Sobre ADÑ, Vox y demás.

Amigos y conocidos me han estado preguntando por Vox. Y voy a intentar ser lo más claro y conciso posible. Yo, como sabéis ya, apoyo a ADÑ. Creo que es una coalición muy necesaria. Poco amplia, pero es lo que hay. Si otros prefieren diluirse en Vox o continuar con disputas dinásticas o sobre el sexo de los ángeles, es su problema. Todos somos necesarios pero nadie imprescindible.

Sinceramente, Vox no tiene ni una sola propuesta para mejorar las condiciones de los trabajadores españoles. No habla de echar abajo la reforma laboral del PP, ni de reindustrializar España, ni de salir del Euro, ni se cuestionan la permanencia de nuestra Patria en ese club masón y globalista que es la UE. Ahora, quien quiera votarles, me parece genial. Yo prefiero ser leal a mis principios, que se basan sobre todo en mi Fe religiosa. Y dejando esto claro, también quiero dejar mi opinión sobre la situación de cara a las posibles elecciones generales que se avecinan. Si Vox entra en el Parlamento, no será del todo malo. Porque es evidente que en algunas cosas coincido con ellos. La más importante es romper el discurso progre. Es necesario romper ese tabú que impide que en el Congreso se hable contra las leyes de género, contra la inmigración ilegal y la sustitución étnica de los españoles, la ilegalización de los partidos separatistas o contra la sectaria y ofensiva ley de memoria histórica. Ojalá quien hablara fuera gente de la nuestra, de ADÑ. Pero lo tenemos francamente difícil. Y lo tenemos tan difícil porque esto es lo que hemos cosechado los patriotas durante 40 años de puñaladas, deserciones, traiciones, cainismos y escisiones. Cada cual que se apunte el mérito que le corresponda. Pero si estamos en la marginalidad es por nuestra propia culpa. Y nada más. No busquemos enemigos fuera del área porque siempre los hemos tenido dentro. De modo que si Abascal y su gente les ponen los pelos de punta a los giliprogres desde la tribuna del Congreso de los Diputados, genial. Aunque yo no les vote.

Vox defraudará o eso creo yo. No serán tan contundentes en las instituciones como lo han sido en Vista Alegre. Porque en definitiva, siguen siendo una escisión del PP. Son el Aznarismo militante. Aquel que nos metió por la cara a más de 3 millones de inmigrantes o que liquidó el servicio militar. De hecho ya están matizando algunas de sus posiciones como lo de construir un muro blindado en Ceuta y Melilla. Pero con todo, se podrá hablar con más libertad de todas esas incorrecciones políticas que antes he mencionado. Y cuando ellos defrauden, puede que pase nuestro tren. Ese tren al que no se subirán los progres liberales de los barrios pijos, pero sí tantos trabajadores en paro, tantos mileuristas hartos de que les cuezan a impuestos. Tantos agricultores y ganaderos machacados por la UE. O esos 500.000 españoles que se han tenido que marchar de España para poder trabajar y que ven como personas, que entran ilegalmente en nuestro país, se llevan por la cara 650 euros al mes. Esa y no otra debe ser nuestra gente. Fanfarrias patrioteras, las justas y siempre acompañadas de soluciones sociales. Nuestro futuro está en la clase obrera española. Ni en la izquierda o la derecha giliprogre, liberal, mundialista y decadente. Ahora, ese tren hay que cogerle, porque puede que no pase nunca más ni para nosotros ni para España.

adñ2

Sobre el atentado de Barcelona.

barcelona-500x500
De entrada mis condolencias y solidaridad por las víctimas del atentado de ayer en Barcelona. Pero ayer pasaron más cosas. Pasó que Ada Colau aprovechó el atentado para hacer apología de la demencia progre, proclamando que Barcelona es una ciudad cosmopolita, abierta, libre, democrática y de “acogida”. Y no pasó nada. Nadie le dijo nada. Los mismos valores fueron proclamados por Puigdemon más tarde. Y no pasó nada. Nadie dijo nada.
Pues yo sí que os lo digo. Vuestros valores progres nos hacen cobardes. Vuestros valores progres nos hacen débiles. Vuestros valores progres, democráticos y decadentes nos matan y asesinan a nuestros hijos. Vuestros valores están hundiendo Europa.
¿Y las CUP?. Pues dieron un comunicado hablando de “atentado fascista”… Éstos a lo suyo. Como putos robots de Soros que son.
Francamente, todos los liberales y progres me producís nauseas.
¡¡¡SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!!!
buenismo

RIP por la izquierda española.

llama

Hoy falleció el cantautor satírico Javier Krahe. Con él se marchan los restos de una izquierda genuina que se quemó por completo en la campaña del Referéndum de la OTAN y para la que la caída del Muro de Berlín supuso su epitafio final. Personas relevantes de la talla de Julio Anguita reclamaron una reflexión profunda sobre el socialismo marxista e incluso una refundación de la izquierda, que enmendara los excesos y fracasos del llamado Socialismo Real. No le hicieron caso. Unos pocos decidieron encerrarse en su búnker ideológico, pasando a la marginalidad, y los más se rindieron al Capitalismo Imperial.

Las viejas demandas obreras fueron olvidadas. Ya no se habló nunca más de nacionalizar la banca, hacer la reforma agraria (tan urgente y necesaria aún en este país) o de que los obreros tuviesen acceso a la propiedad de los medios de producción. La izquierda se rindió al consumo feliz y a demandar un capitalismo más humano (como si el peor azote de la humanidad pudiese ser domesticado). A esa izquierda blandengue y desarraigada la vimos todos en las concentraciones del 15M en la madrileña Puerta del Sol. La Spanish Revolution armada de Iphones y de cámaras reflex. Pero no todo fue abandonado. Los contra valores se mantuvieron. La endofobia, el anticlericalismo y el multiculturalismo siguieron ahí. A ellos se les sumó la defensa del hembrismo (feminismo radical) y de todas las formas de sexualidad no tradicionales. También la defensa de la trata de seres humanos (inmigración), justificada sarcásticamente en nombre de la solidaridad. Había nacido la progresía. Que en resumidas cuentas, se trata de aparentar lo que no se es. O para que se me entienda, los que llevan la pegatina del Che Guevara en su BMW. La nueva repetición del Mayo del 68. La izquierda del caviar. El sindicalismo que se forra con los fondos para los desempleados. Los sindicatos que ahora se hacen llamar “agentes sociales” en el nuevo diccionario de la Neo-lengua.

Palabras como democracia, revolución o justicia social han sido desde entonces pervertidas hasta el asco. Particularmente la Democracia, que hoy más que nunca significa Capitalismo. Lo hemos visto en Grecia. Donde a los ciudadanos se les convoca a un referéndum, gana el NO a las políticas de recortes sociales del Gobierno Mundial (FMI, BCE, UE, OTAN) y su gobierno decide hacer todo lo contrario; accediendo sin rechistar a ajustes aún más duros contra las clases populares. Syriza es un fraude. Y aquí lejos de extraer lecciones de ello, hay quienes siguen prometiendo conquistar el cielo, vivir momentos leninistas (ni el autor de semejante gilipollez sabe que significa) y buena parte de la masa borreguil, les cree.

Desde luego lo que le queda a este país por pasar va a ser gordo y probablemente traumático. Quizá eso sea lo que nos termine de despertar.

Pero no quiero que nadie caiga en la desesperanza. Si algo tengo muy claro es que nada es eterno, salvo los verdaderos valores. El Capitalismo Imperial ya no tiene más territorios que conquistar. Hay países que ya han dejado muy claro que no van a ceder sus soberanías nacionales al Gobierno Mundial. Son los mismos países que a día de hoy acumulan las mayores reservas de oro en sus bancos nacionales. Por contra, es justamente lo que ya no hay en los bancos de Europa Occidental y aún menos en las arcas de la Reserva Federal Norteamericana. Occidente solo tiene papel. Ese papel terminará por arder y por consumir toda la contra-civilización occidental y sus contra-valores. De modo que de una manera u otra, todo este imperio del mal que nos asfixia y que lleva enterrando a la verdadera Europa desde 1945, caerá como antes lo hicieron otros.

Tenedlo claro, por un camino o por otro, el futuro nos pertenece completamente.

Descanse en paz Javier Krahe y la vieja izquierda española.

Como está el ganado ibérico…

asesinos

A veces uno se pregunta que pasa por la mente de las personas a la hora de vestirse. El pasado Verano y en pleno enfrentamiento con Gran Bretaña por el tema de las agresiones a nuestros pescadores en Gibraltar, vi a mucha gente con camisetas o bolsos con la bandera del imperio británico. O sea, dan por saco a los españoles que trabajan en el mar pero “yo me solidarizo con los que les putean y me planto su trapo”. O es que “la bandera inglesa mola mucho, pero la mía no, que es de los fachas”. O es que “soy simplemente imbécil, no se de la misa la media, me importa todo una leche y estoy feliz por ello”.

Hoy, en plena agresión yanqui-sionista y euro-sionista a Ucrania y a Rusia, me topo con una payasa progre con la camiseta del Capitán América. He estado por preguntarle amablemente si era tonta o era tonta. Pero lo he dejado porque ando escaso de talante últimamente y ante una respuesta estúpida por su parte, hubiera tenido que encargarle recuerdos para su padre, Forrest Gump.

No creo que la ropa defina siempre la clase de persona que eres, pero en ciertos casos sí. Es lo mismo que cuando España gana un Mundial y el progre de turno, que se muere por ponerse la camiseta de la Selección Española, pero estima que eso es “facha”; opta pon usar la de una selección de ficción y que por tanto jamás ha ganado nada. La de la selección republicana. Eso sí, con la estrella de ganadora del mundial en el escudo de la II República Española.

En serio, hecho de menos aquella izquierda con la que podías sentarte a tomar un café y debatir. Casi siempre las coincidencias eran más que las discrepancias. Luego en la calle si podían te daban dos tiros porque eran así, pero se podía hablar. Con estos no puedes hablar de nada. Puedes hacer botellón, drogarte y pasarte por la piedra a la guarrilla de turno pero nada más. Y de matarte nada, dado que raramente van sobrios para poder levantarte la mano. Madre mía…

Sé tú misma.

hienas

La giliprogresía no solo asesinó a Montesquieu sino también recientemente a Voltaire. Resulta que el Arzobispado de Granada ha editado un libro que ha sido récord de ventas en Italia titulado “Cásate y se sumisa”, donde su autora, la periodista Constanza Miriano, da su punto de vista personal sobre su matrimonio y vida católica en general. Cierto es que el título no es muy afortunado y es justamente lo que ha servido a toda la giliprogresía de nuestro país a tirarse al cuello de la Iglesia como hienas y las hienas no leen. Pero repito, su autora habla de sí misma y de su vida (http://www.eldiario.es/andalucia/Casate-sumisa-Antiguo-Testamento-Superpop_0_195631197.html).

Yo no lo voy a comprar. Es un tema que en principio no me interesa demasiado. Pero me parece bien que se venda, faltaría más. Yo estoy en favor de la libertad de expresión. Yo soy una persona liberal en el amplio sentido de la liberalidad, que se traduce en el respeto por ideas y costumbres que no son las mías. Yo no me voy a unir al rebaño de hienas que han pedido que el libro se retire de su venta. Y es que estoy hasta las narices de los tolerantes que pretenden convertirse en los inquisidores mayores de España, decidiendo lo que podemos o no podemos leer. Esta gentuza, que tanto habla de libertad, se han convertido en los paladines de la censura en España (http://www.elmundo.es/andalucia/2013/11/11/528115f361fd3d8a608b4572.html).

Pero no quería realmente hablar solo de esto. ¿Que hubiera pasado si se hubiera editado un libro titulado “Todos los hombres dais asco”?. Nada. Absolutamente nada. Es más, se hubiera promocionado como algo gracioso. Principalmente porque lo de caña al macho está de moda. Lo vemos cada día en la publicidad, lo vemos cada día en las leyes penales que favorecen descaradamente a la mujer y lo más triste, lo vemos cada día en las actitudes supremacistas y arrogantes de muchas mujeres en nuestro país. Parece que algunos se han propuesto organizar una guerra entre sexos. Es algo que está en su agenda porque favorece sus planes para destruir a la familia tradicional europea. Raro es el día que los medios de comunicación no nos obsequian con alguna noticia sobre violencia de género, pero es casi imposible que nos informen sobre cuantas víctimas masculinas hay en todo esto (http://cazadebunkers.wordpress.com/2011/07/10/violencia-de-genero-feminista-12-765-espanoles-se-suicidaron-en-2010-el-70-estaban-en-periodo-de-separacion-y-el-estado-lo-omite/). Por supuesto que no apoyo en absoluto la violencia contra las mujeres ni la justifico. Pero como muchos jueces y abogados comentan en los pasillos, es en muchos casos el resultado de la total discriminación e indefensión masculina en los procesos de separación. Eso por no hablar de la enorme cantidad de denuncias falsas que se producen y ante lo que poco pueden hacer los acusados. Cuando los hombres injustamente se ven privados de tener la custodia o simplemente ver a sus hijos, cuando se ven sin casa y obligados a pasar una pensión a su ex mujer, algunos se deprimen hasta caer enfermos, otros se suicidan y algunos deciden acabar con todo al sentir que ya no les queda nada.

Las feministas se ha convertido en otra especie de movimiento nacionalista que falsea el pasado para asegurarse el futuro. Nos dicen que en el pasado las mujeres no contaban y que eran poco menos que esclavas. Basta echar un ojo a la Historia de Europa para darse cuenta de lo contrario. Durante siglos hubo siempre grandes mujeres detrás de grandes hombres y delante de ellos. Hubo grandes reinas, guerreras, escritoras e incluso científicas. Pero aun hay algo más importante. Toda la civilización europea ha girado siempre entorno a la mujer como eje central. La mujer ha sido la gran madre de naciones y pueblos. La gran educadora y en definitiva ese espejo de virtudes en el que los hombres se miraban. Ha sido el Capitalismo precisamente la que la ha convertido ahora en un mero objeto de consumo a explotar. Exactamente como el hombre. Porque además el feminismo las ha orientado a que dejen de ser femeninas e imiten los peores defectos del hombre. Y en este proceso, la mujer europea ha bajado varios peldaños en su categoría moral y social.

Por eso algunos odian que una mujer se precie de ser madre y de ser educadora. Porque ellas en definitiva son en buena parte las que pueden revertir el proceso de degeneración en el que vivimos. No en vano, cuando la mujer se desvirtúa, lo hace la sociedad entera.

Me parece maravilloso que una mujer sea doctora, sea astronauta o la presidenta del consejo de administración de una empresa. Pero por encima de ellas siempre estará la figura de una madre y su enorme función social. Algo que jamás he visto reivindicar a giliprogres y feministas. Es más, cuando algunos hemos dicho en público que una de las salidas a la crisis de la pensiones es simplemente tener hijos, fomentar la natalidad, dar una mayor consideración social a las madres y volver en buena medida a la familia tradicional, se nos ha acusado de machismo y de todos los descalificativos mantras progres conocidos. Quizá para ellos lo progresista, lo moderno y lo igualitario sea ahora extinguirse.

madre