Hola. Me llamo Occidente (V).

Yemen es un ejemplo más de la hipocresía occidental. Arabia Saudí invade ese país, masacra a los civiles e incluso utiliza armas nucleares tácticas allí. La ONU (Occidente) mira a otro lado. Lo mismo que en Irak, en Afganistán, en Libia, etc.

Pero los occidentales andan estos días maldiciendo al 2016 porque estiman que ha sido un mal año. Y lloran amargamente para que el 2017 sea mejor. ¿Pero porqué llora tanto Occidente?. ¿Por los atentados “yihadistas” que ha habido en Europa?. ¿Por la catástrofe humanitaria que los yihadistas atlánticos han desatado en Siria?. ¿Por las violaciones sistemáticas a mujeres y niñas europeas, perpetradas por los “refugees”?. ¿Porque otro sionista más se va a sentar en la Casa Blanca?. No. Los occidentales lloran porque este año se les han muertos varios cantantes y algunas estrellas del Cine.

Y estas son las preguntas que me hago siempre. ¿Como pensáis que os juzgará vuestro Dios?. ¿A donde miraréis buscando consuelo cuando la guerra, la enfermedad, el hambre y la muerte lleguen  también a vuestros barrios?.

Feliz 2017…

occidente7

Anuncios

Hola. Me llamo Occidente (II)

 

“El Comunismo defiende los derechos humanos” (Alberto Garzón).

albertogarzon

Sí, la frase es de Alberto Garzón. Número 5 por la lista de Unidos Podemos en Madrid y líder del Partido Comunista de España. Podría escribir un artículo muy largo sobre los crímenes del Comunismo a lo largo y ancho del mundo. O simplemente quedarme con los miles de asesinatos perpetrados por esta secta en España. Pero como creo que las imágenes valen más que mil palabras, os quiero dejar un documental francés que nos habla sobre uno de los líderes máximos del movimiento comunista internacional, Josif Stalin. Aún hoy idolatrado por muchos, incluso en España y en el propio PCE. Es increíble que a estas alturas los comunistas se atrevan a hablar de Derechos Humanos, de Libertad y de Democracia. Disfrutadlo si podéis.

Hasta el… moño de hembristas.

aborto-desahucios

Hace no mucho escribí mi opinión sobre el tema del Aborto (https://castillaresiste.wordpress.com/2013/12/22/el-aborto-es-un-crimen/) y evidentemente nada ha cambiado. Tampoco mi opinión nefasta sobre el Feminismo y en general sobre las feministas. Ayer vimos otra muestra de la catadura moral y el esperpento que exhiben las hembristas. Ésta para más señas, “miembra” de Amaiur y por tanto fan de Arnaldo Otegi.

Esta tipa reconoce por un lado que lo que lleva en su vientre una mujer embarazada es su hijo. Y por otro que ese hijo es parte de su cuerpo y por tanto, es ella y solo ella la que tiene derecho a decidir si le deja vivir o le mata. De hecho lo expresa de la manera más soez (cada vez más de moda en el feminismo), dejando claro que solamente ella decide y que ese hijo, esa persona que lleva dentro, es como su moño y su coño.

También dice una serie de gansadas, que de pararse a reflexionar, se hubiese dado cuenta de como ha tirado por tierra a la Ciencia de la Biología. Vamos a ver gansa, nadie obliga a una mujer a ser madre, cierto. Pero el hecho de la maternidad sí que va en los genes. Verás bonita, aquellos cuyo cromosoma es XY (varones), no podemos engendrar hijos. Es algo que la Naturaleza ha adjudicado a todas las hembras de los mamíferos. Categoría zoológica a la que tú por desgracia perteneces al portar en tus genes el cromosoma XX. Me parece genial que hagas con tu cuerpo lo que te de la gana, como si te pegas un tiro. Pero esa decisión deja de tener validez en cuando un ser humano se engendre en tu vientre. En esto no puede haber marcha a atrás porque eso significa el asesinato de una persona inocente. Persona que no eres tú, ni tu moño, ni tu coño.

Agur.

 

El aborto es un crimen.

Bebé de 12 semanas.

Bebé de 12 semanas.

Y que haya personas en Europa que reclamen el crimen como un derecho, da una idea de en que punto de degeneración moral nos encontramos. Claro que siempre ha habido abortos en la Historia de Europa, del mismo modo que ha habido otros delitos y crímenes igualmente aberrantes. Pero antes no se hacían leyes para ampararlos. Ahora sí y esa es la diferencia.

En serio, este es un tema que para mí no admite discusión alguna. Puedo entender que este crimen se despenalice cuando haya por medio una violación, peligro grave para la madre o un bebé con graves malformaciones o taras físicas o psíquicas. Pero nada más. Y como bien habéis leído, hablo de despenalizar, no de legalizar, que es lo que piden muchos colectivos a los que el derecho a la vida presente en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución Española, les importa una mierda.

Cuando alguien pide que el aborto sea libre y gratuito, está pidiendo que matar sea libre y gratuito. Así veo yo y muchos más las cosas. Creo que toda mujer debe tener libertad para decidir querer ser madre o no. Pero esa decisión ya no queda a su capricho cuando tiene en su vientre unas células reproduciéndose, que con el tiempo darán lugar a un ser vivo, cuyos genes determinan desde el primer día que es un ser humano. No lo digo yo, lo dice la Ciencia. Por eso me da pena y asco ver a personas, especialmente mujeres que reclaman el derecho a matar esa vida. Una vida que no es un apéndice de su cuerpo, ni un tumor, ni un quiste. Es un ser humano con genes propios y diferenciados de la madre y del padre.

Que esto lo pidan las Femen, colectivo de golems al servicio del sionismo, orinandose como han hecho hace poco en el altar la Iglesia de la Madeleine en Francia, nos da una idea de la catadura moral de estos despojos humanos. También de todos esos grupos políticos en todos los parlamentos de Europa que les ríen las gracias y que solicitan como ellas la legalización del crimen. Tampoco es casual que algunos de estos grupos políticos estén ya trabajando en el siguiente paso a seguir, que es la despenalización de la Pedofilia y el derecho a tener sexo con animales. No exagero. Ya tenemos a pedófilos confesos en la Parlamento de Estrasburgo, cobrando su sueldo de todos los europeos que vivimos bajo la dictadura de la Comisión Europea.

En España el tema es todavía peor si cabe. Por culpa de la crisis, la demografía ha caído en picado desde el 2007. Estamos muy por debajo de la tasa de reposición. Solamente el 2% de las mujeres españolas están en edad fértil. O sea, directamente los españoles hemos entrado en la cuesta abajo hacia la extinción si nadie lo remedia. Solo en el 2011, más de 118.000 niños fueron asesinados en el vientre de sus madres. Y yo pregunto a todos esos ciudadanos españoles que están en favor de legalizar este crimen, ¿quien os va a pagar las pensiones?. Porque si ahora no nacen niños, está claro que dentro de 20 años aquí no va a trabajar ni el Tato. ¿A quien pensáis culpar entonces, a los políticos?. Estos progres que piden una educación pública y de calidad, ¿os habéis percatado que se van a cerrar cientos de colegios en toda España en 2 años por carencia de niños?. ¿A que os vais a dedicar?. No se, a ver si desde unas posturas egoístas y materialistas como estas os da que pensar.

Pero vuelvo al tema de los derechos. Estamos todo el día extremadamente sensibles con los animales. O al menos con algunos que nos son gratos como perros, gatos, lobos o pandas (las abejas y su extinción no importan a casi nadie). ¿Habéis visto a alguna especie animal que aborte cuando no le conviene?. El aborto inducido es una práctica exclusivamente humana y por tanto antinatural. O sea, por un lado damos derechos a los simios, pero por otro se los quitamos a los bebés. Porque ellos no pueden decidir. A ellos, a pesar de ser seres humanos nuevos y diferenciados de sus padres, no se les pregunta. A ellos se les impone el aborto. Ellos son las víctimas en todo esto. ¿Alguien se imagina lo que dirían los ecologistas si se practicaran abortos en cachorros de perros o gatos inyectándoles Cloruro Sódico en sus cabezas cuando aún están en el interior de sus madres?. Pues esto se hace con los bebés humanos. Luego se les saca a trozos, alguno de ellos todavía con vida. Y algunos humanos en el colmo de la degeneración piden que esto sea legal, libre y gratuito.

El mal se ha hecho ya tan absoluto en Occidente, que creo que no tenemos remedio por las buenas. No es algo nuevo. La decadente Roma se caracterizaba entre otras cosas por no querer tener hijos, por abortar en masa, por la depravación moral de una población que se negaba a trabajar y solo vivía para el ocio y en definitiva por abandonar todos los principios morales que la habían convertido en un Imperio y en la luz de Europa. Lo estamos repitiendo ahora. Entonces los germanos salvaron lo mejor de aquella civilización. Ahora los que vengan no llegarán del Norte de Europa. Vendrán de otras latitudes y no serán tan compasivos seguramente. Pero eso sí, os aseguro que acabarán por las bravas con esta pestilencia que nos ahoga y que se llama modernismo, globalización, materialismo y relativismo. Si ya no respetáis la vida del ser humano no nacido, no esperéis respeto alguno de la propia Naturaleza ni del resto del mundo.

bebe-mirada

Los blancos en extinción.

bebe-mirada

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/12/04/actualidad/1386159146_449745.html

Empezando por los españoles, claro. Hasta el momento ninguna reacción del Gobierno, a pesar de decir que les preocupa el asunto de las pensiones y de llevar esa grotesca careta de partido que lucha por la familia tradicional. Porque son dos temas íntimamente ligados. Si no nacen nuevos españoles, nadie pagará las pensiones cuando los actuales ciudadanos sean ancianos. Y es que a este gobierno como al resto de gobiernos títeres de toda Europa, el tema les da igual. De hecho trabajan para que las cosas sean así. No quieren que haya europeos a finales del Siglo XXI en ninguna de las actuales naciones blancas del mundo. Son muy pocos los medios de comunicación occidentales que alertan al respecto. Pero para eso están blogs como éste. Para denunciar el genocidio del que nadie quiere hablar. Ni tan siquiera muchos partidos patriotas, que no quieren ver que nada tiene sentido ni merece la pena si obviamos el hecho de que para el 2050 los europeos serán minoría en sus propios países sin posibilidad de marcha a atrás. Eso significa que no habrá castellanos, catalanes, bretones, escoceses o polacos.

Cambiar esta tendencia sólo se conseguiría con un cambio radical en la mentalidad de los europeos y lamentablemente esa posibilidad ocurrirá como fruto de un fuerte trauma social y político. Hoy por hoy los europeos siguen imbecilizados por los medios de comunicación y careciendo de los valores que una vez les hicieron grandes. Pero como siempre me gusta decir, hasta el rabo todo es toro y creo que ni España ni el resto de nuestro Continente han dicho aún su última palabra.

Leonidas_statue_new