Perdón.

falange

 

Perdónanos por habernos quedado anclados tanto tiempo en uniformes y símbolos, que quizá no merecemos llevar, habiendo olvidando nuestra misión.

Perdónanos por haber dado la espalda a España, a sus trabajadores y a los más humildes de nuestro país, justamente cuando más nos necesitaban.

Perdónanos por habernos quedado en la vela ante tu foto y en la nostalgia ante tu nombre.

Perdónanos por haber olvidado que el azul no era el color de un disfraz, sino el del hábito de monjes, poetas y soldados.

Perdónanos por nuestras rencillas estúpidas. Por haber sembrado tanto odio unos contra otros y entre camaradas, a sabiendas de que eso nos hacía débiles ante el adversario.

Perdónanos por haber entregado las calles de España al enemigo.

Perdónanos por tanto ritual y tan poco trabajo. Por tanto egoísmo y tanta vanidad.

Perdónanos por habernos quedado en la poesía y haber olvidado la acción.

Perdónanos por reclamar tu nombre a gritos en las calles, mientras le negábamos el saludo a tanto camarada honrado de otra casa falangista.

Perdónanos por sabernos tus discursos de memoria, siendo incapaces de entender su espíritu y aplicarlo.

Perdónanos por tanta prepotencia y tanta falta de humildad.

Perdónanos por no haber sabido estar a tu altura.

Perdónanos por estos ochenta años. No de tu ausencia… sino de la nuestra.

Pero vamos a seguir caminando. Sin nostalgias, con la mirada siempre arriba, el Sol en nuestra cara y tu Revolución guiando nuestros corazones.

JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA

¡¡¡PRESENTE!!!

jose-antonio-primo-de-rivera

Anuncios