El problema es la Globalización.

Angel

Como nos gusta teorizar y usar etiquetas. En medio del Tsunami que se nos viene encima, seguimos a lo nuestro. A ser exquisitos en todas nuestras opiniones. “Yo es que soy esto, yo opino lo otro, contigo no porque eres no se que…”

Señores, si un marciano viera nuestro mundo desde el espacio, se daría cuenta de que solo hay ahora mismo a nivel mundial dos grandes movimientos geopolíticos. Los que están en favor de una Globalización que de lugar a una dictadura mundial, donde gobierne una pequeña élite sobre una masa de esclavos sin identidad. Y los que están en contra. No hay nada más. Luego uno puede elegir que movimiento político apoya para luchar o no contra esto. El Capitalismo de Marx ya no existe. La proletarización de las masas pasó hace tiempo. Y desde luego no se puede juzgar el presente con la retina anclada en movimientos políticos de hace 80 años. Aunque nos podamos quedar con lo válido de ellos y usarlo como base..

En vez de marcar el paso a los demás, nos valdría más prepararnos cada uno de nosotros para darlo todo cuando llegue el momento. Igual que hacemos ejercicio físico para mantenernos en forma, también deberíamos hacer otros ejercicios espirituales para fortalecer nuestra alma. Falta nos va a hacer.

Y es verdad que tenemos cientos de problemas. Pero si los analizamos correctamente, en verdad solo tenemos uno. La Globalización y quienes la impulsan. Los sionistas. Los fieles servidores del Demonio. Por eso precisamente sabemos que no van a ganar y por eso ellos pisan el acelerador. Saben que su tiempo termina.

Castilla. Porqué y para qué.

guerrero_castellanoHay quienes desde la Generación del 98 añoran una idea de Castilla más o menos artificiosa, como cuna de una España Imperial y próspera que nunca existió. Al menos en cuanto a próspera. Cuando uno lee en los libros de Historia las condiciones de vida de los castellanos durante la época imperial, se da cuenta de que los que verdaderamente prosperaban en este país eran los nobles y sus reyes. Ni Castilla ni España. De hecho aquel Imperio y sus incontables guerras terminaron por arruinar a Castilla entera como ya predijeran en 1520 los rebeldes Comuneros de Castilla.

Yo añoro aquella otra Castilla pequeña y humilde, que rodeada de enemigos por Este, Oeste y Sur, supo mantener su independencia. Aquella Castilla condal estaba formada por hombres libres. Sus leyes eran votadas en las villas y llevadas por sus representantes ante el rey para que el mismo las refrendara a cambio de la lealtad de aquellas gentes. De hecho ningún rey era proclamado como tal en Castilla, sin haber jurado antes la defensa de los Fueros y las Costumbres del Reino. Podemos decir que entonces los reyes estaban al servicio de sus súbditos y no al contrario. La derrota Comunera y la llegada de la época imperial terminó con todo aquello, introduciendo en Castilla el absolutismo real. Las villas perdieron su amparo frente a la nobleza y la ruina dio lugar a una Castilla como la que hoy tenemos. Un territorio casi vacío y yermo.

Castilla en origen no era más fuerte por tener fronteras más extensas. Castilla era fuerte y poderosa porque su pueblo lo era. Aquella Castilla de hombres libres, manejaba por igual la azada que la espada. Aquella Castilla prefería morir en combate que vivir permanentemente arrodillada. Por eso Castilla fue el principal baluarte de la Reconquista. Ortega afirma algo similar cuando dice que Castilla antes de imperar en España supo ser emperatriz de sí misma.

Hoy cuando paseas por alguna de esas pequeñas aldeas por las que parece no haber pasado el tiempo y te topas con alguno de sus habitantes, te das cuenta de en que nos hemos convertido. Y es que los castellanos de hoy, ignorantes de su Historia y de su Identidad viven con miedo. Ese es el peor síntoma de ser esclavo. Esclavo de los bancos, esclavos de Bruselas, esclavos de una casta política que ellos en su propia ignorancia votan cada 4 años y en definitiva esclavos de su propio materialismo e individualismo.

siembra

Castilla no existe porque sus habitantes no la reivindican. Y no lo hacen porque no la aman. Y no la aman porque no la conocen. Y hay quien saca beneficio de todo esto. Que hoy Madrid sea la única provincia castellana desarrollada en medio de una Meseta despoblada, lo dice todo. Y lo es solo por ser la capital de esta España arruinada, mezquina y… liberal. De los contrario, sería una villa en ruinas como tantas en Castilla. El desarrollo del país se ha trasladado en mayor o menor medida a la periferia española, dejando abandonadas las tierras del interior. Los desequilibrios que esto ha originado ha propiciado que a día de hoy la España actual sea insostenible.

España necesita con urgencia de Castilla. No porque los castellanos sean mejores que el resto de los españoles. Es porque necesita recuperar a aquel pueblo viril, guerrero y campesino que supo devolver a todo el país su soberanía en 1492. Y Castilla necesita de España porque fue este en origen el motivo principal de su nacimiento y expansión. Si hay algo que los castellanos tuvieron siempre en mente, fue la recuperación del trono perdido de Don Rodrigo. Y ahora, estando ocupados por el sionismo de Bruselas y por su casta política, la palabra Castilla adquiere la dimensión de un grito de guerra.

Somos españoles porque somos castellanos. Y porque somos españoles somos parte esencial de Europa. España es mucho más que un estado, una bandera o un mapa. España significa soberanía, orgullo, y patria común de todos los pueblos ibéricos. Y no podremos hablar de nada de esto mientras uno de sus pueblos más insignes, como es el castellano, siga siendo negado, anulado y ultrajado por separatistas y por separadores. Ambos traidores, ambos antiespañoles y ambos… liberales.

 

castilla5