Recordando a Mohamed Ali.

mohamedali

A veces confundimos a las personas con amplios conocimientos sobre algunas materias con personas muy inteligentes. Muhammad Ali no era un catedrático de nada. No era un profesor universitario. No era un científico. Era un hombre sencillo, con una mente muy brillante y las ideas bien claras. Pero lo más importante es que siempre habló de manera sencilla y sin miedo, desafiando al pensamiento único y a lo políticamente correcto. Fue un hombre que tiró por tierra todos esos conceptos erróneos, que hoy en día sigue enarbolando la progresía al servicio de la finanza internacional.

Desde este pequeño rincón de pensamientos libres que es este blog, le deseo un feliz descanso en paz junto a Dios y junto a sus antepasados.

Anuncios