Postales del Kali Yuga

kaliyuga

Postales del Kali yuga

Las tormentas circulares anuncian el fin del mundo.

Dentro de poco no habrá tiempo sino círculos de vacío.

El pavimento se hunde con los huesos de los olvidados en su matriz de petróleo.

Las filas de luces titilan como ancianos temblorosos ante la inminencia de la oscuridad.

La ciudad flota en su inseguridad de existir o de haber existido alguna vez.

La pregunta es siempre la misma sobre la vida y el amor, pero entre tanto la sangre fluye de las heridas en la guerra por sobrevivir.

No busco intelectuales, mejor creadores de símbolos y forjadores de victorias.

Mejor el viento en el rostro en una ruta vacía o la secreta muerte de un enemigo en una calle sin testigos.

Somos unas delirantes sombras que deambulan bajo el estallido del rayo y el devoto bramar del trueno.

Nuestro dios es Shiva pero le llamamos de mil modos distintos desde hace milenios.

Una grieta de estrellas se ha abierto en el cielo pero puede ser la última que podamos ver.

Lo absoluto atraviesa lo posible en los espíritus que están llamados a permanecer.

Lo posible no es más que un perro bravo con cadena de ahorque.

Alivianemos las cargas porque no se justifican.

Busquemos hermandades en los minutos que nos quedan.

La verdad siempre es un secreto para los mediocres.

Las tormentas nos anuncian el nacimiento del superhombre y las centellas no son sino la energía de los dioses resucitando.

Juan Pablo Vitali

Anuncios