Señoritismo.

 

 

 

jose_antonio

“Ya son bastantes los que cuando nos ven nos saludan con el brazo en alto. Pero da la casualidad de que muchos saludan así en presencia de un whisky, al que consagran, sorbo a sorbo, las mejores horas de un día cuyo rendimiento conocido empieza a la una de la tarde.

Esos mismos que así intercalan el saludo romano entre el whisky y nuestra presencia son los más apremiantes en sus censuras por nuestra lentitud, los más exigentes en los propósitos de represalias y los más radicales en la elección verbal de los procedimientos combativos.

Bueno es hacer constar que luego, a la hora de la verdad, no se halla a los tales repartiendo y recibiendo, golpes. Ni, más modestamente, se los encuentra propicios a suministrar el más moderado auxilio económico.

* * *

No es, pues, inoportuno empezar a poner las cosas en claro.

A Falange Española no le interesa nada, como tipo social. el señorito.

El “señorito” es la degeneración del “señor”, del “hidalgo” que escribió, y hasta hace bien poco, las mejores páginas de nuestra historia. El señor era tal señor porque era capaz de “renunciar”, esto es, dimitir privilegios, comodidades y placeres en homenaje a una alta idea de “servicio”. Nobleza obliga, pensaban los hidalgos, los señores; es decir, nobleza “exige”. Cuanto más se es, más hay que ser capaz de dejar de ser. Y así, de los padrones de hidalguía salieron los más de los nombres que se engalanaron en el sacrificio.

Pero el señorito, al revés que el señor, cree que la posición social, en vez de obligar, releva. Releva del trabajo, de la abnegación y de la solidaridad con los demás mortales. Claro que entre los señoritos, todavía, hay muchos capaces de ser señores. ¿Cómo lo vamos a desconocer nosotros? Estos reproches, por definición, no van con ellos. Sí van, en cambio, contra los señoritos típicos: contra los que creen que con un saludo romano en un “bar” pagan por adelantado los esfuerzos con que imaginan que nosotros vamos a asegurarles la plácida ingurgitación de su vhisky.

* * *

Como aquí no se engaña a nadie, quede bien claro que nosotros, como todos los humanos que se consagran a un esfuerzo, podremos triunfar o fracasar. Pero que si triunfamos no triunfarán con nosotros los “señoritos”. El ocioso convidado a la vida sin contribuir en nada a las comunes tareas, es un tipo llamado a desaparecer en toda comunidad bien regida. La Humanidad tiene sobre sus hombros demasiadas cargas para que unos cuantos se consideren exentos de toda obligación. Claro que no todos tienen que hacer las mismas faenas; desde el trabajo manual más humilde hasta la magistratura social de ejemplo y de refinamiento, son muchas las tareas que realizar. Pero hay que realizar alguna. El papel de invitado que no paga lleva camino de extinguirse en el mundo.

Y eso es lo que queremos nosotros: que se extinga. Para bien de los humildes, que en número de millones llevan una vida infrahumana, a cuyo mejoramiento tenemos que consagrarnos todos. Y para bien de los mismos “señoritos”, que, al volver a encontrar digno empleo para sus dotes, recobrarán, rehabilitados, la verdadera jerarquía que malgastaron en demasiadas horas de holganza”.

(F.E., núm. 4, 25 de enero de 1934)

Otro Maestro Ciruela…

joseantonio47

“El último José Antonio es el que me sirve. El que quiso acercarse a la CNT y al Partido Sindicalista de Ángel Pestaña. A quien hicieron loas Durruti, Abad de Santillán y hasta Julio Anguita”.

El que me sirve. O sea el yo por delante de todo. Pues no. No es verdad. El último José Antonio fue encarcelado ilegalmente por el Frente Popular (republicanos, socialistas, anarquistas y comunistas) y se le mantuvo en prisión a pesar de las resoluciones judiciales a su favor. El último José Antonio fue juzgado por jueces de ese mismo Frente Popular (republicanos, socialistas, anarquistas y comunistas) y condenado a muerte tras la farsa judicial. El último José Antonio perdonó de antemano a los milicianos que le iban a fusilar porque era un hombre de profundas convicciones católicas. Por esas mismas razones pidió un sacerdote para confesarse. No llamó a Durruti ni a la Pasionaria. Llamó a un sacerdote. El último José Antonio se negó a ponerse de rodillas frente al pelotón de ejecución y prorrumpió en gritos de ¡Viva España y Arriba España!. Por eso le dispararon a las piernas, sin esperar la orden de fuego sobre él y apenas a 3 metros de distancia. A sangre fría. El último José Antonio habiendo caído al suelo por las heridas, recibió por último un tiro de gracia en la frente. Aquel pelotón que le asesinó a sangre fría lo componían 14 milicianos de la CNT y del Partido Comunista de España. Ese y no otro fue el último José Antonio. Luego muchos de sus enemigos hablaron bien de él. Pero con la guerra perdida y desde el exilio.

Mirad, cuando un falangista pierde la Fe, empieza a acercarse al enemigo. Porque como diría Chesterton, “cuando el hombre deja de creer en Dios, está dispuesto a creer en cualquier cosa”. Incluso en el Diablo, añado yo. Entonces se empieza a criticar lo que uno cree que sobra en la doctrina. Se intentan reinterpretar frases de manera torticera. Se sacan citas fuera de contexto. Se borra lo que en esa doctrina hay de dedo acusador de la traición que se está cometiendo. Y se vende una Falange amputada, atea y moderna, que casa perfectamente con el nuevo falangista, ahora de extrema izquierda. Lo más patético de todo es ver a esa extrema izquierda despreciar una y mil veces al traidor a la Fe, que ha hecho todo lo posible por hacerse perdonar un pasado que siempre le pesará como una lápida sobre su conciencia.

ARRIBA ESPAÑA Y VIVA CRISTO REY

José Antonio, ¡PRESENTE!

joseantonio31

He aquí a Jacob, en soledades ásperas. Que, lejos de las tiendas de sus nómadas, Nocturnamente pugna con un Ángel Miembros promiscuos y fundidos hálitos. Este, así, mozo frágil y este dolmen, Por tres vegadas milenario sílice, Ara en que tres culturas desangráronse, Trabados veo, como nupciales púgiles. Amor, amor, cruenta antropofagia, Amor, que tanto como escupas, bebes. «¡Te quiero, ruge, porque no me gustas!» A la aurora, ya el Ángel derribado, Cedía al vencedor su propio nombre Y José Antonio se llamaba España.

EUGENIO D’ ORS

ADÑ debe seguir y FEJONS también.

Comienzo con este título para ahorrarle la lectura a los que piensan de manera diferente. Particularmente  a los que desde hace 10 años o más, llevan pidiendo la disolución de FEJONS como receta mágica para que surja una especie de FN a la española. También a los que por un lado esgrimen los famosos 27 Puntos de la Falange de 1.934 para no colaborar con nadie y que por otro quieren que las siglas FEJONS correspondan a una mera asociación cultural. Yo respeto todas las opiniones y espero que los demás respeten la mía.

El pasado 19 de Diciembre ya di mi opinión sobre ADÑ y Vox. Y la misma no ha variado tras estas últimas elecciones. Como decía anteriormente, nada avala esa teoría que dice que hay que disolver todos los grupos patriotas para que surja algo nuevo. Sinceramente, no creo que de la nada salgo algo. Y sinceramente, no creo que Vox vaya a ser ni de lejos algo parecido al FN de Marine Le Pen. Lo digo porque el propio Abascal ha marcado bien sus distancias ideológicas con esta formación y porque el programa social del FN al lado del de Vox son agua y aceite. Pero respeto a quien espera lo contrario en un futuro. También esperaban que la AP de Fraga y el PP de Rajoy más tarde, defendieran a España, cuando traicionaban a Blas Piñar en el 82. Porque esto no es nuevo. Ya hemos visto a donde conduce el camino del liberalismo. Llueve sobre mojado. Y Vox no solamente es liberal. Es el PP de Aznar. El PP verde. Ni el FN, ni el partido de Orban, ni el de Salvini. Pero de verdad, quien quiera creer eso, estupendo. Respeto su opinión.

Como ya sabéis, odio mirar fuera de España. Algunos veletas cambian de opinión según se menea la escena patriota europea. Olvidando que cada país es diferente. No tenemos la Historia de Francia, ni la de Alemania, ni la de Italia. Somos españoles. Y éramos una nación antes que esas tres que acabo de mencionar. Tenemos problemas comunes, pero otros genuinamente nacionales. Por tanto, no me sirven las recetas extranjeras. Ahora bien, puestos a mirar hacia fuera, miremos a Grecia, por ejemplo. Amanecer Dorado es un partido patriota de la vieja escuela. No disimulan lo que son y no les importa lo que digan de ellos. Fueron irrelevantes durante los 80 y los 90. Hoy tienen 17 diputados en el Parlamento griego. Su receta. Trabajo, constancia, fe y saber estar donde hay que estar y cuando hay que estar. ¿Sirve esto para España?. No lo sé. Como digo, no somos Grecia. Pero saco este dato para los que piensan que hay que tirar por el retrete éstas u otras siglas históricas.

El problema de ADÑ ha sido su tardanza. Ha surgido cuando a Vox “alguien” le cambió la bicicleta por un deportivo. Pasaron de la nada, de la irrelevancia absoluta a mágicamente estar en todos los medios de comunicación. ADÑ no ha tenido esa “suerte”. Quizá por eso, por la escasez de medios y de tiempo y por no gozar de los favores de Tel Aviv (todo hay que decirlo), no han podido cosechar los resultados esperados. Pero no todo ha sido malo. El mundo azul se ha abierto al mundo social patriota. Y viceversa. Creo que todos han aprendido de todos. Creo que se han reducido rencillas y desconfianzas. Incluso ha habido unanimidad a la hora de elegir al cabeza de lista. Martín Ynestrillas. Hombre de honor y de trayectoria limpia e intachable al servicio de España. Sinceramente, creo que se ha empezado un camino de esperanza. Y creo que truncarlo sería un error para todos. Para los social patriotas y para los falangistas.

No es fácil ni aconsejable dar recetas desde fuera. Pero comparto algunas de Jordi Garriga. Sobre todo la de la constancia en el trabajo. La coalición no puede aparecer solamente en periodos electorales. Esto es una carrera de fondo y de poco vale querer esprintar, cuando no se ha entrenado en meses. Hay que dar a conocer la existencia de ADÑ a los españoles. Y hay que sumar más formaciones. También creo que es fundamental encontrar una mínima pero constante financiación. Sin esto, poco se puede hacer. Partidos como Podemos tienen sus propias tiendas de ropa “progre” (198). Por poner un ejemplo.

También tenemos la problemática del mundo azul. En parte las cosas están como están en el área, fruto de décadas de rupturas, enfrentamientos y puñaladas entre unos y otros. La situación actual es esperanzadora, dado que las formaciones mayoritarias (FEJONS-FE) están en muy buena sintonía. Los grupúsculos de 5 entorno a un blog y los que dicen ser más auténticos que nadie, pero que luego esconden banderas y emblemas, no me interesan. Todavía menos los que han descubierto en Buenaventura Durruti (gran asesino de patriotas y católicos) a un nuevo “pensador nacional sindicalista”. Y como no, tampoco me interesan toda esa riada de frikis y trolls que se esconden en las redes sociales. Que jamás dicen algo constructivo y cuya finalidad es el placer de destruir. Los adoradores de fotos y carteles en blanco y negro. Los del Arriba España cibernético, que luego ni son capaces de sacar una bandera a la ventana de su casa. Los obtusos de la nostalgia de los años 30, 40 o 60. Los que insisten en los 27 puntos de 1.934, olvidando a la Falange de 1.935 y sobre todo a la de 1.936. Los que en definitiva, sacan frases y consignas de José Antonio fuera de su tiempo y de su contexto para avalar su sandeces y terminar pidiendo el voto a Vox. En serio, con esta gente no se va a ninguna parte.

No hace falta ser profeta para darse cuenta de como España y el resto de Europa han entrado de lleno en un periodo muy rápido de desestabilización. Dentro de poco conceptos como la democracia, la libertad o los derechos, van a ser un recuerdo en medio del escenario que se prepara. Resumiendo, no vamos a una guerra. Estamos ya en ello. Y en esa tesitura de desórdenes y vacío de poder vamos a necesitar no un partido verde o unas urnas, sino un núcleo de hombres inasequibles al desaliento. FEJONS y ADÑ, repito, deben seguir adelante.

20N 2.018.

Como ya he dicho en las redes sociales, hoy es el único día en que los falangistas podemos darnos el lujo de venerar el recuerdo de José Antonio. El resto del año, no. Ser nacional sindicalista es tener unos valores, una visión de España y en definitiva una manera de ser. No es recrearnos en la nostalgia del pasado o en el culto reiterado a una foto con una vela. Desde mi punto de vista lo absolutamente válido de José Antonio es su ejemplo y su entrega. Seguramente él no estará contento con todos esos “camaradas” cuyo único “sacrificio” es llevar un llavero con su efigie y levantar el brazo cada vez que suena el Himno de España en un recinto cerrado.

Estamos en la recta final de la Historia de España. Quien quiera ver la situación de otra manera, allá él. Nuestra Patria pende de un hilo. A poco que nos demos cuenta, cualquier día por la mañana será el último. Luego vendrá el caos, la miseria, el hambre y probablemente la guerra. Y no exagero lo más mínimo.

Sabéis todos que FEJONS ha puesto en marcha una coalición electoral para las Europeas del 2019. ADÑ. En ella participan FE, DN y AES. Yo y muchos más le estamos dando apoyo. Propagandístico y por qué no, también financiero. Pero hay cosas que no me gustan en todo esto. Que esta coalición debería haberse hecho mucho antes y que en ella hay ausencias muy significativas. Lo respeto. Cada cual sabe donde debe estar. Pero que ante la situación que sufre España, algunos sigan con sus remilgos, fobias y “felices” como cabezas de ratón, me produce mucha tristeza. Y es que no nos pondremos de acuerdo ni cuando nos tengan a todos ante la fosa común.

Eso es lo que hay y eso es lo que quería contar hoy, 20N. El día en que los que nos precedieron nos miran verticales desde las estrellas, confiando en que sepamos estar a su altura.

José Antonio Primo de Rivera ¡PRESENTE!

joseantonio29

Somos como tú. ADÑ.

adñ

Somos la Europa del Aborto Cero, la Europa que se mantiene firme en los principios y valores cristianos, principios y valores eternos. Somos Patriotas, amamos a España y queremos todo su Bien. Somos la Europa de la Justicia social, del Bien Común, de la Dignidad humana, la que proteje a la infancia y quiere garantizar el futuro de todos los españoles. Somos la Europa del pleno empleo, la que lucha contra la precariedad laboral y contra la desindustrialización. ¡Adelante España! #SomosADÑ #Euroescépticos2019

Falange y Catolicismo.

bandera falange scorazon
Queremos que el espíritu religioso, clave de los mejores arcos de nuestra historia, sea respetado y amparado como se merece, sin que por eso el Estado se inmiscuya en funciones que no le son propias ni comparta -como lo hacía, tal vez por otros intereses que los de la verdadera Religión- funciones que sí le corresponde realizar por sí mismo”(Discurso fundacional de Falange Española, 29-octubre1933).
Falange Española no puede considerar la vida como un mero juego de factores económicos. No acepta la interpretación materialista de la historia.
Lo espiritual ha sido y es el resorte decisivo en la vida de los hombres y de los pueblos.
Aspecto preeminente de lo espiritual es lo religioso. Ningún hombre puede dejar de formularse las eternas preguntas sobre la vida y la muerte, sobre la creación y el más allá.
A esas preguntas no se puede contestar con evasivas; hay que contestar con la afirmación o con la negación.
España contestó siempre con la afirmación católica.
La interpretación católica de la vida es, en primer lugar, la verdadera; pero es además, históricamente, la española.
Por su sentido de CATOLICIDAD, de UNIVERSALIDAD, ganó España al mar y a la barbarie continentes desconocidos. Los ganó para incorporar a quienes los habitaban a una empresa universal de salvación.
Así, pues, toda reconstrucción de España ha de tener un sentido católico.
Esto no quiere decir que vayan a renacer las persecuciones contra quienes no lo sean. Los tiempos de las persecuciones religiosas han pasado.
Tampoco quiere decir que el Estado vaya a asumir directamente funciones religiosas que correspondan a la Iglesia,
Ni menos que vaya a tolerar intromisiones o maquinaciones de la Iglesia, con daño posible para la dignidad del Estado o para la integridad nacional.
Quiere decir que el Estado nuevo se inspirará en el espíritu religioso católico tradicional en España y concordará con la Iglesia las consideraciones y el amparo que le son debidos” (Puntos Iniciales, 7-diciembre1933).
Nuestro Movimiento incorpora el sentido católico –de gloriosa tradición y predominante en España– a la reconstrucción nacional.
La Iglesia y el Estado concordarán sus facultades respectivas, sin que se admita intromisión o actividad alguna que menoscabe la dignidad del Estado o la integridad nacional”(Norma Programática, noviembre1934).
Curiosamente y a pesar de saber todas estas cosas, persiste desde ámbitos Tradicionalistas, afirmaciones particulares sobre no se que ateísmo e incluso anticristianismo falangista. Bueno, espero que las cosas hayan quedado ya lo suficientemente claras. Creo que dada la situación actual de España, sobran declaraciones cuyo único fin parece pretender crear más división entre patriotas.
aguila2

Pensando en Azul.

Como sabéis, no tengo muchas ganas de escribir últimamente. La situación del mundo no anima precisamente a ello y creo que todo lo que podía decir sobre lo que acontece a mi alrededor está ya dicho.

Pero hoy quiero tocar de nuevo el tema falangista. Por que cuando uno ha pasado por esa casa, algo permanece siempre en su interior. Algo de azul mahón se te queda para siempre. Observo desde una perspectiva heterodoxa que hay cosas que invitan al hartazgo del mundo azul. Las continuas llamadas a la unidad son un claro ejemplo. Como si ser 150 en lugar de 100 nos fuera a asegurar la victoria. La nula autocrítica y  en general las pocas ganas que hay de hacer las cosas con sentido común.

Miren ustedes, cada vez que muere un destacado falangista, se le cantan sus virtudes pero se silencian sus defectos. Y uno de esos grandes defectos, casi pandemia del mundo falangista, ha sido la carencia absoluta de disciplina. Solo hay que ver la cantidad de grupos de Facebook clamando por la unidad falangista, desde cientos de ordenadores en cientos de casas y cada uno de ellos delante del respectivo sillón particular. ¿Nadie se da cuenta?. Seamos serios, ¿cuantos se afiliarían hoy a una sola Falange unida?. Pues muy pocos. Sobre todo por que la mentalidad mercantilista nos invita hoy a no trabajar por nada que no nos proporcione una ganancia material. La misma mentalidad que nos invita a no querer arriesgar esas pocas migajas que el sistema nos da y que denominamos estado del bienestar. En concreto, estamos más a gusto sin hacer nada ni arriesgar nada. Eso sí, criticar desde el pc que no quede. Hay gente que en una sola mañana es capaz de postear en su muro más de 100 quejas diarias. Vamos a asumirlo. Somos unos burgueses de mierda. En mayor o menor medida que los demás, pero lo somos. Por eso necesitamos los tiempos difíciles. Para sacudirnos de encima tanta modorra y tanta gilipollez. Tranquilos, los tenemos ya encima. Bienvenidos.

Vamos a ver, ¿cuantos falangistas estarían dispuestos a participar en un solo congreso, a ser posible bajo siglas históricas, del que salieran unos jefes o un jefe, fueran quienes fuesen, y guardarles lealtad y disciplina?. ¿Cuantos?. Creo que muy pocos. Preferimos seguir a nuestro caudillo particular. Por que  nos cae mejor que el otro, por que estimamos que habla mejor, tiene más pelotas o lo que sea. Pero preferimos en definitiva la división. Pactar con las extremas derechas antes que con otros falangistas. Por que sí. Como buenos españoles, preferimos la división y el cerrilismo. Lo llevamos en los genes desde antes de Viriato.

Y vamos a otro tema controvertido. ¿Franco sí o no?. Por que mucho decirle a los progres que lleva 40 años muerto, pero para muchos falangistas tampoco es así. Hay que estar todo el día pelando la pava con el tema del Caudillo. Yo, desde mi heterodoxia miro hacia atrás y me pregunto, ¿estamos mejor ahora que con Franco?. No. Estamos mucho peor. No somos soberanos. No tenemos industria. Nos toman por el pito del sereno dentro y fuera de España… Definitivamente el Franquismo le daba 1000 vueltas al Régimen del 78. Y solo los progres de derechas o izquierdas opinan lo contrario. ¿Hizo Franco la Revolución que quería José Antonio?. No, pero sí. Hizo lo que los tanques de los aliados situados en los Pirineos, le dejaron hacer. Y fue en general bueno. Y ya está. El decreto de unificación pasó y no se puede cambiar. Y sin aquel decreto, no se hubiera ganado la guerra y lo sabemos todos. Punto. Vuelvo a recurrir a nuestros genes cainitas.

Otro tema que aburre. La figura de José Antonio. ¿Que hay que ser antes, eso de “Joseantoniano” o falangista?. Por que creo que no es lo mismo. Ser falangista es seguir la ideología Nacional Sindicalista. Ser “Joseantoniano” es adorar sistemáticamente su figura y nada más. Algo muy bonito cada 20N, pero grotesco cuando se hace los 365 días del año. Somos los abuelos Cebolleta guardando esa serie de fotos que “solo tengo yo” del Jefe y que solo enseñamos de vez en cuando. Franco no hizo la Revolución de José Antonio en su totalidad. Como dije antes. Tampoco la hacen los que se limitan a la adoración nocturna de José Antonio, en sus particulares sacristías. En serio, algunos a veces rozan el patetismo.

Estos días oigo hablar mucho de Sigfredo (DEP) y su Ética y Estilo. Un gran libro ciertamente. Pero no todo en él. No pongamos a los demás un listón tan alto, que ni nosotros mismos seamos capaces de superar. No mandemos a los demás a realizar esfuerzos que nosotros mismos no podamos o queramos asumir. Y ese es otro vicio azul.

De verdad, estamos ante un monstruo materialista que va a arrasar medio mundo y toda España. Los trabajadores españoles ya no tienen quienes les defiendan. Todos los que amamos España sentimos la carencia de una voz que rompa el discurso manido de los “demócratas”. Pues no lo vamos a conseguir coleccionando fotos, llaveros, opiniones y poniendo zancadillas continuas a los que tratan de cambiar las cosas. Con nuestros muchos defectos y pocas virtudes, no somos hoy un ejemplo a seguir por una juventud sin metas y sin futuro. Por eso a cada camisa azul suelen acompañarle las canas. No es un problema de nombres o símbolos. Somos nosotros mismos los que muchas veces con nuestras obsesiones chorras, nuestras pequeñas mezquindades, nuestros reiterados errores tácticos y nuestra estrecha visión de las cosas, se lo ponemos tan fácil al sistema. Ese sistema que no dudará en ponernos fuera de la ley cuando quiera. Por que no somos rival para él. Somos 4 y mal avenidos. 3 ciegos y el tuerto. Y da igual como nos llamemos. Cuando quiera el sistema, insisto, nos pondrá fuera de la ley. Y en nuestras manos está el querer cambiarlo.

¡ARRIBA ESPAÑA!