Contra el fatalismo y la desinformación.

caballeros

Una de las mejores formas de desinformar es precisamente la sobre información. Creo que todos en algunos momentos recibimos noticias que nos parecen lo suficientemente veraces e importantes como para compartirlas con familiares, amigos y conocidos. Pero no todos somos somos así de selectivos. Con frecuencia nos encontramos con cientos de noticias que nos llegan al móvil, al correo electrónico o a las redes sociales, sin criterio alguno. Muchas de estas noticias provenientes de medios digitales, que bajo la apariencia de medios patriotas, en realidad carecen del más mínimo rigor. De hecho yo he visto noticias absolutamente inventadas. Lo que ya hace un flaco favor a la causa patriota. Nosotros no somos políticos o periodistas de la cloaca del sistema y no necesitamos comportarnos como tales.

Cuando compartimos noticias sin contrastar, le hacemos daño a la causa de España. Cuando enviamos un montón de publicaciones, sin orden ni concierto y sin comprobar su veracidad, contribuimos a la sobre información. Lo que produce muchas veces un aluvión de fatalismo en quienes lo reciben. Porque parece que todo es horrible, que no hay nada bueno en el mundo, que todo está perdido. Y lo peor de todo, nos hace creer que no hay esperanza.

Por tanto mucho cuidado con la información que manejamos. Y como diría José Antonio, hay que saber levantar la poesía que promete frente a la que destruye. Somos católicos y Dios está con nosotros. Nuestro estandarte más importante es la Cruz. Y ese es el estandarte de los elegidos. No lo olvidemos. El mañana nos pertenece. Fuera el miedo y la tristeza de nuestros corazones.

Arriba España y Viva Cristo Rey.