La Cruz de Iglesias.

hispanidad

Hace unos días, ese diputado que se cree más listo que el resto de los mortales por haber sido profesor de universidad y que atiende al nombre de Pablo Iglesias Turrión, hacía una despectiva referencia a la Cruz de Borgoña y su significado. Sin duda se refería a cuando durante nuestra Cruzada de 1936 a 1939, los gudaris del PNV se entregaban cobardemente al Ejército Nacional, para evitar ser capturados y ejecutados en el acto por los Requetés carlistas. Aquella Cruz de Borgoña sobre paño blanco era la enseña del Carlismo, ciertamente.

Pero esa enseña no comenzó ni terminó en el movimiento carlista. Era mucho más antigua. La Cruz de Borgoña o de San Andrés eran las armas de Felipe El Hermoso. Esposo de Juana I de Castilla y que permanecieron como enseña de los ejércitos castellanos y más tarde de los Tercios Españoles. A nuestros soldados les gustaba combatir bajo esa Cruz santa, en la que había sido martirizado San Andrés. Se sentían protegidos y en verdad, bajo esa bandera católica, en sus diferentes formas, los ejércitos españoles fueron literalmente invencibles. De hecho se puede considerar bandera nacional española entre 1506 a 1843. Casi 3 siglos. Y aún lo es de algunas regiones y provincias hispanoamericanas y de muchos regimientos de lo que queda del Ejército Español.

Pero esa bandera es más aún. Fue la primera bandera de la Monarquía Hispánica restaurada por los Reyes Católicos en 1492. Esa Monarquía que unió a toda España hasta 1640 (independencia de Portugal) en una especie de confederación de pueblos, reinos, virreinatos de ultramar y señoríos, bajo la soberanía de un mismo rey, cuyo primer mandato era la defensa de la Fe Católica. Porque esa era la verdadera argamasa de aquella España. La Fe y el Rey. Luego cada territorio tenía sus propias leyes, lenguas, usos y costumbres. Todas diferentes pero todas españolas. Pero ante la amenaza de uno solo de ellos, el Rey y el resto de territorios acudían en su defensa. Por eso me extraña un poco el desprecio hacia esa bandera del señor Iglesias Turrión. Él, que tanto presume de ser federalista. Aunque ya sabemos cual es su federalismo. Apoyar a los separatistas en Navarra, Vasconia y Cataluña, mientras se niega a reconocer los derechos de la Región Castellana y de la Región Leonesa.

Aunque no ha de extrañarme tanto su desprecio por lo antes mencionado. El carácter católico de esa bandera española. Dado que este diputado no hace honor a su apellido y profesa un anticristianismo más que evidente, a la par que un profundo respeto por el Islam (por principio los progres aman todo lo que es contrario a Cristo). Y como a todo buen anticristiano, los símbolos de Cristo le repelen. Como a los vampiros.

espanas

Pero me alegra ese odio y esa repulsión hacia esa bandera que tantos españoles amamos y defendemos. Dice el refrán castellano que “si no quieres caldo, toma dos tazas”. Y eso es lo que le vamos a dar a este diputado, hijo de un militante de la banda terrorista FRAP. Dos tazas. A partir de ahora, cada vez que acuda a una movilización callejera, me va usted a ver con esa bandera. Por ser española, por honrar a Cristo con ella y por recordar a esos valientes carlistas que usted tanto ha despreciado y que dieron por Dios y por España lo mejor de sus vidas.

¡Viva Cristo Rey!

Hola. Me llamo Occidente (II)

 

El área…

ruinas1

En Pamplona gobierna una coalición formada por Bildu, Podemos, PNV y lo que queda de IU. A pesar de sus distancias ideológicas, los enemigos de España saben unirse para seguir con su labor, que no es otra que romper lo que queda de nuestro país.

En cambio, cada vez que los patriotas españoles dan un paso adelante para una mínima colaboración, alguien se encarga de que más tarde se den 3 hacia atrás. Y no, no es una conspiración de fuera. No empecemos a acusar al mundialismo o al CNI. Somos nosotros mismos. Nosotros solos. Hoy te ajusto las cuentas por aquello de dijiste, mañana te difamo en Facebook y pasado te doy la mano mientras te pongo a parir a tus espaldas. Éste es el “mundillo”. La gente del “palo”. El “área”.

Y luego escribimos sesudos artículos de porqué no existe una alternativa patriota en España, cuando todo se resume en dos palabras, cainismo ibérico.

Cuando España sea solo un recuerdo. Cuando seamos viejos de 80 años. O cuando nuestro horizonte vital sea simplemente la antesala de nuestra muerte. Nuestros enemigos nos harán un monumento. Un homenaje a nuestra infamia. El epitafio podrá decir algo así como “A todos aquellos fachas que tan bien nos allanaron el camino”. Y en ese monumento estarán los nombres de muchos miembros de ese microcosmos de odios, envidias y rencores decimonónicos, que es el “área”. Y quizá incluso nuestros propios nombres.

España no nos juzgará porque habrá muerto. Pero Dios sí porque es eterno. Allá cada uno.

Vale quien sirve.

El artífice del Estado del Bienestar.

giron-de-velasco

Cada vez que escucho a un socialista atribuirse la sanidad pública, las pensiones o mejora alguna en la calidad de vida de los trabajadores, me pongo enfermo. Es una mentira que han repetido una y mil veces. Y ya se sabe, una mentira repetida miles de veces termina por convertirse en verdad. Pues no señores del PSOE. Son ustedes unos embusteros redomados, cuya gestión al frente de España solo nos ha traído decadencia económica, moral, precariedad laboral y pobreza.

Hoy por segunda vez, quiero dedicar un respetuoso y afectuoso recuerdo a quien verdaderamente deben los trabajadores españoles las conquistas sociales de las que aún disfrutan. Don José Antonio Girón de Velasco. Ministro falangista del régimen de Franco.

 

falange

¿Pena?.

Durante 16 años seguidos, el PSOE gobernó España, a veces con mayoría absoluta y a veces con la complicidad del PNV y CiU. Durante todos esos años España cambió de arriba a abajo ciertamente.

Comenzaron gobernando en 1982 metiéndonos por la puerta de atrás en la Comunidad Económica Europea (actual Unión Europea). Para ello destruyeron la mayor parte del tejido industrial español. Incluso vendiendo a precio de saldo a sus amiguetes las empresas del Estado pertenecientes al Instituto Nacional de Industria (labor rematada luego por el PP de Aznar). Privatizaron la Caja Postal de Ahorros (luego Argentaria), que vendieron por dos duros al BBV (ahora BBVA). Redujeron asimismo la agricultura y ganadería españolas y trituraron la flota pesquera española, que hasta entonces era la segunda del mundo. Algo que también demandaba la CEE (UE). Legalizaron las Empresas de Trabajo Temporal (ETTs). Realizaron reformas laborales salvajes, recortando derechos sociales a los trabajadores españoles, provocando duras huelgas generales en todo el país. Iniciaron los primeros recortes en la Sanidad Pública y comenzaron su privatización. Limpiaron de desafectos al Ejército y redujeron radicalmente el números de soldados y oficiales en el mismo. Pasando en pocos años de 3 millones de militares a menos de 1 millón (el PP de Aznar remató la faena destruyendo la Mili, que era el pueblo en armas, y dejándolo en los actuales 100.000 efectivos profesionales. De los cuales solamente son operativos 10.000 militares). Ayudaron más que nadie a la instauración del Estado Autonómico, propiciando los privilegios a Cataluña y País Vasco, mientras por otro lado destrozaban a la Región Castellana dividiéndola en 5 trozos (con la inestimable ayuda de la UCD, hoy PP).

Pero también hicieron muchas más cosas. Directamente se cargaron la Enseñanza, eliminando el Griego, el Latín y recortando gravemente materias como la Filosofía, la Historia y la Religión en las aulas. Impusieron la despenalización del Aborto. Tras los 8 años de paréntesis del gobierno del PP de Aznar (tan nefasto casi como los 16 años de régimen socialista en España), volvieron al poder de la mano de Zapatero, gracias a los atentados del 11M en el 2004 (nunca investigados a conciencia). Durante esos años, continuaron el proceso de desmembración de España, cuestionando por boca del propio Zapatero el concepto de nación y dando más alas y privilegios a los nacionalistas periféricos. Llevaron al país a la ruina, aumentando su deuda por encima del 50% del PIB (hoy el PP la ha elevado hasta el 100%), mintieron a los ciudadanos sobre la crisis económica que se cernía sobre la Nación (congelaron pensiones y sueldos a funcionarios) y reavivaron los odios guerracivilistas, merced a la Ley de Memoria Histórica (ley que el PP no ha tocado). Negociaron con la banda terrorista ETA, orinándose en la sangre de las víctimas. Y Zapatero por su cuenta y riesgo, ofreció España como sede oficial del Escudo Nuclear de la OTAN. Convirtiendo por tanto a nuestro país, en objetivo nuclear directo, en caso de guerra.

He hecho un resumen a groso modo de la gestión de España a manos del PSOE. Creo que no hay partido que haya hecho más daño a España que ellos (le sigue muy de cerca el PP). Viendo ahora la situación de hundimiento de ese partido, que no es socialista, ni obrero, ni español, ¿debo sentir pena?. NINGUNA.

“A todo cerdo le llega su San Martín”.

psoe

La Libertad del hombre.

José Antonio Girón de Velasco

“…libertad del hombre para aclamar y amar a su Patria, para mandar en su hogar, para arrojar de él las pestes que le infectaban, libertad para trabajar sin el agobio del despido injusto y para percibir para sí y para su familia un salario decente. Libertad de ponerse enfermo, libertad de envejecer, libertad de tener hijos, libertad de participar en la Reglamentación de su trabajo, libertad de defenderse ante Tribunales independientes y, finalmente, señores, libertad de ser útiles a la Patria y libertad de adquirir nuevos derechos y con ellos nuevos deberes y libertad también de poseer el inefable goce de poder cumplirlos. Libertad de responsabilidad; es decir, libertad de poder llegar a tener sobre los hombros la máxima responsabilidad del país, la del mando y libertad por tanto de saber ejercerla”.

J. A. Girón de Velasco: La libertad del hombre (1957)