Feliz Navidad.

edward-burne-Jones

Puede que nos encontremos ante las últimas Navidades “normales” en Europa. Los vientos de cambios dramáticos y quizá traumáticos comienzan a soplar con fuerza. O quizá no pase nada. Pero vamos a festejar estas Navidades, que no significan otra cosa que Dios está con Nosotros. Por tanto solo podemos confiar en la victoria final del Espíritu contra la material. Del Bien contra el mal. De la Llama contra el hielo. Que así sea.

Feliz Navidad y Próspero 2019 a todos.

Sobre ADÑ, Vox y demás.

Amigos y conocidos me han estado preguntando por Vox. Y voy a intentar ser lo más claro y conciso posible. Yo, como sabéis ya, apoyo a ADÑ. Creo que es una coalición muy necesaria. Poco amplia, pero es lo que hay. Si otros prefieren diluirse en Vox o continuar con disputas dinásticas o sobre el sexo de los ángeles, es su problema. Todos somos necesarios pero nadie imprescindible.

Sinceramente, Vox no tiene ni una sola propuesta para mejorar las condiciones de los trabajadores españoles. No habla de echar abajo la reforma laboral del PP, ni de reindustrializar España, ni de salir del Euro, ni se cuestionan la permanencia de nuestra Patria en ese club masón y globalista que es la UE. Ahora, quien quiera votarles, me parece genial. Yo prefiero ser leal a mis principios, que se basan sobre todo en mi Fe religiosa. Y dejando esto claro, también quiero dejar mi opinión sobre la situación de cara a las posibles elecciones generales que se avecinan. Si Vox entra en el Parlamento, no será del todo malo. Porque es evidente que en algunas cosas coincido con ellos. La más importante es romper el discurso progre. Es necesario romper ese tabú que impide que en el Congreso se hable contra las leyes de género, contra la inmigración ilegal y la sustitución étnica de los españoles, la ilegalización de los partidos separatistas o contra la sectaria y ofensiva ley de memoria histórica. Ojalá quien hablara fuera gente de la nuestra, de ADÑ. Pero lo tenemos francamente difícil. Y lo tenemos tan difícil porque esto es lo que hemos cosechado los patriotas durante 40 años de puñaladas, deserciones, traiciones, cainismos y escisiones. Cada cual que se apunte el mérito que le corresponda. Pero si estamos en la marginalidad es por nuestra propia culpa. Y nada más. No busquemos enemigos fuera del área porque siempre los hemos tenido dentro. De modo que si Abascal y su gente les ponen los pelos de punta a los giliprogres desde la tribuna del Congreso de los Diputados, genial. Aunque yo no les vote.

Vox defraudará o eso creo yo. No serán tan contundentes en las instituciones como lo han sido en Vista Alegre. Porque en definitiva, siguen siendo una escisión del PP. Son el Aznarismo militante. Aquel que nos metió por la cara a más de 3 millones de inmigrantes o que liquidó el servicio militar. De hecho ya están matizando algunas de sus posiciones como lo de construir un muro blindado en Ceuta y Melilla. Pero con todo, se podrá hablar con más libertad de todas esas incorrecciones políticas que antes he mencionado. Y cuando ellos defrauden, puede que pase nuestro tren. Ese tren al que no se subirán los progres liberales de los barrios pijos, pero sí tantos trabajadores en paro, tantos mileuristas hartos de que les cuezan a impuestos. Tantos agricultores y ganaderos machacados por la UE. O esos 500.000 españoles que se han tenido que marchar de España para poder trabajar y que ven como personas, que entran ilegalmente en nuestro país, se llevan por la cara 650 euros al mes. Esa y no otra debe ser nuestra gente. Fanfarrias patrioteras, las justas y siempre acompañadas de soluciones sociales. Nuestro futuro está en la clase obrera española. Ni en la izquierda o la derecha giliprogre, liberal, mundialista y decadente. Ahora, ese tren hay que cogerle, porque puede que no pase nunca más ni para nosotros ni para España.

adñ2

1978-2018. NO A LA CONSTITUCIÓN.

Como bien advertía Don Blas Piñar en 1978, no se trataba de acabar con el Régimen del 18 de Julio. Se trataba de destruir por completo España. Si uno ve la situación política de España en 1975, cuando los separatistas entraban todos en un 600, y ve que hoy hay 5 autonomías en clara rebelión contra el Estado, se da cuenta de todo lo que hemos perdido durante estos años. Y el instrumento utilizado no ha sido otro que esta Constitución atea, monárquica y criminal. Que entre otras muchas cosas no garantiza ni el Derecho a la Vida del No Nacido.
 
Por tanto No a la Constitución. No al patriotismo constitucional. Y SÍ A DIOS Y A ESPAÑA.
Constitucion_de_1978