Falange y Catolicismo.

bandera falange scorazon
Queremos que el espíritu religioso, clave de los mejores arcos de nuestra historia, sea respetado y amparado como se merece, sin que por eso el Estado se inmiscuya en funciones que no le son propias ni comparta -como lo hacía, tal vez por otros intereses que los de la verdadera Religión- funciones que sí le corresponde realizar por sí mismo”(Discurso fundacional de Falange Española, 29-octubre1933).
Falange Española no puede considerar la vida como un mero juego de factores económicos. No acepta la interpretación materialista de la historia.
Lo espiritual ha sido y es el resorte decisivo en la vida de los hombres y de los pueblos.
Aspecto preeminente de lo espiritual es lo religioso. Ningún hombre puede dejar de formularse las eternas preguntas sobre la vida y la muerte, sobre la creación y el más allá.
A esas preguntas no se puede contestar con evasivas; hay que contestar con la afirmación o con la negación.
España contestó siempre con la afirmación católica.
La interpretación católica de la vida es, en primer lugar, la verdadera; pero es además, históricamente, la española.
Por su sentido de CATOLICIDAD, de UNIVERSALIDAD, ganó España al mar y a la barbarie continentes desconocidos. Los ganó para incorporar a quienes los habitaban a una empresa universal de salvación.
Así, pues, toda reconstrucción de España ha de tener un sentido católico.
Esto no quiere decir que vayan a renacer las persecuciones contra quienes no lo sean. Los tiempos de las persecuciones religiosas han pasado.
Tampoco quiere decir que el Estado vaya a asumir directamente funciones religiosas que correspondan a la Iglesia,
Ni menos que vaya a tolerar intromisiones o maquinaciones de la Iglesia, con daño posible para la dignidad del Estado o para la integridad nacional.
Quiere decir que el Estado nuevo se inspirará en el espíritu religioso católico tradicional en España y concordará con la Iglesia las consideraciones y el amparo que le son debidos” (Puntos Iniciales, 7-diciembre1933).
Nuestro Movimiento incorpora el sentido católico –de gloriosa tradición y predominante en España– a la reconstrucción nacional.
La Iglesia y el Estado concordarán sus facultades respectivas, sin que se admita intromisión o actividad alguna que menoscabe la dignidad del Estado o la integridad nacional”(Norma Programática, noviembre1934).
Curiosamente y a pesar de saber todas estas cosas, persiste desde ámbitos Tradicionalistas, afirmaciones particulares sobre no se que ateísmo e incluso anticristianismo falangista. Bueno, espero que las cosas hayan quedado ya lo suficientemente claras. Creo que dada la situación actual de España, sobran declaraciones cuyo único fin parece pretender crear más división entre patriotas.
aguila2