España siempre te tiene en mente, Eva.

evita

“El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas. Es la gran fuerza de los pueblos: la única que no poseen sus enemigos, porque ellos han suprimido del mundo todo lo que suene a corazón. Por eso los venceremos. Porque aunque tengan dinero, privilegios, jerarquías, poder y riquezas no podrán ser nunca fanáticos. Porque no tienen corazón. Nosotros sí. Ellos no pueden ser idealistas, porque las ideas tienen su raíz en la inteligencia, pero los ideales tienen su pedestal en el corazón.”

“El capitalismo foráneo, el capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podido comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos. Una vez más, mis queridos descamisados, uniéndonos al líder y conductor, reafirmamos que en la vida argentina ya no hay lugar para el colonialismo económico, para la injusticia social, ni para los traficantes de nuestra soberanía y nuestro porvenir…”

(Eva Perón)

El problema es la Globalización.

Angel

Como nos gusta teorizar y usar etiquetas. En medio del Tsunami que se nos viene encima, seguimos a lo nuestro. A ser exquisitos en todas nuestras opiniones. “Yo es que soy esto, yo opino lo otro, contigo no porque eres no se que…”

Señores, si un marciano viera nuestro mundo desde el espacio, se daría cuenta de que solo hay ahora mismo a nivel mundial dos grandes movimientos geopolíticos. Los que están en favor de una Globalización que de lugar a una dictadura mundial, donde gobierne una pequeña élite sobre una masa de esclavos sin identidad. Y los que están en contra. No hay nada más. Luego uno puede elegir que movimiento político apoya para luchar o no contra esto. El Capitalismo de Marx ya no existe. La proletarización de las masas pasó hace tiempo. Y desde luego no se puede juzgar el presente con la retina anclada en movimientos políticos de hace 80 años. Aunque nos podamos quedar con lo válido de ellos y usarlo como base..

En vez de marcar el paso a los demás, nos valdría más prepararnos cada uno de nosotros para darlo todo cuando llegue el momento. Igual que hacemos ejercicio físico para mantenernos en forma, también deberíamos hacer otros ejercicios espirituales para fortalecer nuestra alma. Falta nos va a hacer.

Y es verdad que tenemos cientos de problemas. Pero si los analizamos correctamente, en verdad solo tenemos uno. La Globalización y quienes la impulsan. Los sionistas. Los fieles servidores del Demonio. Por eso precisamente sabemos que no van a ganar y por eso ellos pisan el acelerador. Saben que su tiempo termina.

Contra la persecución.

democracia7

El pasado miércoles comenzó el periodo anual más importante para la Fe Católica. La Cuaresma. El más importante porque celebramos la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. El Dios hecho hombre. Nadie ha podido ver alguna noticia al respecto en los medios de comunicación españoles. Ni tan si quiera en la televisión pública estatal. Pocos se habrán dado cuenta del detalle, pero no sucede lo mismo con otras confesiones. El Ramadán o la Fiesta del Cordero de los musulmanes, son recordadas siempre en esos mismos medios. Como hacen también con la Januká hebrea. Y esto resulta muy llamativo en un país como España, que a pesar de 40 años de sufrir políticas anti católicas para extirpar su verdadera Fe, que es su base fundacional como nación, todavía más del 70% de los españoles se confiesa católico. ¿Por qué sucede esto?. Bueno, las explicaciones son varias. Primero porque hay una campaña a nivel Europeo para islamizar todo el Continente. Pretenden usar al Islam para que la Europa cristiana quede absolutamente destruida. Y esto es así porque la Iglesia Católica es la única que se asienta sobre la tumba de San Pedro, primer Papa cristiano. Y es la única que se opone por principio a la Globalización y al Nuevo Orden Mundial. Y todo ello a pesar de haber sufrido un grave proceso de infiltración masónica desde el Concilio Vaticano II. Ese concilio que abrió las puertas a todo, incluso al humo de Satanás, como bien reconoció el Pontífice Pablo VI. En España aquello se tradujo en la aparición de obispos como Tarancón. Que entre otras cosas se dedicaron a apuñalar por la espalda al régimen que les había salvado la vida en 1936. Aquellos años en que los curas y monjas eran asesinados a sangre fría y donde la Misa quedó reducida a celebraciones clandestinas en domicilios privados. Por eso aquella guerra civil fue santificada por Pío XII como Cruzada.

Aquella traición y el acomodarse a los nuevos aires liberales, trajo como consecuencia el vaciado sistemático de las iglesias y la pérdida de respeto institucional hacia el Catolicismo y hacia los católicos. Lo vemos estos días, cuando en la celebración del Carnaval de Gran Canaria, se ultraja a la Fe Católica y al individuo que lo hace se le concede el primer premio. Todo ello con la felicitación expresa en Twitter del Partido Popular de esa isla. El mismo Partido Popular que ha introducido la ideología de género en los colegios religiosos y no religiosos, de varias autonomías en las que gobierna. El mismo Partido Popular que ha desatado una persecución judicial contra la ONG Hazteoír, por oponerse públicamente a esa ideología de género. Y respecto a este tema, llama la atención que todos los medios del régimen hayan usado la misma etiqueta para difamar a Hazteoír. Los ha denominado “ultracatólicos”. Todo ello a pesar de que esta organización se limita a luchar por los mismos derechos humanos que recoge la propia ONU. Cualquiera que entre en su página, no encontrará apenas ninguna referencia religiosa, más allá del respeto que piden precisamente para el ejercicio de esa libertad.

Pero al margen de esto, ¿que es eso de ser ultracatólico?. ¿Significa no tolerar la persecución institucional al Catolicismo?. ¿Significa no tolerar que nos cierren la boca ante esos lobbys de presión subvencionados, que solo representan a minorías y que pretenden que el resto adoptemos por imposición su cosmovisión de la vida?. ¿Significa mantenernos firmes e impermeables a la degeneración política y moral que está destruyendo España y el resto de Europa?. Pues entonces sí. Pero no somos ultracatólicos. Somos simplemente católicos. Católicos integrales si quieren. Católicos que intentamos imitar, en la medida de lo posible, al mismo Jesús o a seguidores de su Fe como San Pedro, San Pablo, San Francisco de Asís, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús o Santa Teresa de Calcuta. A ellos también les llamarían hoy ultracatólicos. ¿Quienes quedan fuera de esta denominación?. Los que guardan silencio. Los católicos cobardes y acomplejados. Los que miran hacia otro lado. Los tibios. Los sepulcros blanqueados vestidos de curas, monjas y obispos, que se venden al Mundo y a sus medios de comunicación. Los que prefieren preocuparse del cambio climático y no del alma de sus feligreses. Los creen que toda liturgia religiosa es simbólica. Los que no creen en la Transubstanciación del pan y el vino en el cuerpo de Cristo. Los que pretenden convertir a la Asamblea de Cristo en una mera ONG más. Los que usando hábito, se abrazan a miembros de otras religiones, mientras dan la espalda a esos católicos que no han renunciado a la liturgia y principios cristianos tradicionales.

No van a parar hasta meternos de nuevo en las catacumbas. La represión solo acaba de comenzar. En ese sentido las Escrituras y los mensajes marianos son muy claros. Pero también son muy claros cuando nos dicen que todo esto culminará con el triunfo de Cristo frente a Satanás. Ahora serás tú, lector católico, quien deba elegir que debes hacer ante todo esto. Si mantener tu Fe firme ante la maldad y la pobredumbre o “progredumbre”que nos rodea. O por el contrario dar la espalda y renegar de Dios y de la Fe de tus antepasados. Pero recuerda, quien no se humilla ante Dios, lo hará ante el Diablo. Tú decides. Y no tengáis miedo. Ya salimos una vez de las catacumbas y de que manera. Dios está con nosotros.

¡Viva Cristo Rey!

cruzado

Postales del Kali Yuga

kaliyuga

Postales del Kali yuga

Las tormentas circulares anuncian el fin del mundo.

Dentro de poco no habrá tiempo sino círculos de vacío.

El pavimento se hunde con los huesos de los olvidados en su matriz de petróleo.

Las filas de luces titilan como ancianos temblorosos ante la inminencia de la oscuridad.

La ciudad flota en su inseguridad de existir o de haber existido alguna vez.

La pregunta es siempre la misma sobre la vida y el amor, pero entre tanto la sangre fluye de las heridas en la guerra por sobrevivir.

No busco intelectuales, mejor creadores de símbolos y forjadores de victorias.

Mejor el viento en el rostro en una ruta vacía o la secreta muerte de un enemigo en una calle sin testigos.

Somos unas delirantes sombras que deambulan bajo el estallido del rayo y el devoto bramar del trueno.

Nuestro dios es Shiva pero le llamamos de mil modos distintos desde hace milenios.

Una grieta de estrellas se ha abierto en el cielo pero puede ser la última que podamos ver.

Lo absoluto atraviesa lo posible en los espíritus que están llamados a permanecer.

Lo posible no es más que un perro bravo con cadena de ahorque.

Alivianemos las cargas porque no se justifican.

Busquemos hermandades en los minutos que nos quedan.

La verdad siempre es un secreto para los mediocres.

Las tormentas nos anuncian el nacimiento del superhombre y las centellas no son sino la energía de los dioses resucitando.

Juan Pablo Vitali