Contra la persecución.

democracia7

El pasado miércoles comenzó el periodo anual más importante para la Fe Católica. La Cuaresma. El más importante porque celebramos la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. El Dios hecho hombre. Nadie ha podido ver alguna noticia al respecto en los medios de comunicación españoles. Ni tan si quiera en la televisión pública estatal. Pocos se habrán dado cuenta del detalle, pero no sucede lo mismo con otras confesiones. El Ramadán o la Fiesta del Cordero de los musulmanes, son recordadas siempre en esos mismos medios. Como hacen también con la Januká hebrea. Y esto resulta muy llamativo en un país como España, que a pesar de 40 años de sufrir políticas anti católicas para extirpar su verdadera Fe, que es su base fundacional como nación, todavía más del 70% de los españoles se confiesa católico. ¿Por qué sucede esto?. Bueno, las explicaciones son varias. Primero porque hay una campaña a nivel Europeo para islamizar todo el Continente. Pretenden usar al Islam para que la Europa cristiana quede absolutamente destruida. Y esto es así porque la Iglesia Católica es la única que se asienta sobre la tumba de San Pedro, primer Papa cristiano. Y es la única que se opone por principio a la Globalización y al Nuevo Orden Mundial. Y todo ello a pesar de haber sufrido un grave proceso de infiltración masónica desde el Concilio Vaticano II. Ese concilio que abrió las puertas a todo, incluso al humo de Satanás, como bien reconoció el Pontífice Pablo VI. En España aquello se tradujo en la aparición de obispos como Tarancón. Que entre otras cosas se dedicaron a apuñalar por la espalda al régimen que les había salvado la vida en 1936. Aquellos años en que los curas y monjas eran asesinados a sangre fría y donde la Misa quedó reducida a celebraciones clandestinas en domicilios privados. Por eso aquella guerra civil fue santificada por Pío XII como Cruzada.

Aquella traición y el acomodarse a los nuevos aires liberales, trajo como consecuencia el vaciado sistemático de las iglesias y la pérdida de respeto institucional hacia el Catolicismo y hacia los católicos. Lo vemos estos días, cuando en la celebración del Carnaval de Gran Canaria, se ultraja a la Fe Católica y al individuo que lo hace se le concede el primer premio. Todo ello con la felicitación expresa en Twitter del Partido Popular de esa isla. El mismo Partido Popular que ha introducido la ideología de género en los colegios religiosos y no religiosos, de varias autonomías en las que gobierna. El mismo Partido Popular que ha desatado una persecución judicial contra la ONG Hazteoír, por oponerse públicamente a esa ideología de género. Y respecto a este tema, llama la atención que todos los medios del régimen hayan usado la misma etiqueta para difamar a Hazteoír. Los ha denominado “ultracatólicos”. Todo ello a pesar de que esta organización se limita a luchar por los mismos derechos humanos que recoge la propia ONU. Cualquiera que entre en su página, no encontrará apenas ninguna referencia religiosa, más allá del respeto que piden precisamente para el ejercicio de esa libertad.

Pero al margen de esto, ¿que es eso de ser ultracatólico?. ¿Significa no tolerar la persecución institucional al Catolicismo?. ¿Significa no tolerar que nos cierren la boca ante esos lobbys de presión subvencionados, que solo representan a minorías y que pretenden que el resto adoptemos por imposición su cosmovisión de la vida?. ¿Significa mantenernos firmes e impermeables a la degeneración política y moral que está destruyendo España y el resto de Europa?. Pues entonces sí. Pero no somos ultracatólicos. Somos simplemente católicos. Católicos integrales si quieren. Católicos que intentamos imitar, en la medida de lo posible, al mismo Jesús o a seguidores de su Fe como San Pedro, San Pablo, San Francisco de Asís, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús o Santa Teresa de Calcuta. A ellos también les llamarían hoy ultracatólicos. ¿Quienes quedan fuera de esta denominación?. Los que guardan silencio. Los católicos cobardes y acomplejados. Los que miran hacia otro lado. Los tibios. Los sepulcros blanqueados vestidos de curas, monjas y obispos, que se venden al Mundo y a sus medios de comunicación. Los que prefieren preocuparse del cambio climático y no del alma de sus feligreses. Los creen que toda liturgia religiosa es simbólica. Los que no creen en la Transubstanciación del pan y el vino en el cuerpo de Cristo. Los que pretenden convertir a la Asamblea de Cristo en una mera ONG más. Los que usando hábito, se abrazan a miembros de otras religiones, mientras dan la espalda a esos católicos que no han renunciado a la liturgia y principios cristianos tradicionales.

No van a parar hasta meternos de nuevo en las catacumbas. La represión solo acaba de comenzar. En ese sentido las Escrituras y los mensajes marianos son muy claros. Pero también son muy claros cuando nos dicen que todo esto culminará con el triunfo de Cristo frente a Satanás. Ahora serás tú, lector católico, quien deba elegir que debes hacer ante todo esto. Si mantener tu Fe firme ante la maldad y la pobredumbre o “progredumbre”que nos rodea. O por el contrario dar la espalda y renegar de Dios y de la Fe de tus antepasados. Pero recuerda, quien no se humilla ante Dios, lo hará ante el Diablo. Tú decides. Y no tengáis miedo. Ya salimos una vez de las catacumbas y de que manera. Dios está con nosotros.

¡Viva Cristo Rey!

cruzado

STOP hembrismo.

matrimonio

 

Algunos hombres dicen groserías a las mujeres. Pero la inmensa mayoría no lo hace.

Algunos hombres maltratan a sus parejas. Pero la inmensa mayoría no lo hace.

Algunos hombres asesinan a sus mujeres. Pero la inmensa mayoría no lo hace.

Algunos hombres piensan que las mujeres son seres inferiores. La mayoría piensan que son personas con los mismos derechos que los varones.

Algunas mujeres sufren discriminación en su sueldo respecto a los hombres. Y no es culpa de los hombres ni de ese “Heteropatriarcado” opresor del que hablan algunas feministas. Es culpa del sistema capitalista. De hecho la desigualdad salarial en España no existe en las empresas públicas. Solamente en las privadas. Por tanto no es culpa de los hombres.

Algunos hombres odian a las mujeres. La inmensa mayoría no lo hacen. Les gustan, las admiran, las respetan, las aman.

feminismo

Algunas mujeres han asesinado a sus hijos a despecho contra sus maridos. La mayoría no lo hace.

Algunas mujeres inventan denuncias falsas contra sus parejas, para obtener beneficios en sus procesos de separación. La mayoría no lo hace.

Algunas mujeres maltratan psicológicamente a sus maridos. La mayoría no lo hace.

Algunas mujeres llegan a golpear a sus parejas. La mayoría no lo hace.

Algunas mujeres vigilan y espían el movil a sus parejas. La mayoría no lo hace

Algunas mujeres han llegado a asesinar a sus maridos por diferentes causas. La mayoría no lo hace.

Hay personas buenas y malas. Hay hombres y mujeres buenos y malos. Hay violencia de hombres y también de mujeres. Hay discriminaciones a mujeres y a hombres.

Los hombres y las mujeres somos diferentes y complementarios. De hecho todos procedemos de la unión una mujer y de un hombre.

La violencia no tiene género.

 

BASTA YA DE SATANIZAR Y CRIMINALIZAR A LOS HOMBRES

BASTA YA DE ENFRENTAR A MUJERES CONTRA HOMBRES

BASTA DE DISCRIMINACIONES “POSITIVAS”

BASTA YA DE SEPARAR A LOS HOMBRES DE LAS MUJERES

BASTA DE CONVERTIR EN DOGMAS INDISCUTIBLES TODAS LAS FALSEDADES QUE PROPAGAN ALGUNAS FEMINISTAS

STOP FEMINISMO HEMBRISTA