1898…

san-valentin

El cine español se ha dedicado estos últimos 40 años básicamente y salvo excepciones, a mostrar comedias soeces, culos, tetas, esperpentos y Guerra Civil Española (con buenos demócratas y malos fascistas, claro). No es de extrañar que sobreviva a duras penas gracias a las subvenciones públicas. Por eso casi nadie va a ver una película española. Y el hecho de que Torrente arrase en las taquillas es un caso extraño, pero no tanto si uno evalúa la calidad moral e intelectual de buena parte de la población ex-pañola.

El Cine, nació como un Arte y hoy casi ha quedado reducido a la propaganda. Hollywood no es otra cosa que una fábrica de propaganda. Y en España, como en todo Occidente, se ha usado para minar las bases morales de su pueblo, destruyendo no solo su fe, sino sus mitos fundacionales como nación.

Cuantas veces hemos oído decir a muchos españoles que en España no se hace Cine Histórico, al margen de la Guerra Civil. Y su parte de razón tenían. Pero honestamente, es mejor que no lo hagan. Ya hemos visto como en series como El Ministerio del Tiempo, se han lanzado toneladas de basura sobre nuestra Historia. Desde aquel capítulo donde se evitaba que Felipe II consiguiera ganar la guerra a Inglaterra y cambiar el curso de la Historia para gloria de España o a ese otro donde el Cid es un mercenario y además un maltratador…

Hay que convencer a los españoles de que su nación es un error histórico. Hay que insistirles en que toda su Historia es un accidente que no debe volver a repetirse. Meterles en la cabeza que no hubo en verdad una Reconquista (fue una guerra civil, dicen), ni un Imperio Cristiano, ni gloria en sus Tercios, ni honor ni orgullo. Que España inventó la esclavitud y que su Inquisición mató más que nadie en el mundo.Y hay que hacer creer a los españoles que aquellos Últimos de Filipinas, cuya memoria honra hoy hasta el propio Estado Filipino, fueron allí obligados, sin ganas de combatir, sin amor por su país y que su resistencia fue fruto de las ambiciones y desvaríos de un oficial del Ejército Español.

Ya se lo dijo Kissinger a Carrero Blanco en 1973, meses antes de ordenar su asesinato: “cuando España ha sido importante, se ha vuelto peligrosa”. Y de eso se trata. De borrar la memoria del pueblo español. De lobotomizarles para que olviden quienes son y de donde proceden. Que sigamos con nuestro complejo de inferioridad y nuestras ansias de autodestrucción. Y para eso hay que enseñarles una Historia alternativa, sobre todo a través del Cine y venderles muchas camisetas con la bandera pirata de la Union Jack (keep calm y se imbécil). No vaya a ser que los españolitos tomen un día conciencia del alma guerrera que llevan dentro y vuelvan a ser la mayor amenaza que ha tenido en toda su Historia el Imperio Anglo-Sionista de la Gran Bretaña y de los Estados Unidos de América.

Anuncios

9 pensamientos en “1898…

  1. Hola Alfonso,

    Hace tiempo que deje de ver películas, desde niño me gustaba la ciencia ficción, pero cuando descubrí que Hollywood se reía de mi advirtiéndome lo que nos iban a hacer, decidí que ya estaba bueno de financiarlos con mis entradas al cine.

    Luego me interese por la historia y descubrí que está falseada, ya tampoco veo películas históricas. Observo la triste realidad de un mundo donde las conciencias se aplastan en los países desarrollados con cacharros tecnológicos, diversión e inmoralidad y en el otro extremo marxista con hambre y criminalidad.

    Ya encontré una posible solución pero requiere de que trabajemos en equipo por salvaguardar el planeta, sus recursos naturales, los principios morales, la ética y la convivencia armoniosa. Sabemos que unos pocos quieren destruir la Hispanidad, pero no lo vamos a permitir.

    Gracias por su entrada.
    José

  2. ¿Por qué tanta insistencia en la cristiandad como seña de identidad de España, últimamente? El cristianismo es una religión semítica, el caballo de Troya con el que la judiada introdujo el Antiguo Testamento en Europa. El personaje de Jesús de Nazaret y su mitología nunca casarán bien con el espíritu europeo. Me gustaban más sus primeros artículos sobre paganismo.

  3. Ya me gustaría saber a mí en qué sentido mi comentario anterior le pareció irrespetuoso o censurable, aparte de que no le haya gustado personalmente, quizá porque en el fondo sepa que lo que decía es cierto, o le dé miedo de que pudiera sugestionar a otros lectores de nuestro común ámbito identitario. Qué poca honestidad. Con aliados como usted, nos sobran los adversarios.

    • No había censurado nada. Simplemente los comentarios no suben hasta que yo los modero y no entro en este blog cada día. Solo cuando puedo y me apetece. Pero usted por su cuenta sacó sus propias conclusiones. “Piensa el ladrón que todos son de su condición”.

      Respecto a las sandeces que usted dice de Caballos de Troya semíticos y no se que chorradas más, le voy a decir simplemente que Europa no ha estado nunca más unida y vertebrada que bajo la hegemonía del Cristianismo y de los Imperios Cristianos de Europa. No hubo jamás una Europa pagana. Hubo una Europa de tribus y al otro lado Roma. Pero si usted quiere volver a los sacrificios humanos y adorar a un dios tuerto, no seré yo quien se lo reproche. Así, mientras algunos juegan al paganismo masónico y New Age, otros continuaremos nuestro rearme moral y espiritual de la mano de la religión de nuestros antepasados, que no es otra que la de Cristo. Estudie usted la Historia de España y entenderá porqué el Cristianismo son los cimientos de la Nación Española. Es así de sencillo.

      Y por mi parte estoy más que cumplido con mi respuesta. Algo que por el tono de sus mensajes usted ni merecía.

      Un saludo.

      • Chapó. No puede haber mejor respuesta, sí señor. Cansado estoy ya del cuento del cristianismo como religión semítica, en realidad quienes sostienen esa falacia son de la misma pasta que los que se tragan el holocuento.

      • Le pido disculpas por haber prejuzgado el retraso en la publicación de mi anterior comentario, y puedo entender que no quiera continuar el debate.

        Pero creo que debería permitirme puntualizar al menos -ya que ha proyectado en mí esas ideas- que los nacionalsocialistas no cristianos no defendemos en absoluto el antiguo paganismo (ni mucho menos el neopaganismo friki) como alternativa al cristianismo. Nos interesa su estudio porque es portador de ciertos valores europeos ancestrales, pero por supuesto asumimos que llega un momento en el que es necesario poner orden en el caos. En este punto estamos de acuerdo.

        El problema es que, justamente, ese proceso natural de evolución del politeísmo al monoteísmo, de la tribu a la nación, fue interrumpido en Europa con la irrupción del cristianismo, que usurpó el lugar que debiera haberle correspondido a una gran religión europea. Lamentablemente, no podemos mirarnos en lo que no fue, pero eso no hace más genuino a Jesucristo, que como su propio nombre indica, es hijo de Judea (AT) y la Grecia más helenista y decadente (NT), por crudo que suene.

        Por supuesto, yo no sé cómo se supera esta paradoja. Tal vez lo mejor sea dejarla estar, o como creo haberle leído a usted, apelar al cristianismo medieval u otras formas de cristianismo aún portadoras del espíritu clásico. Pero en cualquier caso, creo que es bueno al menos ser consciente de ella.

        Un saludo.

      • El Paganismo es Historia. Yo lo veo así. No lo veo como una alternativa espiritual viable. Cuando Hitler llegó al poder, no solamente ilegalizó a las logias masónicas. También a las logias germánicas. Precisamente por sus excentricidades New Age. Entre ellas la famosa Sociedad Thule.
        Hay algo que debemos reconocer los europeos de los musulmanes que tenemos aquí. Moralmente son superiores. Miran a su alrededor y no ven una Europa cristiana con valores cristianos. Ven basura degenerada y reaccionan frente a ello. O recuperamos la religión de nuestros padres o frente a su espiritualidad, que es su pólvora, estamos perdidos. Solemos culpar con frecuencia a los de fuera. A los sionistas y demás. Pero ellos no hacen nada que no hicieran antes. Somos nosotros los que hemos cambiado y nos hemos dejado seducir por su oro y su degeneración. Precisamente por haber dado la espalda a Cristo. Esto es así y es inapelable.
        Te animo a estudiar la Historia y la religión cristiana en profundidad, antes de hacer juicios de valor basados en afirmaciones de otros. Yo no se de que raza era Cristo. Se que era judío de fe y que su familia era de Galilea, no de Judea (provincias romanas separadas administrativamente). También sabemos que etnicamente los galileos eran mayoritariamente descendientes de griegos y asirios. Y que por tanto eran muy blancos. La Tradición nos ha mostrado siempre un Jesús de Nazaret (Nazaret era de Galilea, no de Judea) blanco, e incluso con ojos azules. Los primeros discípulos también eran galileos y por ello despreciados por los judios. Eran de otra raza y tenían su propio dialecto del Arameo. Cada cual que saque sus propias conclusiones. En cualquier caso Dios se encarna donde quiere y como quiere. Si Cristo fuera chino, seguiría siendo mi Dios. Yo creo en el Dios que los católicos afirmamos en nuestro Credo. Creo que todos los hombres somos hijos de ese Dios. Y que la diversidad racial es parte de su obra divina, que nadie debería romper imponiendo mestizajes masivos o aniquilando razas enteras, como hoy sucede con los blancos. Eso es en lo que creo. Mi fe es la que me da fuerzas y para mí ya no hay debate entre paganismo y cristianismo. Ni entre politeísmo o monoteísmo. El debate es entre quienes creemos en Dios y defendemos su causa y los que no creen en nada y hacen la obra del Diablo (materialismo, relativismo, etc.). Soy católico como José Antonio, Onésimo Redondo, León Degrelle, Codreanu, Hitler y tantos otros líderes patriotas. Ellos ya no están y no van a volver. Pero la fe que les movió a ellos, me mueve a mí. Por cierto, Ramón Bau y Pedro Varela son NS y son también católicos tradicionalistas. Un saludo.

  4. Hola a todos,
    Pienso que la Tierra seria un verdadero Paraíso si se tuviera tolerancia y respeto por las ideas religiosas de los demás y no se las descalificara simplemente por algún tipo de desacuerdo o interpretación y por supuesto se respetaran las vidas y propiedades de todas las personas independiente de su credo, color, raza o filosofía. No como hace ISIS que es el extremo de la intolerancia que culmina con la psicosis colectiva más abyecta que no respeta los más mínimos estándares para la supervivencia de toda la especie Humana como son los Derechos Humanos.

    Las enseñanzas originales de Jesús permitieron, por un tiempo, sacar de la barbarie a la civilización. Que posteriormente la Iglesia y gente que se dicen “cristianos” no las hayan honrado esa es otra cuestión, pero el cristiano autentico y honesto tiene en las enseñanzas de Jesús una herramienta para elevar el estándar moral de la cultura, en especial la Europea, que se está perdiendo. Y una cultura que pierde sus valores morales y su dignidad lo ha perdido todo y es pasto de los “lobos,” esos mismos lobos que quieren acabar con la identidad y cultura Europea además de nuestra raza.

    Hay muchas religiones, así como hay razas, sin embargo el espíritu no tiene ni raza, ni color, ni ideologías, ni filosofías, solo tiene una sola esencia y es la misma para todos los seres espirituales sea cual sea su creencia, es esa esencia espiritual que nos independiza de las ataduras materiales y materialistas y nos hace a todos hermanos por igual. Aquella frase de “mi reino no es de este mundo” no se refería a tronos, alguien tan sabio y a la vez humilde y sencillo no necesitaba trono ni adulación, él se refería a esa esencia espiritual que es parte de cada uno de nosotros y “no es de este mundo”.

    Así que es fútil intentar diferenciarse y pelear entre hermanos, los primeros cristianos, los auténticos, no lo hicieron, a menos que queramos engordar las ya voluminosas cuentas de los banqueros con nuestra sangre derramada, pues al final todas las guerras llevan el sello de la banca y ya sabemos de donde proviene.

    La paz sea con vosotros.
    José

Los comentarios están cerrados.