La iglesia de Bergoglio cierra las puertas.

Los obispos españoles hace tiempo que no dan una a derechas. Todo comenzó con el virus Tarancón y termina con el Coronavirus. Ya he dicho alguna vez que como católico me dolió mucho la actitud de la Iglesia durante la crisis del 2.008. Ya se nos habrá olvidado. Pero eran aquellos meses de fuerte crecimiento del paro. Padres de familia desesperados sin tener nada que llevar a su casa. Familias enteras en comedores sociales. Desahucios en masa. Suicidios silenciados por el gobierno del mezquino Zapatero. Y en medio de todo aquello, el silencio atronador de la Conferencia Episcopal. Aquellos meses ciertamente la Iglesia dejó abandonado a su asustado rebaño.

Ahora llega el Coronavirus y le dan una victoria gratis al Enemigo. Lo que no hizo el actual gobierno social-comunista, lo han hecho la mayoría de obispos españoles. No todos, pero si la mayoría. Cerrar los templos. En medio de esta tribulación los obispos cierran las iglesias, niegan las comuniones a los fieles y lo peor de todo, niegan las confesiones. Muchos católicos pensamos aquello de que “con amigos como éstos, quién necesita enemigos”. ¿Así es como los obispos consuelan a los fieles en estos momentos de desconcierto y de miedo?. ¿Tienen miedo los obispos españoles al virus?. Que lo tengan los ateos y personas con poca Fe es entendible, ¿pero ustedes?. ¿Miedo viendo al Hijo de Dios apaleado y crucificado?. En serio, ¿tienes ustedes la Fe al menos del mismo tamaño de ese virus al que tanto temen?. Que pena, que asco y que vergüenza. Todo esto añadido a su silencio durante la profanación de la Basílica del Valle de los Caídos del pasado año. Valiente raza la vuestra…

No importa. Quédense con los templos. Nosotros nos quedaremos con la Fe. Y con ella y con un buen puñado de sacerdotes valientes, intentaremos acompañar a las personas sencillas que tengan miedo o a quienes estén a punto de caer en la desesperanza. También nos quedaremos con la X en la Declaración de la Renta. Somos católicos. No deseamos la muerte, pero no la tememos. Y menos aún tememos a ese virus que ha puesto de rodillas no solamente al hombre moderno, si no también al parecer a la iglesia apóstata y cobarde. Las mezquitas en Madrid no han cerrado las puertas a sus fieles. ¿Ven?. Incluso los imanes tienen más dignidad que ustedes.

VIVA CRISTO REY

atanasio

“Ellos, entonces, poseen los templos. Vosotros, en cambio, la tradición de la Fe apostólica. Ellos, consolidados en esos lugares, están en realidad al margen de la verdadera Fe, en cambio vosotros, que estáis excluidos de los templos, permanecéis dentro de esa Fe”.

(San Atanasio)