pues bien, los falangistas nos negamos por principio a identificar inmigración con delincuencia (aunque la situación de irregularidad muchas veces aboque a ella), pero ciertamente tampoco podemos negar la existencia de delincuentes y mafias extranjeras que han de ser perseguidas con firmeza. Ningún delincuente extranjero debe ser admitido en España, y por desgracia nuestra patria es actualmente el paraíso de todos los delincuentes internacionales: no se controla apenas la estancia de los extranjeros y las leyes penales son simplemente risibles (te pueden detener cientos de veces que no sólo no te pasa nada, sino que incluso tu detención puede servir como prueba de estancia en España a la hora de proceder a la regularización, como ya ha pasado en más de una ocasión). Vamos, que así da gusto delinquir en España…

Defendemos que todas las personas sean tratadas en materia social según sus necesidades, y por eso rechazamos tanto los tratos de privilegio hacia los inmigrantes, como las discriminaciones hacia ellos al amparo de mitos falsos como el de que no pagan impuestos (la ilegalidad supone más fraude, es cierto, pero de los cada vez más cuantiosos impuestos indirectos no se libra nadie; así, según los datos disponibles y redondeando, un inmigrante defraudador recibe de media 2€ en ayudas sociales por cada 3€ que aporta en impuestos indirectos, mientras los que no defraudan reciben 1€ por cada 3€ que aportan).

Finalmente, existe el problema del choque cultural, y por ello proponemos dos medidas. La primera es la de dar preferencia a los inmigrantes que comparten en lo esencial nuestra misma cultura frente a quienes traen concepciones más conflictivas, como es el caso de los musulmanes. Y es que, como es obvio, siempre resultará más sencillo integrar a un hispanoamericano –hermanado con España por la historia, por el idioma y por la religión, y ojalá que también por el futuro– que a un magrebí. La segunda, sin duda la más importante, será la de revitalizar nuestra propia cultura, ya que nuestro verdadero problema de identidad es que como nación hemos renunciado a nuestra historia, a nuestra religión, a nuestra concepción católica del mundo, y todo ello lo hemos sustituido por los falsos valores de la modernidad: liberalismo, materialismo, laicismo, relativismo, antropocentrismo… Así cualquiera que viene a España con unos valores más o menos firmes necesariamente choca con nuestra vaciedad cultural y nuestra falta de convicciones, algo que no le estimula precisamente a adaptarse, sino más bien a reafirmarse en sus valores y creencias. ¿Cómo vamos a pretender que se integre nadie en nuestra patética pseudocultura –o contracultura más bien– actual, mera sucursal de esa “cultura mundialista” de las películas de Hollywood, de los MacDonals y de los pantalones vaqueros? ¿Acaso creemos nosotros mismos en ella? Sin un plan serio de revitalización cultural de España según su propia identidad, el argumento de la escasa integración de los inmigrantes queda cojo.

Y es que a fin de cuentas el problema, el verdadero problema que la inmigración pone en evidencia, es el de la decadencia del proyecto histórico de España como nación. Devolvamos a España la fe en sí misma, en su proyecto histórico, en su misión en el mundo y en su propia cultura, y a buen seguro que casi todos los problemas nacionales, incluidos los que se asocian a la inmigración, se resolverán casi por sí mismos.

Jorge Garrido San Román (Vicesecretario General de FE-JONS y Presidente de la Unión Nacional de Trabajadores)

Ley de Extranjería: http://www.boe.es/legislacion/codigos/abrir_pdf.php?fich=070_Codigo_de_Extranjeria.pdf

 

Castilla Resiste: Os meto todo esto para que de una vez por todas quede aclarada la postura oficial de Falange Española de las JONS sobre este tema. Postura por cierto similar más o menos a la de otros partidos patriotas como el MSR. Podrá compartirse o no. Podrá criticarse y podrá mejorarse. Pero ésta es la que es y no la que algunos andan diciendo por foros y redes sociales para intoxicar.

Hay una cosa en la que coincido plenamente con FE-JONS. El límite en toda actuación política está en la dignidad de las personas. Ésta nunca debe rebasarse. Al menos yo como católico me niego a rebasarla. La inmigración, hoy por hoy, es un arma del capitalismo para destruir las conquistas sociales de los europeos. Consiste básicamente en usar a trabajadores extranjeros para bajar sueldos, derechos y gozar de mano de obra abundante para tener a los trabajadores sumisos. Y en esto, todo hay que decirlo, el capitalismo tiene una gran fuerza aliada. La izquierda europea. Animo a todos aquellos que pretenden solucionar este problema corriendo a golpes a los inmigrantes por las calles de España, a que primero hagan lo propio con los causantes del mismo. Esto es, banqueros, patronal y casta política. Porque la inmigración forzosa que sufrimos no puede solucionarse sin destruir el sistema económico que la propicia. No se puede luchar contra la inmigración y el tráfico de seres humanos sin atacar de frente al sistema capitalista.

fejons