Feliz y Próspero Año 2018.

falange_castilla

Los compromisos familiares me impiden acudir a vosotros a través de este blog más veces de las que quisiera. Pero hoy que tengo unos breves minutos, no quiero dejar de felicitaros y agradeceros vuestra fidelidad. Creo que no hace falta que os diga como está nuestra patria castellana y española. También sobra describir en lo que han convertido a nuestra amada Europa. Pero no os preocupéis. La noche es más oscura justo antes del amanecer. Que no decaiga vuestro ánimo y os voy a dar dos razones poderosas para ello. Dios está con nosotros, por tanto la victoria es segura. Y en consecuencia, el futuro nos pertenece.

Que este 2018 que llega suponga un año menos para esa victoria que todos anhelamos. Que Dios os bendiga a todos y a vuestras familias. Por el pan y la tierra. Por la Justicia y el amor.

¡Patria o Muerte! ¡Arriba España! y ¡Viva siempre Cristo Rey!

españas3

Anuncios

Pensando en Azul.

Como sabéis, no tengo muchas ganas de escribir últimamente. La situación del mundo no anima precisamente a ello y creo que todo lo que podía decir sobre lo que acontece a mi alrededor está ya dicho.

Pero hoy quiero tocar de nuevo el tema falangista. Por que cuando uno ha pasado por esa casa, algo permanece siempre en su interior. Algo de azul mahón se te queda para siempre. Observo desde una perspectiva heterodoxa que hay cosas que invitan al hartazgo del mundo azul. Las continuas llamadas a la unidad son un claro ejemplo. Como si ser 150 en lugar de 100 nos fuera a asegurar la victoria. La nula autocrítica y  en general las pocas ganas que hay de hacer las cosas con sentido común.

Miren ustedes, cada vez que muere un destacado falangista, se le cantan sus virtudes pero se silencian sus defectos. Y uno de esos grandes defectos, casi pandemia del mundo falangista, ha sido la carencia absoluta de disciplina. Solo hay que ver la cantidad de grupos de Facebook clamando por la unidad falangista, desde cientos de ordenadores en cientos de casas y cada uno de ellos delante del respectivo sillón particular. ¿Nadie se da cuenta?. Seamos serios, ¿cuantos se afiliarían hoy a una sola Falange unida?. Pues muy pocos. Sobre todo por que la mentalidad mercantilista nos invita hoy a no trabajar por nada que no nos proporcione una ganancia material. La misma mentalidad que nos invita a no querer arriesgar esas pocas migajas que el sistema nos da y que denominamos estado del bienestar. En concreto, estamos más a gusto sin hacer nada ni arriesgar nada. Eso sí, criticar desde el pc que no quede. Hay gente que en una sola mañana es capaz de postear en su muro más de 100 quejas diarias. Vamos a asumirlo. Somos unos burgueses de mierda. En mayor o menor medida que los demás, pero lo somos. Por eso necesitamos los tiempos difíciles. Para sacudirnos de encima tanta modorra y tanta gilipollez. Tranquilos, los tenemos ya encima. Bienvenidos.

Vamos a ver, ¿cuantos falangistas estarían dispuestos a participar en un solo congreso, a ser posible bajo siglas históricas, del que salieran unos jefes o un jefe, fueran quienes fuesen, y guardarles lealtad y disciplina?. ¿Cuantos?. Creo que muy pocos. Preferimos seguir a nuestro caudillo particular. Por que  nos cae mejor que el otro, por que estimamos que habla mejor, tiene más pelotas o lo que sea. Pero preferimos en definitiva la división. Pactar con las extremas derechas antes que con otros falangistas. Por que sí. Como buenos españoles, preferimos la división y el cerrilismo. Lo llevamos en los genes desde antes de Viriato.

Y vamos a otro tema controvertido. ¿Franco sí o no?. Por que mucho decirle a los progres que lleva 40 años muerto, pero para muchos falangistas tampoco es así. Hay que estar todo el día pelando la pava con el tema del Caudillo. Yo, desde mi heterodoxia miro hacia atrás y me pregunto, ¿estamos mejor ahora que con Franco?. No. Estamos mucho peor. No somos soberanos. No tenemos industria. Nos toman por el pito del sereno dentro y fuera de España… Definitivamente el Franquismo le daba 1000 vueltas al Régimen del 78. Y solo los progres de derechas o izquierdas opinan lo contrario. ¿Hizo Franco la Revolución que quería José Antonio?. No, pero sí. Hizo lo que los tanques de los aliados situados en los Pirineos, le dejaron hacer. Y fue en general bueno. Y ya está. El decreto de unificación pasó y no se puede cambiar. Y sin aquel decreto, no se hubiera ganado la guerra y lo sabemos todos. Punto. Vuelvo a recurrir a nuestros genes cainitas.

Otro tema que aburre. La figura de José Antonio. ¿Que hay que ser antes, eso de “Joseantoniano” o falangista?. Por que creo que no es lo mismo. Ser falangista es seguir la ideología Nacional Sindicalista. Ser “Joseantoniano” es adorar sistemáticamente su figura y nada más. Algo muy bonito cada 20N, pero grotesco cuando se hace los 365 días del año. Somos los abuelos Cebolleta guardando esa serie de fotos que “solo tengo yo” del Jefe y que solo enseñamos de vez en cuando. Franco no hizo la Revolución de José Antonio en su totalidad. Como dije antes. Tampoco la hacen los que se limitan a la adoración nocturna de José Antonio, en sus particulares sacristías. En serio, algunos a veces rozan el patetismo.

Estos días oigo hablar mucho de Sigfredo (DEP) y su Ética y Estilo. Un gran libro ciertamente. Pero no todo en él. No pongamos a los demás un listón tan alto, que ni nosotros mismos seamos capaces de superar. No mandemos a los demás a realizar esfuerzos que nosotros mismos no podamos o queramos asumir. Y ese es otro vicio azul.

De verdad, estamos ante un monstruo materialista que va a arrasar medio mundo y toda España. Los trabajadores españoles ya no tienen quienes les defiendan. Todos los que amamos España sentimos la carencia de una voz que rompa el discurso manido de los “demócratas”. Pues no lo vamos a conseguir coleccionando fotos, llaveros, opiniones y poniendo zancadillas continuas a los que tratan de cambiar las cosas. Con nuestros muchos defectos y pocas virtudes, no somos hoy un ejemplo a seguir por una juventud sin metas y sin futuro. Por eso a cada camisa azul suelen acompañarle las canas. No es un problema de nombres o símbolos. Somos nosotros mismos los que muchas veces con nuestras obsesiones chorras, nuestras pequeñas mezquindades, nuestros reiterados errores tácticos y nuestra estrecha visión de las cosas, se lo ponemos tan fácil al sistema. Ese sistema que no dudará en ponernos fuera de la ley cuando quiera. Por que no somos rival para él. Somos 4 y mal avenidos. 3 ciegos y el tuerto. Y da igual como nos llamemos. Cuando quiera el sistema, insisto, nos pondrá fuera de la ley. Y en nuestras manos está el querer cambiarlo.

¡ARRIBA ESPAÑA!